La calidad del agua de las lagunas de Hontalbilla y Lastras «no es óptima»

Observatorio de aves en la laguna del Carrizal. /El Norte
Observatorio de aves en la laguna del Carrizal. / El Norte

La CHD ha realizado un seguimiento tras la inversión de 700.000 euros para su restauración

EL NORTESegovia

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha hecho el seguimiento en las tres lagunas segovianas de las localidades de Hontalbilla y Lastras de Cuéllar tras su restauración y ha determinado que presentan«un buen estado general», aunque ha concluido que la calidad de las aguas «no es óptima».

Esto se debe, tal y como explica el Ministerio de Medio Ambiente, a problemas «ya resueltos», como la acción del hombre, plasmada en vertidos indirectos de residuos, explotación de turbas y arenas y el «intenso» aprovechamiento del acuífero desde mediados del siglo XX.

El estudio también ha servido para la catalogación de más de 500 especies vegetales en la zona, de las que 13 son consideradas de «atención preferente», informa Efe. Además, se han identificado dos hábitats de interés comunitario, los prados mediterráneos de hierbas altas y lagos eutróficos naturales con vegetación, mientras que la fauna suma unas 500 especies entre mamíferos, aves, moluscos, anfibios, reptiles e insectos, con presencia de algunos llamativos como el tritón jaspeado o la culebra viperina.

Riqueza «muy estimable»

Las lagunas Lucía, Tenca y del Carrizal, enclavadas en la comarca de Tierra de Pinares presentan, según el Ministerio de Medio Ambiente, una riqueza de especies «muy estimable» ya que se encuentran en un hábitat de escasa diversidad. Asimismo, destaca que están incluidas en la Catálogo de Zonas Húmedas de Castilla y León y tienen la calificación de Zona de Especial Conservación (ZEC), por lo que su restauración fue incluida por el en el Plan de Impulso al Medio Ambiente para la Adaptación al Cambio Climático y se concluyó en 2017.

La actuación, que ha permitido mejorar el estado de conservación de las lagunas, ha contado con presupuesto de 700.000 euros y figura entre las 46 llevadas a cabo gracias al plan. En concreto, la actuación ha permitido crear bosquetes con árboles y arbustos autóctonos para favorecer la nidificación de aves, restaurar la duna próxima la laguna del Carrizal –mediante plantación de matorral autóctono que consolide el talud– para impedir el tránsito de vehículos a motor, y la limpieza selectiva de la vegetación en el arroyo de la Cigüeña.

Facilitar la inundación

Por otro lado, en la laguna Lucía se ha efectuado un decapado experimental de los sedimentos para facilitar la inundación, así como la mejora de los accesos, mediante firme de zahorra, la creación de tres zonas de estacionamiento valladas en su perímetro, así como el trazado de una senda peatonal que recorre los montes de utilidad pública y da acceso al observatorio de aves. Este último, construido en madera y emplazado junto a la laguna del Carrizal, es apto para personas con movilidad reducida y se suma a la estación permanente de observación y anillamiento en la laguna Lucía, que llega hasta el propio vaso y ofrece grandes posibilidades para un seguimiento científico y divulgativo de la variedad ornitológica del humedal. Toda la actuación se ha completado con señales, rótulos y paneles identificativos.