Un viaje por los cinco continentes

Una de las instalaciones de la feria. /M. Rico
Una de las instalaciones de la feria. / M. Rico

La localidad se llena de sabores, ritmos y productos de todo el mundo en su primera Feria Cultural Temática

MÓNICA RICOSanchonuño

Sabores, ritmos y productos de todo el mundo fueron los protagonistas del fin de semana en la localidad de Sanchonuño. Llegados de la mano de la celebración de su primera Feria Cultural Temática, cuya oferta se centró en dar toda una vuelta al mundo a través de los cinco sentidos, vecinos y visitantes han podido conocer la gastronomía, la artesanía, la música y los bailes de distintos rincones del globo, todo ello aderezado con una ambientación que invitaba a viajar.

Bolas de nieve que simulaban viajes por distintos países de los cinco continentes, espacios 'selfie' en los que los visitantes podían tomarse fotos alrededor del mundo, y divertidos 'fotocol', formaban parte de la ambientación que acercaba a los vecinos a distintos rincones del mundo. A pesar de que la inauguración se vio deslucida por una tormenta, el resto del fin de semana fue todo un éxito de visitantes que se acercaron hasta el parque de Sanchonuño a conocer y disfrutar de la amplia oferta de productos e iniciativas que se han desarrollado durante todo el fin de semana, en las que no han faltado actividades para los más pequeños, de la mano de talleres temáticos, centrados principalmente en manualidades, en los que han podido colorear mandalas o realizar sus propios dibujos.

Para ellos también ha habido hinchables gratuitos y propuestas para todos los públicos como 'El carromato de los sueños', una propuesta de títeres, música, poemas, sorpresas y fantasía en el que Arandelas y Golondrina, dos alquimistas que recorren el mundo como estrellas fugaces, contaron historias de estos viajes. Otra original propuesta se pudo disfrutar durante toda la jornada de ayer. Se trata de 'La Máquina, a diferente magic show', en la que los asistentes se pudieron adentrar en una antigua máquina 'Steampunk' de la revolución industrial y conocer la magia de los viajes imposibles de la mano del mago segoviano Héctor Sansegundo, que ejerció como maquinista.

El viaje que se ha vivido este fin de semana en Sanchonuño se podía realizar a través de la artesanía, llegada de distintos países y los más variados productos, desde libros hasta marionetas y muñecos, pasando por los clásicos adornos para el hogar, bisutería, marroquinería o ropa. También se pudo conocer el trabajo en vivo de algunos de los artesanos, que mostraron en directo al público cómo elaboran sus trabajos en cristal o madera, entre otros materiales.

En el apartado de los sabores, no faltaron los de la tierra, con productos tan cercanos como las pastas y los dulces típicos de la zona, además de los embutidos o los frutos secos y garrapiñados. También llegados desde España los sabores de los sobaos de Cantabria o el pulpo de Galicia, de la mano de una pulpería en la que no faltaron otros sabores de la tierra, como el lacón; o las parrilladas en las que degustar churrasco, chorizo criollo o pimientos de Padrón.

Los sabores de México llegaron de la mano de una 'food truck' en la que degustar los tradicionales nachos, tacos y burritos. Otra de las furgonetas de comida transportaba a los visitantes hasta Estados Unidos y sus 'hot dogs', perritos calientes que se servían acompañados de patatas fritas, mientras que a su lado un puesto ofrecía sabores italianos de la mano de pizzas y crepes. Tampoco faltaban un puesto de kebab, el plato más conocido de Oriente Medio, donde también se ofrecían dulces, tés e infusiones de la india.

La música también tuvo un papel destacado en la Feria, donde se han podido conocer bailes, danzas tradicionales y ritmos de distintos países. Además de la que sonaba por los altavoces y animaba la Feria, durante todo el fin de semana los visitantes pudieron disfrutar de distintos bailes del mundo, como la batucada brasileña, llegada gracias a Ogum Batucada, o los bailes latinos, con salsa, merengue, bachata, chachachá y rumba.

El punto y final a este viaje de sonidos se quedó en España y su flamenco. Primero de la mano del grupo cuellarano A Nuestro Aire y después con una representación del baile del sur de España con 'Alma Flamenca'.