Silvia Clemente resalta como ejemplo «de discrepancias» el Estatuto de Castilla y León

Silvia Clemente, Juan José Raya y Teresa Sanz, en el colegio Claret./Óscar Costa
Silvia Clemente, Juan José Raya y Teresa Sanz, en el colegio Claret. / Óscar Costa

La presidenta de las Cortes presenta en el colegio Claret el libro que recoge el papel de Segovia en la construcción de la comunidad autónoma

El Norte
EL NORTESegovia

La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, presentó, en el Colegio Claret, el libro 'Segovia en la construcción de Castilla y León', coordinado por la periodista Teresa Sanz Tejero, en un acto en el que hizo un paralelismo entre los hechos ocurridos hasta la aprobación del Estatuto de Autonomía de la Comunidad con los pasos dados por el desafío independentista catalán. Clemente subrayó que el libro era necesario porque es «bueno» tener recopilada esta parte de la historia de Castilla y León, con «un manual» que recoge «todo lo que había ocurrido».

El libro, informa Ical, ha sido realizado buscando los documentos sueltos o en libros editados que recogían «retazos de esta historia» y testimonios en primera persona. «Conocer la historia», argumentó, «te hace ser más consciente de la fortaleza del Estatuto de Autonomía de Castilla y León», y de que todo el recorrido se hizo en el marco de la legalidad. Silvia Clemente resaltó que, «lejos de lo que muchos creen», la historia para aprobar el Estatuto de Castilla y León «no fue fácil ni un recorrido sencillo». Lo demuestra el hecho de que fue la última comunidad en tenerlo por «las dificultades y vicisitudes» que se dieron desde 1977 hasta 1983, con las cuestiones planteadas por León, Burgos y Segovia.

Cataluña y la ruptura de la legalidad

Silvia Clemente hizo un paralelismo entre los hechos ocurridos hasta la aprobación del Estatuto de Autonomía de Castilla y León con los pasos dados por el desafío independentista catalán. Recordó que las leyes que aprobó el Parlamento de Cataluña en septiembre de 2017 fueron «declaradas anticonstitucionales», y antes de este pronunciamiento el Tribunal Constitucional ya advirtió de que «no podían tomar estas decisiones». Sostuvo además que, ante el juicio a los que «instigaron» y «pusieron en marcha» el proceso ilegal en Cataluña, «hay que recordarles que han cometido un delito» porque no se limitaran a dar opiniones, sino que «rompieron la legalidad a sabiendas de lo que estaban haciendo» y movilizaron a la sociedad catalana «en contra del Estado del Derecho», generando «un conflicto muy grave». Según Clemente, lo que está pasando en Cataluña «no está dentro del marco de Derecho» y ésta es «la diferencia sustancial» respecto al proceso de construcción de la autonomía de Castilla y León, pues los independentistas quieren «romper el Estado de Derecho por la fuerza» y «fuera de la legalidad».

La provincia de Segovia fue la que tuvo una oposición «más destacada», remarcó, porque en el resto de provincias los ayuntamientos cumplieron con lo que estaba previsto en la Constitución Española, «adhiriéndose al proceso autonómico», pero los segovianos «o no se adhirieron o se opusieron». Relató después Clemente que hubo muchas dificultades para «fijar la proporcionalidad» de los procuradores a elegir en las primeras Cortes; el rechazo de Burgos por la cuestión de la capitalidad, y «una oposición tardía y fuerte» de la provincia de León. Y recordó que la provincia de Segovia no figuró en la primera ley orgánica del Estatuto de Autonomía, sino «unos cuantos días después, al ser incorporada con la posibilidad que recoge el artículo 144 de la Carta Magna».

La presidenta de las Cortes comentó todos estos aspectos en una charla con un grupo de estudiantes del colegio Claret, a los que recordó la importancia de conocer el trabajo que realizan las instituciones de Castilla y León y cómo el Estatuto Autonómico, con 35 años de vida, contribuye al progreso y bienestar de los castellanos y leoneses, proporcionando «las herramientas necesarias» para conseguir crecer como comunidad y alcanzar el pleno ejercicio del autogobierno en el marco de la Constitución. Reiteró además que el libro 'Segovia en la construcción de Castilla y León' refleja, «con el sosiego que da el paso del tiempo», los avatares que estuvieron a punto de «dar al traste con la autonomía que hoy todos conocemos». La presidenta firma el prólogo del libro bajo la premisa 'Lo que se nombra adquiere fuerza'.

La obra cuenta con tres textos explicativos. Uno es de la periodista Teresa Sanz, 'La última pieza que encajó en la autonomía', que recordó la coordinadora que es una recopilación de los documentos más importantes, «inapelables e incontestables», por las sentencias sucesivas y las leyes orgánicas. Además, Jesús Fuentetaja es el autor del artículo 'La forzosa incorporación de Segovia a Castilla y León: fidelidad en la discrepancia', y Carlos Blanco de 'La nación primaria y el desarrollo autonómico'.

Un millar de ejemplares

El libro incluye entrevistas a protagonistas que lo vivieron en primera persona: el exalcalde de Segovia José Antonio López Arranz; los exdiputados Rodolfo Martín Villa y Luis Solana, y el exdelegado territorial de la Junta Luis Pérez de Cossío. Las Cortes han editado un millar de ejemplares del libro y tendrá una distribución muy amplia en Segovia y el resto de Castilla y León, para que llegue al mayor número de personas. Además, se remitirá a los Ayuntamientos de la provincia; centros de ESO y bachillerato; asociaciones de vecinos y centros cívicos; a la red de bibliotecas públicas de Castilla y León y las universidades de la comunidad.