La plaza de San Gil acogerá tráfico en un solo sentido tras su renovación

Obras en San Gil./
Obras en San Gil.

La remodelación de la zona incluye la actuación y mejora en todo el acerado perimetral

MÓNICA RICOcuéllar

Desde hace aproximadamente un mes, el servicio de obras del Ayuntamiento de Cuéllar trabaja en la renovación y remodelación de la plaza de San Gil. Durante este tiempo, desde la Policía Local se ha estado estudiando un nuevo modelo de tránsito del tráfico rodado, que se pondrá en marcha tras la conclusión de las obras, y, a través del cual, tanto la calle La Pelota como la plaza de San Gil tendrán un único sentido, en dirección salida a la calle Palacio.

Así, quienes pretendan acceder hasta la zona lo deberán hacer únicamente por el área situado junto al castillo, con salida a la calle Palacio, junto al arco de San Martín, en el entorno del edificio de la 'cárcel vieja', un lugar con un tráfico ya complicado. Con esta iniciativa se trata de conseguir mayor fluidez y seguridad en la zona, tal y como apuntó el alcalde de la villa, Jesús García.

Durante este mes de trabajo ya se ha avanzado bastante en la remodelación del área, que incluye la renovación de todo el acerado perimetral. Así ya se ha ejecutado la acera junto a la sede de Protección Civil, en la antigua Oficina de Turismo, donde se cuenta con una anchura media de 2,5 metros, tras lo cual se ejecutó el lateral que lleva al arco de la Judería, seguido del que se está llevando a cabo en la actualidad, a falta de uno. Cuando finalice la obra todos los márgenes de la plaza contarán con unas aceras nuevas, con una anchura mínima de 1,80, tal y como marca la normativa, aunque hay zonas en las que se alcanzan los cuatro metros.

En una zona protegida

Destacar que durante la ejecución de esta obra se han canalizado todos los tendidos eléctricos, una actuación que se a realizado por si en algún momento éstos se pudieran soterrar, ya que la plaza de San Gil se encuentra en una zona protegida, con edificaciones de importancia dentro del conjunto histórico.

Se respetan todas las plazas de aparcamiento de vehículos dentro de la plaza de San Gil, lo que, según apuntó el primer edil, se ha tenido muy en cuenta, principalmente por los vecinos de la zona.

La renovación abarca prácticamente toda la plaza, a excepción de la zona central, donde existe una fuente, ya que este lugar es de construcción más moderna y se encuentra en mejor estado. No así la zona anexa a la muralla que transita por esta plazoleta. Aunque el tramo de muralla fue recuperado con las obras de restauración del recinto murado, la zona que permanece expuesta a la vista de visitantes y vecinos se encontraba infrautilizado, convirtiéndose en un lugar donde se acumulaban hierbas y suciedad, con un cierto abandono.