Una ola de calor «histórica» traerá noches tropicales a la provincia desde este jueves

Varias jóvenes se refrescan en la fuente de la avenida del Acueducto./Antonio de Torre
Varias jóvenes se refrescan en la fuente de la avenida del Acueducto. / Antonio de Torre

Una masa de aire africano disparará el mercurio hasta los 38 grados el próximo fin de semana y lo mantendrá por encima de 30 hasta el 3 de julio

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El episodio de calor, la primera oleada de temperaturas cálidas por encima de 30 grados y durante varios días comenzará este miércoles, aunque las noches tropicales que dificultan conciliar el sueño (con mínimas que no bajan de 20 grados) llegarán el jueves. Esta ola de calor está favorecida por la masa de aire africano que mantiene alejada una borrasca en las islas Azores y motiva ya mañana el aviso amarillo por altas temperaturas de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Puede ser un episodio histórico, aunque la predicción ha bajado algo los niveles previstos hace unos días, porque las temperaturas máximas se acercarán a los valores extremos del mes de julio: el registro de la temperatura más elevada registrada en julio en Segovia fue de 38,6 grados el 24 de julio de 1995.

Las máximas subirán por encima de 40 grados en las comarcas de la meseta, en las de Cuéllar, Santa María de Nieva o Nava de la Asunción

En las zonas de la meseta, como en la comarca de Cuéllar, en la de Santa María la Real de Nieva o en la de Nava de la Asunción, las temperaturas nocturnas serán más suaves, según es característico en los páramos, pero en todos estos lugares la temperatura máxima podría alcanzar y superar los 40 grados este sábado. La Aemet explica que está masa de aire africano es muy cálida, muy seca y con polvo en suspensión, y todo ello, junto con la fuerte insolación propia de estas fechas, dará lugar a unlargo periodo en el que las temperaturas alcanzarán valores significativamente altos en gran parte de la península. Aunque insisten los meteorólogos en que los modelos pueden cambiar.

Los termómetros ya marcaron este martes (cuando les daba el sol) más de 35 grados en algún punto de Segovia capital, pero la máxima real registrada por la Aemet se quedó en algo menos, 30,4 grados. Algo más elevada, 30,8, registró Cuéllar, y en la montaña fueron algo más suaves, con una máxima, por ejemplo, de 28,2 en San Rafael.

Pero a partir de hoy estará activado el aviso de alerta de nivel amarillo por altas temperaturas prácticamente en toda la provincia, con mínimas nocturnas que superarán en muchos casos los 20 grados y máximas que estarán por encima de los 40 en muchos lugares de la meseta.

Esta 'ola de calor', pues así puede definirse al superar estos umbrales de temperaturas máximas y mínimas, lo es también porque será prolongada. Si nos ceñimos a Segovia capital y su entorno, este jueves la máxima prevista estará por encima de 36 grados y la mínima será superior a 21; el viernes y el sábado la tónica será la misma, pero las madrugadas serán más calurosas, con una mínima de más de 24 grados los dos días. A estas circunstancias se suma la sequía que ya afecta a muchos campos, pues las lluvias recogidas en lo que va de año son solo el 70 % de las de un año normal, con solo 164 litros por metro cuadrado en el entorno de Segovia capital, cuando la media del primer semestre es de 237.

Además, este primer episodio de calor del verano llega antes que otros años, cuando aún no ha finalizado junio, y se prolongará probablemente hasta el miércoles con temperaturas de hasta 33 grados, para ir suavizando después, aunque con máximas superiores a 30 grados, según los modelos que maneja la Aemet.

De hecho, en el aviso que publicó este martes la agencia estatal, indicó que «es probable que las altas temperaturas persistan hasta el lunes 1 de julio, aunque aún no se puede descartar que puedan prolongarse algunos días más, al menos en algunas zonas». Por eso las recomendaciones son tomar las precauciones debidas, como no hacer actividad física intensa en las horas centrales del día, mantenerse bien hidratado y no exponer al calor a niños y personas de edad.