FÚTBOL - Segunda B

Unionistas CF perdona a un defensivo Sanse y logra el punto para eludir el descenso directo (1-1)

Piojo y Navas pugnan por el balón con un rival del Sanse. /María Serna
Piojo y Navas pugnan por el balón con un rival del Sanse. / María Serna

El equipo salmantino, que mereció una amplia victoria ante un rival que no se jugaba nada, peleará por los puestos de Copa hasta el final

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Punto agridulce para Unionistas de Salamanca. Agrio porque mereció los tres siendo muy superior de principio a fin a una UD Sanse que no se jugaba nada en el encuentro, y dulce porque tras el empate de esta tarde dice adiós de forma definitiva al descenso directo a Tercera a falta de dos jornadas en el año de su debut en Segunda B, y solo remotas opciones le podrían condenar a jugar el play-out. Eso sí, lo que podrá seguir peleando es el noveno puesto de Copa del Rey con el Coruxo, precisamente su próximo rival. Además, si este domingo el Pontevedra gana o empata en el campo de Las Palmas Atlético o si el Inter gana al Burgos, los de Aguirre también dirán adiós de forma matemática al play-out.

El equipo salmantino, por juego y clarísimas ocasiones, mereció una amplia victoria ante el Sanse, que aprovechó a la contra el único error en defensa del equipo charro para adelantarse en el 65 y tras el asedio unionistas en los minutos finales, Adrián Llano logró la más que merecida igualada en el 87. Incluso en la prolongación, Diego Hernández tuvo dos claras ocasiones a las que sumar a las anteriores para haber dejado los tres puntos en Las Pistas.

Roberto Aguirre presentó un once con muchas novedades, más de las que él hubiera deseado, porque no pudo alinear a su portero titular Carlos Molina por unas molestias en la rodilla que le impidieron entrenar los últimos días, por lo que tuvo que debutar el joven sub-23 Lluis Andreu bajo palos; además, regresó al lateral Piojo -en A Coruña jugó como extremo-, junto a Admonio y Quintana; otra novedad fue la presencia de Góngora en el lateral zurdo tras muchos encuentros fuera del once e incluso alguno fuera de la lista. En la medular, Portilla acompañó en esta ocasión a Ribelles; y por delante novedades en ambas bandas recuperando al lesionado Javi Navas y por la izquierda Jorge Hernández.

El partido enfrentaba a dos equipos mucho más igualados en la tabla de lo que indicaban sus presupuestos al inicio de la tabla. Una UD Sanse que llegó a coquetear con el play-off con su gran inicio de campaña pero que se fue desinflando con el paso de las jornadas en la segunda vuelta que le hizo llegar a las tres últimas sin objetivos reales, mientras que a Unionistas, recién ascendido y candidato a pelear hasta el final por salvarse, le hacía falta solo un punto para evitar el descenso matemático.

Desde el inicio se pudo comprobar cómo el que más tenía en juego era Unionistas, que además optó por jugar mucho más por el piso que de costumbre porque junto a Carlos de la Nava estaban otros peloteros como Portilla, Jorge Hernández o Javi Navas -mucho más activo el abulense que el zamorano, que pasó inadvertido-. Eso sí, la UD Sanse, con una defensa adelantada y también vocación ofensiva, tenía en Iván Pérez por la izquierda a su jugador más incisivo.

El equipo de Aguirre no tenía excesivos problemas para plantarse en la línea de tres cuartos con Carlos de la Nava campando a sus anchas por la medular, cabeceando los centros hacia sus compañeros o bajando el balón al verde para enviarlo especialmente a la derecha. A los 16 minutos empezó a llegar con cierto peligro al área Irureta porque tras un centro de Garrido para De la Nava y tras un primer remate, el rechace le cayó a Javi Navas que lanzó el balón al teral de la red. Diez minutos después, fue Garrido al que lanzó muy desviado solo desde el punto de penalti.

Se estiró también la UD Sanse y pudo incluso marcar en el 28 con un doble remate a bocajarro del capitán Perales para probar en su primera seria intervención al meta debutante en Unionistas. Fue la única llegada seria de los madrileños en toda la primera parte.

Pero sin duda el que mereció el gol en esta primera parte fue Unionistas con una doble llegada de los locales: la primera de Carlos de la Nava llevando el balón hasta el pico de la área derecho, allí abrió para Javi Navas que prefirió recortar y lanzar con su pierna menos buena en vez de centrar aunque su chut salió muy desviado; y en la continuación de la jugada, fue Garrido el que remató mordido en el interior del área desviado.

Si en la primera parte fue mejor Unionistas, en la segunda no hubo rival.

El partido se reinició con las mismas intenciones por parte de Unionistas, intentando abrir un marcador que le condujera a la salvación matemática. Y ya en el 47 tuvo una doble ocasión, la primera tras una acción de gran técnica individual de Javi Navas, que recortó a su par con un taconazo, su centro lo remató Carlos de la Nava pero el esférico se estrelló en un central, y en la continuación, el esférico fue para la banda contraria, con centro de Góngora y cabezazo alto de De la Nava. El charro también fue protagonista en el 52, cuando el punta probó fortuna desde la frontal auqnue algo escorado a la derecha, y mandó el balón con violencia al palo de atrás que sujeta la red de la portería madrileña. Las llegadas de Unionistas eran constantes pero le faltaba remate al equipo de Aguirre. Solo acertar, como le pasó en el 57 cuando tras otra gran acción colectiva en ataque, la acción terminó con un flojo remate de Jorge Hernández desde dentro del área a las manos del meta.

El gol rondaba el área pero lo cambiante del fútbol dio una sorpresa inesperada. En el 64 Javi Navas estuvo muy cerca de lograr uno de los goles unionistas de la Liga con un potente chut desde la frontal que desvió a córner Irureta con paradón en vuelo de gran palomita, pero en esa misma acción y a la contra se adelantó la UD Sanse porque tras un falló de control de Garrido, el recién entrado Carnicer se plantó solo ante Lluis Andreu al que batió con una sutil vaselina en su salida desesperada a la frontal. Del que pudo ser el 1-0 al 0-1.

La reacción de Aguirre fue meter otro punta, Diego Hernández, por el inadvertido -una vez más- Jorge Hernández, para dejar caer a Garrido a la izquierda. Quedaban 19 minnutos. Y el dominio local no podía ser mayor porque fue así toda la segunda parte ante un Sanse que tenía un botín jamás pensado con su escasa aportación al partido. El segundo cambio fue Llano -poderió aéreo- por Ribelles con 15 minutos por delante.

Empate y dos finales para ganar

La mejor de Unionistas hasta el final fue para Diego Hernández en el 84 con una cabezazo del punta solo en inmejorable situación tras un gran centro de Javi Navas que no cogió portería. Pero el gol no llegó hasta el 87, con Javi Navas dando otro recital de centros, esta vez para Llano que se anticipó a la defensa para batir a Irureta. E incluso con el tiempo cumplido pudo ganar Unionistas cuando tras un fallo defensivo Diego Hernández se presentó ante el meta aunque muy escorado y su chut forzado terminó en córner. Y otra más en el 93, otra contra de Carlos de la Nava para Diego y en el mano a mano se infló de balón pero la mandó alta tras botarle antes el esférico.