Los sindicatos reclamarán el Primero de Mayo en Segovia la continuidad de los 'viernes sociales'

Manifestación del 1º de Mayo en Segovia./A. de Torre
Manifestación del 1º de Mayo en Segovia. / A. de Torre

Esperan que la alta participación en las elecciones generales tenga su reflejo en la calle en el Día Internacional del Trabajo

QUIQUE YUSTESegovia

Los sindicatos quieren aprovechar la alta participación registrada en las elecciones generales del domingo para llenar mañana las calles con motivo de la festividad del 1 de mayo. UGT y CC OO han hecho un llamamiento a los ciudadanos para que acudan a la manifestación que comenzará, como es habitual, a las doce del mediodía en la avenida del Acueducto, y que concluirá tras recorrer la Calle Real en la Plaza Mayor, donde se leerá un manifiesto conjunto. «Tenemos la sensación de que la sociedad segoviana tiene ganas de participar en las decisiones que afecten a su vida, como se demostró en las elecciones. Un lugar donde poder manifestarse y expresar todos esos pensamientos e ideas es el 1 de mayo», expresó Álex Blázquez, el secretario provincial de Comisiones Obreras, sindicato que cerrará la jornada con una paella popular junto a la iglesia de San Millán.

Con el deseo de que la alta participación de las elecciones tenga continuidad mañana, los sindicatos volverán a salir a la calle para reclamar mejoras sociales y laborales, a pesar de que el panorama ha cambiado de forma notable desde el 1 de mayo de 2018 (moción de censura, gobierno socialista durante 10 meses, elecciones generales...). «Es evidente que por lo menos Pedro Sánchez nos ha escuchado», afirmó Álex Blázquez sobre los cambios vividos los últimos meses. El secretario provincial de CC OO destacó que el gobierno socialista ha puesto la agenda social como el eje vertebrador de su día a día y valoró positivamente las propuestas aprobadas en los viernes sociales, así como la subida del salario mínimo interprofesional (SMI).

Aunque subraya las mejoras que en su opinión se han producido durante los últimos meses, Blázquez pide a Pedro Sánchez «que tenga valentía y cumpla las cosas que en su día nos prometió, como la derogación de la reforma laboral o la eliminación del factor de sostenibilidad de las pensiones». Para Blázquez, los resultados de las elecciones son un apoyo a Sánchez para que «gobierne para las personas» y las mejoras de los viernes sociales «puedan continuar y llegar a la clase trabajadora».

La lucha continúa

CC OO pide a los trabajadores que llenen el Día Internacional del Trabajo las calles para luchar por los derechos laborales, contra la precariedad y las desigualdades, por el empleo de calidad y para exigir al nuevo Gobierno que «la prioridad son los derechos sociales y laborales». Afirman que el crecimiento económico tan solo aprovecha «a unos pocos» mientras los salarios crecen a un ritmo menor que los beneficios empresariales. «En España hay pobreza y desigualdad y eso no es admisible», sostiene el sindicato, que plantea una tranformación del modelo productivo con propuestas como una mayor inversión en formación y cualificación, políticas que incentiven el I+D+I, apostar por las energías renovables, movilizar el potencial de las zonas rurales o la creación de un gran banco público al servicio de la ciudadania.

Además de propuestas, CC OO exige empleo de calidad y la derogación de las reformas laborales de 2010 y 2012 que, aseguran, han motivado un 27% de temporalidad, que una cuarta parte de los contratos no dure más de siete días, que los contratos indefinidos o a tiempo completo sean el 50% del total, la proliferación de falsos autónomos, falsos becarios o las empresas multiservios. Por ello, piden volver a la negociación colectiva sectorial, la regulación adecuada de la subcontratación o el contro de la jornada de trabajo.

También exigen la derogación de la reforma de pensiones de 2013, medidas para conseguir empleos de calidad para colectivos específicos, mejorar el estatuto de los trabajadores autónomos, una prestación de ingresos mínimos para decenas de familias sin recursos, subir a 1.000 euros al mes el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) el próximo año, un plan contra la explotación laboral y la trata de seres humanos, el aumento del gasto en sanidad, educación y servicios sociales, el cumplimiento efectivo de la ley de prevención de riesgos laborales, el refuerzo de las políticas de género y una reforma fiscal para «que tributen más los que más tienen».