El TSJ ordena evaluar el impacto del suministro de agua a las fuentes del Palacio de La Granja

Toma superficial de agua en el embalse del Pontón Alto./A. Tanarro
Toma superficial de agua en el embalse del Pontón Alto. / A. Tanarro

La sentencia mantiene la prioridad de abastecer a la población antes que los juegos de agua

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

«Ninguna administración está por encima de otra ni por encima de la ley», declara el alcalde en funciones del Real Sitio de San Ildefonso. José Luis Vázquez añade a esta frase otra, que «los procedimientos han de cumplirse», que es consecuencia y está contenida en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJ) que anula la autorización de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) para que Patrimonio Nacional capte agua del embalse del Pontón Alto para llenar El Mar, que es la garantía de abastecimiento a la población del núcleo de La Granja y a los juegos de agua de las fuentes monumentales de los jardines del Palacio Real.

Vázquez pide la inversión para cerrar los circuitos y llevar el agua desde el Nuevo Chato y la Etap de La Atalaya

El convenio lo firmaron en febrero de 2017 el presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán, el alcalde del Real Sitio, José Luis Vázquez, y la presidenta de entonces de la CHD, Liana Ardiles, y suponía que las dos instituciones principales del municipio sentaran las bases para olvidar las pugnas por el agua y garantizar el suministro a la población, a los jardines del Palacio Real y a los juegos de agua de las fuentes monumentales. Las negociaciones empezaron cinco años antes, en 2012, y el resultado final suponía realizar una serie de infraestructuras y la puesta en marcha de otras que estaban siendo ejecutadas.

Pero no han llegado a ejecutarse todas las previstas. José Luis Vázquez señaló ayer que en la entrevista mantenida con la actual presidenta de la CHD, Cristina Danés, ha pedido que se lleve a cabo la inversión «de menos de 250.000 euros» que haría falta para «actualizar las infraestructuras que se instalaron en su día para el suministro a la población». Son obras que tendrían un coste elevado para la administración municipal pero que la CHD puede asumir, señaló el alcalde. Además, permitirían garantizar el suministro a la población y a los jardines, y reconoce el regidor que «se tardarán un poco en ejecutar, pero podrían estar terminadas en unos meses».

Se trata de los trabajos necesarios para arreglar los circuitos y conducciones desde la toma del Pontón Alto (frente a Santa Cecilia) hasta El Mar y de allí al deposito del Nuevo Chato, la puesta al día (para que pueda autorizarla Sanidad) de la estación de tratamiento (Etap) de La Atalaya (que distribuirá agua a La Granja con el grupo de bombeo situado junto a la Real Fábrica de Cristales. Con todo eso se lograría una capacidad de suministro de 860.000 metros cúbicos.

La sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJ de Valladolid da la razón al Ayuntamiento del Real Sitio. Puede ser recurrida en casación al Tribunal Supremo, pero Vázquez cree que será firme y que la CHD dictará una nueva resolución conforme a derecho para que Patrimonio Nacional haga lo que ha venido haciendo desde 2014 con una autorización ilegal, captar agua del Pontón Alto para bombearla hasta El Mar. Porque, como explica Vázquez, «en realidad la sentencia no resuelve nada si por la CHD no hubiera voluntad de arreglar los circuitos para el suministro a La Granja, que la hay». Pero sí supone para el regidor, que dejará la Alcaldía del Real Sitio en junio, una cierta satisfacción: «No puedo olvidar aquel 20 de septiembre de 2014, cuando se llevó a cabo el bombeo, porque en octubre se aprobó la autorización provisional, un mes después, y lo peor es que la definitiva, que es la que recurrimos es de un año después, del 29 de junio de 2015».

En resumen, la sentencia del TSJ estima el recurso municipal y considera que al tramitar la autorización de captación y bombeo a Patrimonio Nacional para uso recreativo (para llenar el estanque de El Mar y tener agua para las fuentes monumentales), lo hizo sin una «decisión motivada» para determinar si el proyecto debía estar sometido a la evaluación de impacto ambiental, y este sería un «trámite esencial», pues el uso del dominio público hidráulico está condicionado a dar prioridad al suministro de calidad a la población y después a las fuentes monumentales.

El Tribunal estima las alegaciones del abogado del Ayuntamiento acerca de que la evaluación de impacto ambiental es necesaria no solo porque afecta a espacios comprendidos en la Red Natura 2000, el Lugar de Interés Comunitario y la Zona de especial Protección para las AVES (ZEPA) denominados ambos Sierra de Guadarrama, sino porque la autorización carece de un estudio sobre la incidencia sanitaria del trasvase, y considerar que podría «provocar problemas de calidad de agua debido a los problemas graves de eutrofización que sufre el embalse del Pontón Alto, especialmente en los meses de verano, y la ausencia de estudio sobre la incidencia de contaminación de las aguas del embalse de El Mar», que se nutre de los arroyos de la sierra «con una calidad de agua de sobra conocida».

También alegó el letrado municipal, y lo recuerda el alcalde, que el estanque de El Mar ha servicio durante 300 años para el riego de los jardines del Palacio Real, el funcionamiento de las fuentes monumentales y el suministro de agua potable para la población de La Granja, «por lo que el trasvase afecta gravemente tanto al suministro de agua potable como viene a producir daños ambientales».

Eutrofización

En el recurso, recuerda el alcalde, se hizo hincapié en que la autorización provisional de septiembre de 2013 (anterior en casi dos años a la recurrida) ya ocasionó «la contaminación del agua del estanque de El Mar por la eutrofización y el Servicio Territorial de Medio Ambiente declaró entonces el agua como no apta para consumo humano, y ordenó que se suprimiera el trasvase desde el Pontón Alto» hasta que se dispusiera «de las garantías necesarias para asegurar la calidad del agua».

Ahora, José Luis Vázquez se apoya en la sentencia del TSJ para subrayar que «cuando la CHD acusó en su momento al alcalde de tener el agua eutrofizada por no haber querido el agua de la estación de tratamiento (Etap) de La Atalaya era un ataque infundado, porque casi seis años después sigue sin poderse traer agua desde allí».

De hecho, recalca el regidor granjeño que el convenio que hace posible el suministro a la red municipal desde la estación de La Atalaya en febrero de 2017 (suscrito por el Ayuntamiento, Patrimonio Nacional y la CHD) ha sido prorrogado el pasado marzo por un año más para que se puedan ejecutar todas las medidas previstas, entre ellas las que afectan a la Etap de La Atalaya, «cuyas instalaciones no cuentan aún con la autorización del Servicio Territorial de Sanidad de la Junta».

Querella archivada

Expresa Vázquez su satisfacción también porque aquel episodio motivó que el grupo independiente del Ayuntamiento le interpusiera «una querella criminal por atentar contra la salud de los vecinos», que si bien no prosperó puso de manifiesto que «la actuación de la administración no fue de rigor y aquella acción de la CHD bombeando al estanque de El Mar contaminó el agua de La Granja».

Por eso, y aunque la querella fue archivada, el alcalde del Real Sitio reprocha a las demás administraciones que «en lugar de hacer piña se buscara un culpable que nada podía haber hecho con un bombeo que no se ajustó a procedimiento y que causó que se contaminara el agua sin que el Ayuntamiento hubiera podido evitarlo porque no estaba preparada la toma desde la Etap de La Atalaya».

¿Cómo queda el abastecimiento a La Granja y a los juegos de agua tras la sentencia del TSJ? Para Vázquez está claro: «Queda como en los últimos 300 años, el suministro a la población y a los jardines se hará desde El Mar, y si las condiciones hidráulicas son favorables, manteniendo los juegos de agua de las fuentes como está programado hasta octubre, pues no en vano son el primer recurso turístico del municipio», remarca el alcalde.

Está seguro Vázquez de que las tres administraciones, Patrimonio Nacional, CHD y Ayuntamiento actuarán ahora con «lealtad y responsabilidad» y que, mientras se mantiene la situación de hecho, «Patrimonio Nacional actuará conforme a derecho en la legalización de la concesión administrativa para la captación de aguas superficiales desde el Pontón Alto a los jardines».