Cuarenta municipios afean a la Diputación el reparto de remanentes a dieciséis ayuntamientos

Miembros de la Corporación provincial, en el último pleno. /Tanarro
Miembros de la Corporación provincial, en el último pleno. / Tanarro

«Todos deberíamos haber tenido la posibilidad de haber optado a esa distribución», afirma el alcalde de Duruelo, que lidera la propuesta

QUIQUE YUSTESegovia

El reparto de unos 400.000 euros procedentes de los remanentes de tesorería de 2018 por parte de la Diputación de Segovia a 16 ayuntamientos no ha sentado bien a muchos pueblos, que critican la forma en la que se ha producido la distribución de unos fondos con los que poder acometer diversas inversiones.

La protesta está encabezada por el alcalde de Duruelo, el socialista Gregorio San Juan, quien envió la pasada semana una carta a todos los ayuntamientos de la provincia en la que informaba del modo en el que se ha procedido al reparto de los fondos. «Yo quiero saber las bases y los criterios por los que se ha dado ese dinero a unos municipios sin que los demás hayamos tenido constancia ni información para tener la posibilidad de optar a parte de esos fondos para nuestros pueblos», explica San Juan. En su reclamación también critica que los 400.000 euros repartidos en la actualidad no estuvieran disponibles el año pasado, cuando se repartieron las ayudas a los ayuntamientos para acometer inversiones municipales.

Por el momento, la protesta iniciada por el regidor de Duruelo ha encontrado, en apenas una semana, el apoyo de otros cuarenta alcaldes de la provincia. El plazo para sumarse a la reclamación concluye mañana, fecha en la que mandará la misma carta a la Diputación de Segovia. «Si hay una rectificación, bienvenida será», apunta Gregorio San Juan, quien cree que el grupo socialista en la Diputación Provincial también pedirá alguna aclaración para comprobar «si se ha hecho bien el procedimiento».

El alcalde de Duruelo aclara que la protesta «no tiene ninguna motivación política ni electoral», así como que «no va en contra de ningún municipio o alcalde» que hayan recibido parte de esos 400.000 euros. «Lo que queremos es que haya equidad con el resto de municipios de la provincia», incide. «Todos deberíamos haber tenido la información y la opción de haber optado a ese reparto. No es una cuestión política, es algo administrativo», concluye Gregorio San Juan.

La protesta surge después de que el pleno de la Diputación aprobase en marzo una modificación presupuestaria por valor de algo más de tres millones de euros, que implica un aumento en los créditos disponibles para este ejercicio. Una sexta parte de esos fondos fue destinada a inversiones en 16 municipios.