Tener perros peligrosos sin licencia se sancionará hasta con 3.000 euros en Cuéllar

Tres ejemplares de perros pitbulls. /Reuters
Tres ejemplares de perros pitbulls. / Reuters

Hasta el 31 de mayo se realizará una campaña informativa y a partir del 1 de junio el Ayuntamiento comenzará a multar los incumplimientos

MÓNICA RICOSegovia

La modificación de la ordenanza sobre seguridad y convivencia ciudadana de la localidad, para la regulación de la tenencia de animales potencialmente peligrosos, ya ha entrado en vigor tras su publicación, hace unos días, en el Boletín Oficial de la Provincia, tal y como confirmó el concejal Marcos Rodríguez. Este fue el paso para la aprobación definitiva, una vez que la inclusión de nuevos artículos fuera aprobada de forma inicial, por unanimidad del pleno, el pasado 25 de enero.

Rodríguez anunció que con su entrada en vigor también se pone en marcha una campaña de concienciación para los propietarios de perros potencialmente peligrosos, por lo que durante unas semanas, y hasta el 31 de mayo, las infracciones a la norma tendrán 'sanción cero', si bien se vigilará que los propietarios de estos canes cuenten con toda la documentación necesaria en regla. Así, los propietarios de animales potencialmente peligrosos necesitarán una licencia, que será otorgada por el Ayuntamiento si el solicitante reside en el término municipal o si la tenencia, actividad de comercio o adiestramiento, tiene lugar en la localidad. Para su obtención, los interesados deben cumplir varios requisitos, como ser mayores de edad, no haber sido condenados por distintos delitos, no estar privados por resolución judicial del derecho a la tenencia de animales potencialmente peligrosos y disponer de capacidad física y aptitud psicológica para ser propietario de alguno de estos perros. También se exige la acreditación de haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros que incluya o se refiera concretamente a los riesgos derivados de la tenencia de este tipo de animales, con una cobertura por tal concepto no inferior a 180.000 euros.

En la modificación de la ordenanza también se crea un nuevo artículo sobre el registro de animales potencialmente peligrosos, que incluye una hoja registral por ejemplar, en la que constarán los datos personales del propietario o criador, fecha de la licencia para la tenencia e incidencias sobre la misma, las características del animal que hagan posible su identificación, la acreditación de su identificación mediante microchip o el lugar habitual donde se halle el perro.

En estos momentos, el registro de perros con el que cuenta el Ayuntamiento cuenta con un censo de 1.219 animales. Todos ellos, además, deben figurar inscritos en la base de datos de identificación animal SIACYL, gestionada por la Organización Colegial Veterinaria de Castilla y León.

Rodríguez apuntó que una de las novedades importantes de la ordenanza es la regulación no solo de algunas razas, sino también de determinadas características. El edil señaló que hasta ahora muchos se escudaban en que su animal no era de raza pura, por lo que no era tan sencilla su inclusión o no en un registro. «Ahora lo hemos argumentado de manera que queda claro», afirmó el edil. Así, se señalan determinadas razas, como Pit Bull Terrier, Rottweiler o Dogo Argentino, entre otros, y sus cruces, pero también serán perros peligrsos aquellos cuyas características se correspondan a una fuerte musculatura, robusto, configuración atlética, marcado carácter, pelo corto, cuello ancho, musculoso y corto, determinadas medidas para el perímetro torácico, la altura a la cruz y el peso, además de particularidades del pecho, lomo y extremidades.

También se incluyen aquellos perros que manifiesten un carácter marcadamente agresivo o que hayan protagonizado agresiones a personas o a otros animales. En este caso, su potencial peligrosidad podrá ser apreciada por el Ayuntamiento o por otra autoridad competente atendiendo a criterios objetivos, bien de oficio, o bien tras haber sido objeto de una notificación o denuncia.

El concejal recordó que aunque estas primeras semanas de entrada en vigor de la ordenanza se realizará la campaña bajo 'multa cero', a partir del 1 de junio habrá sanciones, tal y como se marca en la ley de régimen jurídico sobre la tenencia de animales potencialmente peligrosos. Las faltas leves se enfrentan a multas de entre 150 y 300 euros; las graves, de entre 300 y 1.500 euros; y las muy graves podrán ascender hasta los 3.000 euros.

Carteles

Aprovechando la entrada en vigor de la nueva normativa, la Concejalía de Seguridad también ha optado por renovar la señalización de los parques y jardines de la villa, por lo que se han instalado más de una veintena de carteles con las indicaciones necesarias para el correcto uso de estos espacios. A través de estos carteles se remarca que en estos lugares se encuentra prohibida la existencia de animales sueltos y la obligatoriedad de llevar con bozal a aquellos que son potencialmente peligrosos. También se incluyen prohibiciones como el consumo de bebidas alcohólicas, el uso de vidrios o el paso de vehículos a motor. Se pide respeto por las plantas y el mobiliario urbano y se prohíbe el uso de bicicletas en los espacios infantiles, al igual que la realización de actividades de riesgo o molestas.

En la cartelería se incluye una información que asegura que el uso correcto del parque queda bajo responsabilidad de padres o adultos, además de señalar que la infracción de las normas puede ser sancionada con multas de hasta 750 euros, según la ordenanza de Convivencia Ciudadana.