Los yacimientos de arte rupestre quieren jugar su papel en el desarrollo rural

El consejero de Cantabria junto al director de Patrimonio y el presidente de la Dordoña./ICAL
El consejero de Cantabria junto al director de Patrimonio y el presidente de la Dordoña. / ICAL

Representantes de Lascaux y Altamira visitaron ayer Siega Verde donde anunciaron acciones conjuntas

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

Los representantes de los yacimientos de Lascaux (Francia) y Altamira (Cantabria) recalaron ayer en Siega Verde junto al director general de Patrimonio de la Junta, Enrique Saiz, para seguir avanzando en los trabajos conjuntos que estos tres lugares preshistóricos llevan a cabo junto con Foz Coa con el objetivo de ponerlos en valor. «Nos interesa que estos sitios culturales participen del desarrollo rural, queremos intercambiar experiencias para hacer que el mundo rural siga vivo y atractivo para los jóvenes», destacó el presidente del Consejo Departamental de la Dordoña, Germinal Peyro, que llegó acompañado de una veintena de personas, muchas de ellas representantes municipales.

El yacimiento francés y Altamira ya están trabajando en intercambios entre estudiantes de sus comarcas y campos de trabajo a los que se sumarán Foz Coa y Siega Verde, seguramente, a partir del próximo cursos según confirmó Enrique Saiz.

También están dando pasos para sacar adelante un proyecto europeo de colaboración entre los lugares más importantes de Europa del sur y oeste y del que formarán parte los cuatro lugares.

Entre las próximas acciones conjuntas adelantaron que el 9 de octubre, Día Europeo del Patrimonio, para la puesta en valor del arte rupestre declarado Patrimonio Mundial está previsto organizar similares actividades en los cuatro enclaves, tales como visitas teatralizadas, charlas formativas y talleres.

Por otra parte, los cuatro socios acordaron la presencia de los yacimientos en la próxima Bienal Ibérica AR&PA, que se celebrará en el mes de octubre en Loulé, El Algarve. También se decidió poner en marcha un Pasaporte de arte rupestre para los tres sitios patrimonio mundial: Lascaux, Altamira y Siega Verde-Foz Coa, que servirá para obtener ventajas en el acceso a los mismos, con descuentos en las entradas, en las tiendas de los correspondientes museos y en la participación en las actividades que se organicen. En un futuro se espera alcanzar la unificación de las entradas a los cuatro yacimientos.

Para esa entrada unificada todavía habrá que esperar pero Enrique Saíz confió en que el tirón de visitas de Lascaux, con 400.000 turistas cada año, o el de Altamira, que ronda las 150.000, sirva de impulso para Foz Coa y Siega Verde y la gente se anime a incluirlo en sus posibles rutas.

En esta visita a Siega Verde estuvo igualmente presente el consejero de Educación, Cultura y Deporte de Cantabria, Francisco J. Fernández, procedente como el resto de socios de Portugal.

Hay que recordar que el pasado mes de julio, Siega Verde-Foz Coa se unían al acuerdo de colaboración previamente firmado entre Lascaux y Altamira para unir fuerzas en la gestión y difusión de estos yacimientos, patrimonio de la UNESCO.