Un incendio de pastos junto a la N-110 en Torrecaballeros dificulta el tráfico

Las cuadrillas de extinción trabajan en la superficie quemada, con las casas de Torrecaballeros al fondo./Antonio Tanarro
Las cuadrillas de extinción trabajan en la superficie quemada, con las casas de Torrecaballeros al fondo. / Antonio Tanarro

El fuego está delimitado y el área afectada está en perimetración pero los retenes continuarán toda la noche en la zona para controlarlo

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El segundo incendio de cierta importancia ocurrido en término municipal de Torrecaballeros este verano no ha pasado este domingo del nivel cero de peligrosidad, pero la humareda que causaron los pastos al arder ha podido verse desde Segovia capital. Si el primero, a finales de julio, arrasó alrededor de 18 hectáreas, este ha tenido una extensión mayor y ha motivado que, una vez delimitado, quedaran en el lugar varios retenes para tratar de que quede controlado y si es posible extinguido este lunes. El fuego ha comenzado hacia las 17:52 horas a la altura del cementerio de Torrecaballeros y del kilómetro 179 de la carretera N-110, a unos centenares de metros del casco urbano en dirección Soria, y el humo ha dificultado la circulación en la vía.

El fuego ha saltado al otro lado de la carretera, quizá por las pavesas arrastradas por el viento, según ha relatado el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, y se ha extendido con rapidez por las fincas de pastos en dirección al piedemonte de la sierra, hacia el nordeste, y ha sido «molesto» aunque no ha llegado a pasar del nivel cero porque no ha afectado a superficie de arbolado ni a construcciones en la zona, que es una pradera con vallados de piedra que delimitan las fincas.

Desde la ciudad la humareda tapaba la sierra, ha destacado el delegado, mientras agentes de la Guardia Civil han estado dando paso alternativo al tráfico para facilitar el tránsito de los vehículos de emergencias. A las ocho y media de la tarde aún había zonas con llamas, pero el incendio había quedado delimitado y López-Escobar ha explicado que los técnicos estimaban que no habría dificultad para que pudiera ser controlado.

En el lugar han estado al tanto de las operaciones junto a López-Escobar el alcalde de Torrecaballeros, Rubén García de Andrés, y el presidente de la Diputación Provincial, Miguel Ángel de Vicente.

En un principio han trabajado en el control del fuego cinco helicópteros, cinco vehículos autobomba, cuatro agentes medioambientales, una máquina bulldozer, una dotación de los bomberos de Segovia capital y sus cuadrillas. La Guardia Civil ha montado el dispositivo para controlar el tráfico en la carretera N-110, pero no ha hecho falta cortarla, ha explicado el delegado de la Junta.

Una vez delimitado el incendio y en perimetración, al caer la noche han quedado en el lugar un técnico, cinco agentes medioambientales, tres cuadrillas de tierra, cuatro autobombas, una máquina bulldozer y las dos cuadrillas helitransportadas. Su misión se prolongará toda la noche para refrescar la superficie afectada y tratar de que este lunes por la mañana el incendio pueda ser declarado controlado, indicó López-Escobar.