165 voluntarios participaron en el programa Volunta Tormes 2017

Raúl Tapia y Manuel Rufino García realizaron el balance. /M.J. GUTIÉRREZ
Raúl Tapia y Manuel Rufino García realizaron el balance. / M.J. GUTIÉRREZ

Durante esta edición se han puesto en valor las riberas de Almenara de Tormes y Valverdón

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDSALAMANCA

El diputado de Medio Ambiente, Manuel Rufino García, acompañado de Raúl Tapia, director-gerente de la Fundación Tormes-EB, presentó ayer el balance del proyecto medioambiental Volunta Tormes 2017.

Se trata de la sexta edición en la que colabora la Diputación, ya que el programa nació en 2001, y en la que han participado 165 voluntarios, que han puesto en valor las riberas de Almenara de Tormes y Valverdón, realizando actuaciones como la Ruta del navegante en los mares de cereal, recorrido de 9 kilómetros en Valverdón, o el sendero Entre hojas y plumas, también en Valverdón a través de un bosque de ribera; municipio en el que se ha actualizado la Ruta de Catedrales Vivas.

Por su parte, en Almenara de Tormes se ha realizado una intervención artística en la naturaleza de la mano de Carlos Fontales.

Además, indicó García, se ha trabajado en el fomento de la avifauna con la revisión de 28 nidales y comederos, la recogida de materia vegetal para mantener el ecosistema del río y la ribera, y la plantación de 120 especies de ribera autóctonas.

Este programa demuestra la «importancia de conservar el entorno natural desde un punto de vista ecológico pero también como recurso natural y turístico», puesto que el ecoturismo genera riqueza y empleo, destacó García, a la vez que se promociona la biodiversidad de los márgenes fluviales de la provincia.

Por ello, quiso agradecer la implicación de las personas que viven en esas zonas, que responden con entusiasmo, y reconocer la labor de los voluntarios en la recuperación de este recurso natural del que disfrutan todos los ciudadanos.

Asimismo, recordó que la colaboración de la Diputación con la Fundación Tormes-EB se inició en 2012 y desde entonces se han recuperado 40 kilómetros de ribera en 15 municipios con la participación de 1.400 voluntarios. Una colaboración que continuará en 2018 con un nuevo convenio dotado con una partida para Volunta Tormes y con otra de 7.000 euros para un seminario de comunicación ambiental que se celebrará en julio y pretende convertir a la provincia en referente en este ámbito, pues contará con ponentes de prestigio internacional.

Este tipo de seminarios, como señaló Raúl Tapia, no se celebran desde 2008 y permiten el análisis y la puesta en común de investigaciones, por lo que se quiere convertir en un foro permanente que se celebre cada año en Salamanca.

Por otro lado, Tapia también se refirió a la edición de Volunta Tormes que ha finalizado, agradeciendo la colaboración de la Diputación desde hace siete años, lo que ha permitido que se hayan realizado un mayor número de actuaciones en defensa del patrimonio natural y cultural, así como labores destinadas a un fin turístico.

En este sentido, habló no sólo de la necesidad de actualizar las rutas, haciendo que la señalítica esté en perfectas condiciones, sino también de abrir otras rutas nuevas y seguir investigando. Así, recordó que cuando en el año 2000 llegaron a la zona donde están trabajando no había ninguna ruta y ahora hay una docena, tampoco había establecimientos turísticos y ahora hay 15.

Además, habló de que en los pueblos hay déficit de rincones perdidos, en los que están trabajando, consiguiendo su embellecimiento a través de jardines mediterráneos, convirtiéndolos así en lugares estéticos con valor dentro de la biodiversidad.

También es objetivo de la Fundación Tormes crear galerías de arte rural y apostar por los valores del patrimonio del siglo XXI a través de murales, esculturas... que permiten actualizar e innovar en las riberas, así como aumentar los recursos patrimoniales. Para ello han contado con profesionales de la comunicación o la difusión como voluntarios y en 2018 participarán el periodista ambiental José Luis Gallego, así como José Luis Araujo.

Por otro lado, según señaló Tapia, en este 2018 se continuará trabajando en la accesibilidad de los ríos para que vuelvan a ser zonas de uso y encuentro con el paisaje; y se colaborará con proyectos nacionales e internacionales para tratar de frenar el descenso de la golondrina, el gorrión o la lechuza. Además, se tratará de hacer frente a las especies invasoras que tantos daños producen al ecosistema, además de generar pérdidas económicas. Y se organizará un voluntariado para adolescentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos