La SG-20 recupera el enlace directo de las salidas hacia Madrid

Dos vehículos circulan por el enlace de la SG-20 en dirección a la AP-61 y la N-603, ayer; a la izquierda, el tramo de acceso a la ciudad, cerrado y desviado hacia la CL-601./Antonio Tanarro
Dos vehículos circulan por el enlace de la SG-20 en dirección a la AP-61 y la N-603, ayer; a la izquierda, el tramo de acceso a la ciudad, cerrado y desviado hacia la CL-601. / Antonio Tanarro

Esta semana está prevista la apertura del tronco de enlace de la circunvalación bajo la AP-61

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Las obras de desdoblamiento de la circunvalación, SG-20, han avanzado lo suficiente como para la reapertura del enlace directo de las salidas de las carreteras hacia Madrid, la N-603 y la autopista AP-61 (denominado enlace 5), que se produjo este lunes por la mañana, con lo que los conductores (incluidos los vehículos de transporte) dejan de pasar por el vial interpolígonos para evitar el desvío hacia la rotonda de Perogordo de la N-110 cuando salen de la ciudad. No obstante, esta vía es muy probable que siga siendo utilizada por muchos de los que entren en Segovia procedentes de la autopista, la carretera de San Rafael o el polígono de Hontoria, que de otro modo tendrán que tomar el desvío por la SG-20 hacia la salida de la carretera de La Granja, CL-601.

Por la tarde se realizaron un par de cortes de tráfico, motivados por el montaje de los pórticos de señalización vertical, en la SG-20 en el sentido de Ávila a Valladolid, dentro del tramo comprendido entre el enlace de Ávila y el enlace con la AP-61, por el que hasta ayer salían hacia Madrid los vehículos que circulaban desde la rotonda de Perogordo, un poco antes del denominado 'tronco de enlace 5 bajo la AP-61' cuya apertura en ambas direcciones está prevista esta semana.

A lo largo de este año

La subdelegada del Gobierno en Segovia, Lirio Martín, indicó ayer que el tramo occidental de la obra de desdoblamiento de la SG-20 podría estar abierto por completo al tráfico antes del verano, siempre en función de las condiciones meteorológicas. Este tramo (en realidad subtramo B del proyecto, que comienza en el kilómetro 8,4 de la carretera y finaliza en 15,5) lo está ejecutando la constructora Azvi y Martín señaló que en los próximos meses estará despejada toda esta zona de obras, además de que el compromiso de las dos empresas es «acabar todo el desdoble a lo largo de este año». El presupuesto asciende a 55 millones de euros.

La subdelegada no habla de plazos sobre el tramo oriental, el que comprende los 8,4 kilómetros adjudicados a Dragados desde el primer kilómetro en término de La Lastrilla, en la conexión con la A-601, hasta los enlaces con la carretera de La Granja. Sin embargo, Martín señala que la concesionaria de este tramo ya ha podido colocar el pilar del viaducto sobre el Eresma en la zona conflictiva del vertedero de Roduelos, donde quedaron paradas las obras después del pasado verano, y destacó que «lo importante es trabajar en los accesos a la CL-601 y a la N-110 y ahora se está atendiendo a los requerimientos». Es decir, en la salida de la carretera de Riaza hacia la N-110 y la carretera de Espirdo y en el enlace de la carretera de La Granja hacia Segovia capital, utilizado desde ayer como entrada principal a la ciudad hasta que esté abierto el tramo de enlace desde la AP-61 a la rotonda de la carretera de San Rafael y del vial a la estación del AVE.

Esta solución, comentó la subdelegada, ha sido adoptada por los responsables de Carreteras de acuerdo con la Agrupación de Tráfico de la Comandancia de la Guardia Civil, al considerar que es la más segura porque tiene doble carril.