Los contadores inteligentes de electricidad dejan sin agua a Cuevas de Provanco

Contador inteligente instalado para las bombas del depósito./E. N.
Contador inteligente instalado para las bombas del depósito. / E. N.

El alcalde tomará «medidas drásticas» si la suministradora no soluciona el problema, que se prolonga desde agosto cada vez que sube el consumo eléctrico

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Cuando sube el consumo eléctrico el pueblo de Cuevas de Provanco se queda sin agua, literalmente. Ocurre desde el pasado mes de agosto y el alcalde, Juan Carlos Andrés, dice que tomará «medidas drásticas» si la compañía suministradora, Unión Fenosa (ahora Naturgy), no soluciona el problema. Desde que instalaron los contadores inteligentes, cuando las bombas del depósito de agua aumentan el consumo de electricidad (consecuencia del mayor consumo de agua) el aparato corta el suministro y hay que rearmarlo de forma manual.

El corte automático del suministro eléctrico causa más que una molestia porque sucede dos o tres veces al día, y hasta siete los fines de semana, como el pasado, cuando el alcalde tuvo que reiniciar la instalación siete veces. «Antes, con los antiguos contadores no pasaba», comenta Juan Carlos Andrés. «La cuestión es que vamos cortos de potencia porque el suministro contratado está muy ajustado con el consumo, y antes el exceso nos lo facturaban y ya está, no había cortes de electricidad. Pero ahora, en cuanto aumenta la demanda de agua y sube el consumo de electricidad por las bombas del depósito, el contador inteligente salta, y nos deja sin agua», aclara el alcalde.

Siete expedientes

Esta situación se produce desde hace más de un año. En este tiempo se han sucedido las reclamaciones a la empresa del Ayuntamiento. «Vamos por el séptimo expediente; los anteriores los cerraban sin motivo y sin solucionar el problema, y este no lo han cerrado, pero la solución no llega», dice el regidor. Le han dicho que la empresa no puede acometer la solución y que tendrá que hacerlo una contrata, «que sería en dos o tres días». El tiempo ha pasado, «y nada». Explica Juan Carlos Andrés que los días de diario de reactivar el sistema se ocupa el operario municipal, y los fines de semana se encargan los miembros de la corporación municipal que estén disponibles. Este fin de semana le ha tocado al alcalde: «He tenido que ponerlo en marcha siete veces, pero yo no puedo estar todo el día pendiente. No sé qué va a pasar en julio y agosto, cuando la población se duplica».

En Cuevas de Provanco viven a diario en invierno en torno a 110 personas, pero la población aumenta los fines de semana y es de más del doble en verano, «de unas 250 personas, y más de 300 en las fiestas de la Virgen de agosto», advierte el alcalde. Así que la solución urge.

«La solución es un aparato que regula la potencia y ajusta el suministro al consumo necesario. Pero puede tardar dos o tres meses y no nos dicen nada (en la empresa) ni que hay que cambiar la instalación», apunta. Hace veinte días que les comentaron que la sustitución o el ajuste del contador inteligente se iba a hacer pronto.

«El problema es que no nos lo hacen, y no nos quitamos de pagar si hay que hacerlo. Por eso, si la solución no llega, pensaremos en tomar medidas drásticas», señala el alcalde. Porque no es solo que las bombas del depósito se queden sin electricidad. «También afecta al clorador, que descompensa la mezcla». De esta forma, el agua que se suministra a la población podría no estar en las debidas condiciones sanitarias.

El Ayuntamiento de Cuevas de Provanco echa de menos el antiguo sistema. No tenía un contador inteligente, pero si subía el consumo pagaban el exceso y no se quedaban sin agua.