Eliseo Parra, Premio Europeo de Folclore Agapito Marazuela

Eliseo Parra, durante una actuación./Henar Sastre
Eliseo Parra, durante una actuación. / Henar Sastre

El músico vallisoletano es el vencedor de la vigésimo tercera edición de la convocatoria organizada por la Ronda Segoviana

Q. Y.Segovia

El músico e investigador vallisoletano Eliseo Parra es el ganador de la vigésimo tercera edición del Premio Europeo de Folclore Agapito Marazuela. Así lo dio a conocer ayer el jurado, presidido por Joaquín González Herrero, quien dijo del galardonado que «es una de las personalidades del mundo de la música, uno de los grandes del folclore, de la canción... Es un músico en mayúsculas». Junto a González Herrero formaron el jurado Consolación González Casarrubios, Honorio Velasco, Ismael Peña, José Ramón Pardo, María Pía Timón, Noelia Gómez, Sara Dueñas, Teresa Tardío y Carmelo Gozalo, este último con voz pero sin voto.

«Estamos ante un músico, compositor, cantante, divulgador, creador, recreador...», continuó el presidente del jurado sobre la figura de Parra. «Es un hombre que ha dado el paso adelante a la hora de establecer el paso entre el ayer y el mañana», añadió. «Hace lo que hubiera hecho Agapito Marazuela de nacer en 1940 y no en 1891. Lo que destaca de Eliseo Parra es el valor de la autenticidad. No hay mistificación, ni 'elucubramiento', ni falseamiento ni alteración de lo esencial. Eliseo toca como hubieran tocado todos los músicos del siglo XIX. Ese salto sin continuidad, esta adaptación de lo antiguo a lo futuro es lo que da a Eliseo grandeza», aseveró González Herrero, quien concluyó que el premiado en esta edición del concurso organizado por la Ronda Segovia es alguien «que no ha roto, no ha alterado, simplemente ha permitido la continuidad de la obra».

Carrera

Eliseo Parra comenzó su carrera musical en los años sesenta como batería y cantante en grupos de rock. En 1971 compaginó los estudios de solfeo y armonía en el conservatorio municipal de Barcelona con su actividad en el grupo Mi Generación. A partir de 1976 participó en el movimiento musical jazzístico barcelonés, y en 1979 colaboró con María del Mar Bonet en el disco de temas tradicionales mallorquines Saba de Terrer. Además, ese mismo año se integró en grupo valenciano Al Tall.

En 1983 se estableció en Madrid y comenzó a investigar al música tradicional castellana. Fundó el grupo Mosaico con el que grabó dos discos. El primero, un homenaje al repertorio de Agapito Marazuela, y el segundo un disco de composiciones propias de inspiración tradicional. En la década de los noventa inició una carrera discográfica en solitario centrada en la revisión del repertorio tradicional del folclore español desde parámetros musicales contemporáneos con influencias de las músicas tradicionales de otros países, de la música caribeña, de jazz y del rock. De esta época son sus discos Tribus Hispanas y Viva quien sabe querer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos