El nuevo alcalde del Real Sitio, Samuel Alonso, peleará por una «financiación local adecuada»

Samuel Alonso (derecha) coge el bastón de manos de José Luis Vázquez y ambos se funden en un emocionado abrazo. /Antonio de Torre
Samuel Alonso (derecha) coge el bastón de manos de José Luis Vázquez y ambos se funden en un emocionado abrazo. / Antonio de Torre

El regidor socialista apela al «compromiso fundamental de todos» para avanzar en construir un proyecto «inclusivo»

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPEReal Sitio de San Ildefonso

«Es un placer ser el alcalde del pueblo que me ha visto vivir». Con estas palabras cargadas del orgullo y de pertenencia, Samuel Alonso asumió este sábado la Alcaldía del Real Sitio de San Ildefonso. Se le quebró la voz y le asomaron algunas lágrimas de alegría varias veces durante su discurso de investidura, justamente aquellas mismas ocasiones en las que recordó a su «papá, mamá, a Rocío [su mujer] y mis príncipes [sus dos hijos]».

La sesión con la que inicia una nueva etapa el Ayuntamiento granjeño estuvo plagada de emoción y de gestos. Como el abrazo fraternal y recio que se dieron el alcalde saliente, José Luis Vázquez, y su sucesor. El ahora procurador electo por el Partido Socialista en las Cortes de Castilla y León entregó el bastón mando a su pupilo, a la persona a la que ha exigido y mimado para que recogiera su testigo, a la figura que ha sido su mano derecha en los últimos años al frente del gobierno municipal.

Vázquez enrojeció, tensó el rictus e intentó contener el emotivo llanto, resopló un par de veces, miró al techo del salón de actos en busca de aire, redirigió la mirada a su izquierda y allí encontró el consuelo cariñoso de quien fue su predecesor en el Consistorio, el exsenador Félix Montes.

Gobernará en minoría

Alonso prolonga otros cuatro años la hegemonía socialista –que empezó en 1991– en uno de los dos grandes bastiones que ha defendido con uñas y dientes el PSOE: la capital segoviana y el Real Sitio. El ya alcalde granjeño gobernará en minoría. Prueba de ello fue que en la votación para la investidura el resto de grupos de la corporación votaron a sus cabezas de lista. Era lo que se había acordado y nadie se salió del guion.

El primer plano, la abuela, los padres, los hijos y la mujer de Samuel Alonso en el acto de este sábado.
El primer plano, la abuela, los padres, los hijos y la mujer de Samuel Alonso en el acto de este sábado. / Antonio de Torre

El secretario abrió la urna y no hubo sorpresas. Seis votos para Alonso; tres para Juan Carlos Gómez, que repetirá el ejercicio de oposición que ha realizado en el último mandato en representación del Partido Popular junto a los otros dos concejales obtenidos; dos apoyos para Isabel Lucía, portavoz de Ciudadanos en esta nueva andadura institucional; y uno para Izquierda Unida, que presenta este cuatrienio la novedad de África Martín en lugar de José Luis Duque, y otro para Centrados en Segovia, que se queda solo con José Luis Santos.

Ya con el bastón de mando en su poder, Samuel Alonso pronunció sus primeras palabras recordando un fragmento de 'Historia de dos ciudades', de Charles Dickens. Lo hizo para referirse a que ya el escritor inglés «definió el sentido de la contradicción, de las injusticias, de la desigualdad; pero también de la lucha por la igualdad, de estar presentes en la escucha activa y en el diálogo».

Tradición y modernidad

El alcalde socialista esbozó las que serán líneas maestras de su gobierno. Y como primera premisa, hizo hincapié en la defensa a ultranza del municipalismo. «El Ayuntamiento es tradición y modernidad, es la institución más cercana» a la sociedad. Alonso subrayó que las corporaciones locales han sabido «sobrevivir a revoluciones y han conservado la esencia de sus valores adaptándose a los tiempos». En ese enaltecimiento de la política municipal, sobresalió una reivindicación por encima de iniciativas y ejes programáticos.

El regidor granjeño demandó firme que «la financiación local debe ser la adecuada» para que los ayuntamientos como el que ahora preside puedan brindar los servicios y prestaciones públicas que merecen los convecinos. Y ahí entran, dejó entrever, las competencias que les son ajenas a las administraciones locales y que sin embargo asumen.

Empleabilidad de calidad

«Tenemos cuatro años para seguir mejorando», alentó en su discurso al resto de fuerzas políticas. Consciente de esa apuesta por un gobierno en minoría, abogó por acuerdos específicos para sacar adelante proyectos que considera claves para ese crecimiento del municipio al que aspira el nuevo regidor. Y en esta llamada al diálogo para mejorar la calidad de vida de los vecinos del Real Sitio, Samuel Alonso destacó «el compromiso fundamental de todos» con la ejecución de un proyecto «inclusivo» inspirado en la «igualdad real».

Esa propuesta se concreta en otras iniciativas genéricas que sientan sus bases en una «apuesta sin fisuras» por «el respeto a las tradiciones buscando siempre oportunidades de crecimiento; el respeto por el medio natural y por el modo de vida basado en la simbiosis del ser humano con el medio». Asimismo, el alcalde socialista anunció el desarrollo de un plan integral para la infancia y juventud. Alonso se ratificó en la voluntad de mantener el empleo púbico y aumentar la empleabilidad de calidad. Y todo ello, apelando a la participación y al diálogo.