150 penitentes cargan pesadas cruces de madera en La Granja

Los penitentes llegan a la plaza de los Dolores de La Granja en la Procesión del Santo Entierro./
Los penitentes llegan a la plaza de los Dolores de La Granja en la Procesión del Santo Entierro.

La tradición, sobria y sobrecogedora, la mantiene la Venerable Orden Tercera de San Francisco desde 1804

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Al pie de la sierra, el Viernes Santo constituyó de nuevo en el Real Sitio de San Ildefonso una jornada de gozo para las expecativas turísticas de los núcleos de La Granja y Valsaín, enclavados en el espacio declarado Rerserva de la Viosfera y entorno del Parque Nacional de Guadarrama. Miles de visitantes llegaron desde primera hora del día, y el Ayuntamiento tuvo que cortar el tráfico en las calles del centro histórico a mediodía, aunque una hora antes, a las once, los coches ya no pudieron entrar en La Granja. El alcalde, José Luis Vázquez, consideró que el tráfico, los conductores, se comportaron «de forma respetuosa», y además el núcleo de La Granja cuenta con el nuevo espacio acondicionado en la fachada norte de la Real Fábrica de Cristales para descongestionar la presión del aparcamiento. La Procesión Penitencial del Santo Entierro, sobria y «sobrecogedora» como siempre, atrajo de nuevo a cientos de personas.

La temperatura suave y primaveral fue uno de los atractivos para visitar el Real Sitio, que tanto el viernes como ayer contó por miles los visitantes, pues los juegos de agua de las Fuentes Monumentales del Palacio Real también estuvieron en la agenda de muchos. Vázquez destacó que, desde el punto de vista turístico, los dos días «el ambiente ha sido extraordinario». En especial el Viernes Santo, con las calles «abarrotadas» y los restaurantes llenos, los de La Granja y los de Valsaín y La Pradera, y también con un buen número de visitas a los espacios de Los Asientos y La Boca del Asno.

La tarde del viernes, los actos programados por la Junta de Cofradías del Real Sitio de San Ildefonso discurrieron como estaba previsto. Una hora antes de la procesión penitencial, se produjo la bendición de medallas y escapularios de los hermanos cofrades, y a las ocho y media salió la comitiva del Santo Entierro.

La Venerable Orden Tercera de San Francisco es la gran impulsora de esta procesión desde el año 1804 en La Granja de San Ildefonso, y la Junta de Cofradías del Real Sitio mantiene viva la tradición, ya que «la Exaltación de la Santa Cruz se ha convertido en uno de los acontecimientos más significativos y atrayentes de la Semana Santa de La Granja», según recoge la web de Turismo. Desfilan cinco Pasos: Cristo Yacente, Santo Sepulcro, Virgen de la Soledad, San Juanín y el Niño Jesús, y el Cristo Crucificado de los Alijares, conjuntos entre los que destacan las obras de la Soledad y san Juanín, realizadas por Juan Salvador Carmona en el siglo XVIII.

Con todo, lo que más caracteriza a la procesión penitencial de Viernes Santo es el gran número de penitentes que acompañan a los pasos, todos descalzos, con pesadas gruces de gruesos maderos de roble y fresno y algunas con cadenas de hierro para que la penitencia sea mayor. El número oscila, pero cada año son alrededorde 150 los penitentes que visten el hábito de San Francisco, con cordón y escapulario y el rostro cubierto por una caperuza monacal de color negro, sobre la que algunos llevan una corona de espinas.

Es sobrecogedora esta procesión, que cada año se celebra, dado su carácter penitencial, con lluvia o con nieve. Contribuye a la impresión de todos los asistentes la sobriedad de los que desfilan, realzada por el sonido de la dulzaina y el tamboril, que aporta, en palabras del alcalde, «rigor, sobriedad y dureza». Su recorrido es también único para el Viernes Santo y transcurre por las calles de La Reina, Infantes, El Medio Punto, y el Paseo de La Alameda. Finalizó en la Plaza de Los Dolores con el himno a la Virgen, abiertas las puertas del templo y con todos los penitentes arrodillados.

Todo salió bien. José Luis Vázquez recalcó «el trabajo de la Junta de Cofradías, de los voluntarios de Protección Cicil, los agentes de la Guardia Civil y los trabajadores municipales» para que así fuera.

La Procesión del Encuentro, que sale a las 11:30, pone fin a la Semana Santa en el real Sitio.La Virgen de la Soledad se rencuentra con Cristo Resucitado en el Paseo de La Alameda, donde se retira el velo a la Virgen y luego descienden juntos hasta la iglesia del Rosario, donde se celebrará la solemne misa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos