Apoteosis del color

La directora del museo se dirige a las autoridades, ayer, durante la inauguración de la exposición. /Antonio Tanarro
La directora del museo se dirige a las autoridades, ayer, durante la inauguración de la exposición. / Antonio Tanarro

El Museo Esteban Vicente compara las obras del pintor segoviano con las del granadino José Guerrero, también miembro del Expresionismo Abstracto Americano

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

Las obras de José Guerrero y Esteban Vicente, los dos únicos artistas españoles del Expresionismo Abstracto Americano, una de las corrientes artísticas más importantes del siglo XX, dan forma a la primera gran exposición del año en el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, 'Guerrero/Vicente', que pone en relación ambas trayectorias a través de una muestra muy selecta de sus trabajos pictóricos. La exposición, que ayer inauguró la presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, podrá visitarse en hasta el próximo mes de junio, aunque después viajará a Oviedo y Granada.

«El objetivo es poner de manifiesto las similitudes y las diferencias entre dos artistas a quienes la historiografía ha tratado de siempre de manera individual, por separado, dada la férrea personalidad artística y estilística de cada uno», explica Ana Doldán de Cáceres, directora del Museo Esteban Vicente y comisaria de la exposición junto con Francisco Baena, director del Centro José Guerrero.

La exposición ha sido posible gracias a la estrecha colaboración entre el Museo Esteban Vicente de Segovia y el Centro José Guerrero de Granada, depositarios de buena parte de la obra de ambos pintores, aunque las piezas proceden de cerca de una veintena de museos y colecciones particulares. Según explicaron los comisarios, 'Guerrero / Vicente' muestra las carreras de los artistas, de manera paralela, a través de tres momentos muy señalados: los comienzos pictóricos en clave figurativa, con una selección de sus paisajes, el género que más desarrollaron en una primera etapa (escenas urbanas y rurales en las que puede atisbarse una progresiva inclinación hacia la abstracción); los años 50, con su inmersión plena y decidida en la abstracción; y los años 70, a partir de los que fueron construyendo una voz propia, característica, que alcanzó su plena madurez.

«Hay una serie de coincidencias vitales que marcan los años de aprendizaje de los dos. Esteban Vicente nace en 1903 y José Guerrero en 1914, por lo que el primero se anticipó a los movimientos del segundo. Sin embargo, ambos estudiaron en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y encaminaron sus pasos a París. Los dos se sintieron especialmente atraídos por Matisse, pero también por el cubismo y la Escuela de París. Gracias a sus matrimonios con sendas mujeres norteamericanas, se trasladaron a los Estados Unidos. El punto de inflexión es 1950. Para Vicente, el acontecimiento más importante de su vida sería la exposición Talent 1950. Ese mismo año, Guerrero se instaló en Greenwich Village, donde había establecida una importante colonia de artistas, y comenzó a trabajar a agentes que pronto lo llevaron a la galerista Betty Parsons. Ambos se relacionaron con De Kooning, Rothko, Kline, Guston, Newmann, Pollock, y se mantuvieron fieles a los dictados de la primera generación del Expresionismo Abstracto Americano», explica Francisco Baena. Después, pese a las diferencias estilísticas, ambos tuvieron una preocupación común por el color. En el caso de Guerrero, muy pronto, como elemento estructurador de la composición; en el de Vicente, más tarde. Preocupado por la estructura del cuadro, a finales de 1950 comienza a investigar sobre el modo de atrapar o fijar la luz, lo que consigue gracias al color.

Junto a las obras de Guerrero y Vicente expuestas, hay dos de Joan Miró, ('Leyenda del minotauro' y 'Álbum 13') y otra de Juan Gris. En la presentación, el presidente del patronato del Museo Esteban Vicente, Francisco Vázquez, dijo que la exposición responde a un proyecto «largamente perseguido» junto al Centro José Guerrero, dependiente de la Diputación de Granada, y en colaboración con el Museo de Bellas Artes de Asturias.

Durante la inauguración, la presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, felicitó a los comisarios y subrayó la «oportunidad» que supone ver a juntos dos artistas españoles, los únicos que formaron parte del Expresionismo Abstracto Americano. «La exposición acredita lo que la cultura española fue capaz de aportar al movimiento artístico más importante surgido en la posguerra», afirmó Clemente.

'Guerrero/Vicente' estará en Segovia hasta el 2 de junio. Posteriormente viajará a Oviedo, donde permanecerá del 20 de junio al 22 de septiembre. La itinerancia terminará en el Centro José Guerrero de Granada, de octubre a enero.