Las 5.000 viviendas anunciadas por la familia Gil son «inviables» en El Espinar

Barrera levantada de entrada a Los Ángeles de San Rafael. /Pedro Luis Merino
Barrera levantada de entrada a Los Ángeles de San Rafael. / Pedro Luis Merino

El nuevo plan de ordenación urbana del municipio hace que «no tenga cabida», asegura la alcaldesa, Alicia Palomo

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que ha aprobado la corporación de El Espinar hace «inviable» la posibilidad de construir 5.000 viviendas dentro del término municipal. Asó lo asegura la alcaldesa, Alicia Palomo. Así pues, las nuevas normas, en vigor desde el pasado 25 de mayo, dejan fuera de los límites espinariegos la promoción anunciada el año pasado por la familia Gil, por lo que, de seguir adelante, tendría que levantarse en terrenos pertenecientes a Vegas de Matute.

El condicional sobre su construcción lo pone la alcaldesa de El Espinar, quien opta por pensar que las informaciones publicadas el pasado mes de octubre sobre las intenciones de Óscar Gil son «más una política de marketing» del propio promotor para sondear el mercado inmobiliario.

Gil, quien también es el presidente de la comunidad de propietarios de Los Ángeles de San Rafael, indicó que no es tan importante el número de viviendas como el diseño de lo que se podría considerar un barrio residencial cercano y bien comunicado con Madrid.

«Miedo» en Los Ángeles de San Rafael

Alicia Palomo, por su parte, deja claro que con el nuevo planeamiento urbanístico de El Espinar, esa promoción de viviendas «no tiene cabida» porque esa ordenación recientemente aprobada «no lo permite». Así pues, la alcaldesa transmite un mensaje de tranquilidad a los vecinos de Los Ángeles de San Rafael que han visto en el anuncio de la familia Gil una nueva amenaza para el servicio de abastecimiento de agua.

La regidora especifica que «cualquier desarrollo urbanístico debe tener resueltas sus reservas hídricas». Ante el «miedo» expresado por la asociación de copropietarios por la necesidad de infraestructuras aparejadas a las 5.000 viviendas, Palomo dice que, al estar en mancomunidad con Vegas de Matute, no repercutiría en los vecinos, ya que es el promotor el que debe asumir esas inversiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos