En busca de los pueblos más bonitos de España

Gonzalo Sanz trabaja junto a su furgoneta./El Norte
Gonzalo Sanz trabaja junto a su furgoneta. / El Norte

Un joven de La Losa, en Segovia, recorrerá durante tres meses las 66 localidades con más belleza de la península

ÁLVARO GÓMEZSegovia

Es la ruta en la que más belleza se puede apreciar pues recorre todos y cada uno de los municipios incluidos en la lista de los Pueblos más Bonitos de España. Un segoviano amante de la aventura, el turismo y los retos se ha propuesto recorrer las 66 localidades peninsulares de este catálogo durante tres meses, e intentar cuando acabe acudir a las dos insulares, una en Baleares y otra en Canarias. Gonzalo Sanz, natural de La Losa, partió el 26 de septiembre y, tras visitar los cuatro pueblos de Segovia que tienen el privilegio de ser de los más bonitos de España, recorrió las provincias de Burgos, Soria, Zaragoza, Navarra, La Rioja y Álava. Ahora le toca conocer los de Cantabria, que son los que más ganas tiene de visitar, en un proyecto que se alargará hasta finales de diciembre. «La idea es volver a casa en Navidad para cenar con mi familia», explica el joven.

El motivo para realizar este viaje es el afán aventurero de Sanz, que le llevó el año pasado a recorrer el Danubio en bicicleta y le hace plantearse otros retos como la visita a los siete mares en moto. «Muchas veces salgo fuera de España pero es que en realidad tenemos muchos sitios muy chulos y es bueno conocerlos», explica el viajero, embarcado en el proyecto de los pueblos más bonitos. Una razón más que le ha convencido para viajar por España es la seguridad para obtener una conexión a Internet que le permita trabajar en su empleo particular como diseñador web. «La idea de todo esto también es demostrar que se pueden hacer las cosas de otra manera. El objetivo no es que mi negocio vaya creciendo y yo me quede estancado en una oficina, sino que crezca y me dé más libertad para poder viajar más», detalla el losariego.

Arriba, Gonzalo Sanz subido en su furgoneta con el paisaje de Pedraza. Abajo, dos paisajes con gran belleza que ha encontrado en la ruta. / El Norte

Actualmente el negocio no le resta demasiado tiempo, pues tiene pocos clientes; pero también trabaja en la grabación de parte de sus visitas a las localidades. Con ello pretende compartir el viaje en sus redes sociales de Twitter, Instagram y sobre todo YouTube (donde tiene más de 8.000 suscriptores), todas ellas bajo el nombre de usuario 'Gonzaventuras'. En un principio pensaba subir un vídeo cada pocos días pero el trabajo de edición que conlleva se hace demasiado pesado y quita tiempo para poder visitar los lugares. Por eso ha decidido realizar un documental recopilando las visitas a todos los pueblos cuando acabe la ruta.

De momento ha recorrido una tercera parte de los pueblos de la lista y ya destaca la belleza de dos sobre el resto. Pedraza, el primer pueblo que visitó, y Alquézar, de la provincia de Huesca. En este sentido, Gonzalo Sanz considera por su experiencia durante tres semanas visitando tantos lugares que la belleza con la que percibes un lugar depende de factores externos al propio pueblo, como el estado de ánimo personal o el clima que haya el día de la visita. En contra de lo que pueda parecer, el viaje por toda España durante tres meses le supone a Gonzalo Sanz un coste «bastante» inferior a lo que puede pensarse en un primer momento. «Estoy viendo que es mucho más barato que vivir en cualquier ciudad. No pago alquiler, luz ni gas. Donde más gasto es en la gasolina y tampoco es mucho», explica el aventurero.

Estilo de vida

Eso sí, para ello tiene que prescindir de algunos caprichos comunes en los viajes como puede ser comer a diario en restaurantes. «Esto es un estilo de vida más que un viaje por lo que no puedo comer todos los días fuera. Ojalá llegue el momento que crezca y aparezcan patrocinadores y eso pase», desea Sanz.

Viajar en una furgoneta tiene sus pros como es el económico al no necesitar alojamiento, pero también sus contras, pues todas las tareas cotidianas se ven retrasadas. «Tardo el doble en hacer la cama, tardo el doble en desayunar, y me lleva el triple de tiempo ducharme porque tengo que calentar el agua en el camping gas», explica el joven, quien considera que «en cierto modo ahí está la gracia, en hacer las cosas de otro modo, salir de la rutina y experimentar otras cosas diferentes».

En su día a día, Sanz prefiere callejear los pueblos y, si se cruza con la Oficina de Turismo, entra para que le informen de los principales atractivos del municipio. Durante la visita también va grabando varios vídeos con las cámaras que tiene –una 360, una de acción y una fija–, además de usar varios micrófonos y un dron, aunque este último sufrió un percance al chocar frente a un edificio y ahora está en proceso de arreglo.

De esta manera pretende dar a conocer todos estos lugares considerados de los más bonitos de España. En este sentido, Gonzalo Sanz se siente «un poco defraudado» con la asociación, pues a pesar de contactar con ellos, no están colaborando demasiado con la difusión de su aventura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos