FÚTBOL - Segunda B

Unionistas firma su salvación virtual ganando otro derbi al Guijuelo (1-0)

Carlos de la Nava celebra su gol. /María Serna
Carlos de la Nava celebra su gol. / María Serna

El equipo de la capital vence con un tanto de penalti de Carlos de la Navega y aleja a los chacineros del sueño de pelear por el play-off

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

El último derbi salmantino de la temporada en Segunda B ha finalizado esta tarde en Las Pistas con victoria por la mínima de Unionistas CF ante el CD Guijuelo gracias al tanto en la primera parte de Carlos de la Nava de penalti. El equipo de Aguirre, mejor a los puntos que su rival en un parte para cada uno, vuelve de esta forma a vencer a los chacineros, a los que ya derrotaron en la primera vuelta en Guijuelo (1-0). La primera parte territorialmente hablando de Unionistas y la segunda para el CD Guijuelo, ambas circunstancias influenciadas por el fuerte viento reinante en Las Pistas.

El triunfo permite por fin respirar tranquilo a Unionistas con respecto al descenso directo. Y es que a falta de cuatro jornadas para la conclusión aventaja es de 11 puntos con el Rápido de Bouzas, primero que desciende, con 12 puntos por jugarse, aunque hoy el Unión Adarve podría reducir un poco la renta porque si gana este domingo se pondría a 10 de Unionistas con 12 por jugarse. Es decir, salvación directa virtual. Todavía quizá le toque sumar algún punto más a los de Aguirre para certificar el adiós a la promoción de descenso, a la que ahora ya aventaja en ocho puntos aunque Las Palmas Atlético y el Burgos juegan este domingo. El reto de la salvación sin agobios para Unionistas en su primer año en la Segunda B y con uno de los presupuestos más bajos ya está prácticamente hecho para los de Aguirre, que está exprimiendo al máximo las cualidades de la plantilla blanquinegra. El salmantino Carlos de la Nava volvió a dar otra exhibición en la mediapunta, digiendo el juego ofensivo y ganando ventajas para sus compañeros, mientras que Ribelles fue clave en la medular. En cambio, en el CD Guijuelo no brillaron ninguno de sus puntales: Fuster o Luque apenas entraron en juego echando mucho de menos la unión con la medular de Carlos Rubén.

El Guijuelo llegaba Las Pistas para seguir metido de lleno en la lucha por el play-off tras su extraordinaria segunda vuelta, y tras ganar en los últimos dos encuentros al Atlético B (0-1) y Real Madrid Castilla (2-1). Tras caer en Las Pistas, los chacineros se quedan con 52 puntos a seis del play-off con apenas 12 puntos por jugarse.

Roberto Aguirre apostó de inicio por dos novedades con respecto al derbi en el Helmántico, recuperando a Unai, sancionado, y a Ribelles ya para el once titular, en detrimento de Portilla, el goleador ante el Salamanca CF, y Albisua; por su parte, Ángel Sánchez cubrió las bajas por tarjetas de Carlos Rubén e Iván Pérez con el capitán Jonathan Martín y Cristóbal.

Enseguida se vio que a Unionistas le urgían más los puntos que a su amigo visitante. No es lo mismo pelear por salvarse que por un sueño lejano. Y el equipo de Roberto Aguirre dominó de inicio a un Guijuelo obligado a replegarse por las constantes conexiones del juego ofensivo local con Carlos de a Nava, la profundidad de Javi Navas o las siempre peligrosas apariciones de Unai Hernández.

Así, no tardaron en llegar las primeras claras ocasiones de Unionistas y que aunque no hicieron intervenir a Felipe Ramos, sí que pudieron abrir el marcador de no ser por la intervención de sus compañeros. En el 10, gran cabalgada de Javi Navas, le dobla Unai y su centro por el piso es desviado a córner por un defensa ante la inminente llegada de Carlos de la Nava; y en el 14, otra gran acción combinativa de Unionistas, y al centro raso de Adrián Llano por la izquierda no llegó por los 'pelos' Unai lanzándose al suelo en plancha.

Eso sí, el primer en intervenir fue Molina, portero local. La primera vez que pasó de forma seria el centro del campo el equipo de Ángel Sánchez, un centro desde la derecha le llegó con demasiada faclidad a Espina en el punto de penalti, le dio tiempo a intentar girarse pero cuando fue a rematar se resbaló y el mordido disparo le fue a las manos al meta cartagenero.

Al CD Guijuelo apenas le duraba el balón, no aparecía Luque en la medular, Ribelles era como una lapa para Espina, mientras que Fuster o pasaba inadvertido.

Tanto dominio local no tardó en traducirse en gol. Fue en el 27 cuando Jesús Muñoz derribó a Garrido en área, un penalti muy claro, en el pico del área, tan claro como innecesario en ese lugar. Carlos de la Nava se fue directo a por el balón y en el lanzamiento engañó claramente a Felipe Ramos lanzando a su derecha.

Muy poco había hecho el Guijuelo hasta entonces pero con la enorme calidad del equipo de Ángel Sánchez cada esférico en condiciones a sus jugadores ofensivo podía llevar peligro. Como en el 30, cuando Carmona se sacó un zapatazo desde la frontal, que se convirtió en mucho más peligroso con el viento y se marchó cerca del palo izquierdo local. De nuevo desde fuera, ya en el 40, y en este caso Cristóbal, probó fortuna ahora buscando el palo derecho. Era la forma que encontró el CD Guijuelo de incordiar a Molina ante la firma defensa unionista.

El 1-0 al descanso era justo premio para los locales ante un CD Guijuelo que necesitaba reaccionar si quería seguir soñando con el play-off de ascenso. Y la primera medida que adoptó su técnico fue meter de inicio al punta Ten Den por Cristóbal.

El primer susto para los locales no tardó en llegar con un remate forzado de Espina que Molina tuvo que mandar a córner con una oportuna mano en el 48. Además, el CD Guijuelo empezó a forzar faltas en las inmediaciones del área porque los chacineros tuvieron varios balones parados para ir cercando el área. Los papeles habían cambiado y ahora era Unionistas el que trataba de aprovecharse de la fuerza del viento con balones largos a un peleón Garrido ante un Guijuelo dominador. La necesidad apretaba para los chacineros, que querían seguir vivos en la lucha por el play-off.

Aguirre se vio obligado a cambiar a Adrián Llano en el 57 por lesión para dar entrada a Portilla. El segundo, ya en el 70 y sin que se produjeran novedades en cuanto a ocasiones, de Jorge Hernández por Unai.

Y a partir de ahí se revolucionó el partido por momentos con una clara ocasión para cada uno y con apenas un minuto de diferencia. En el 71 fue Carmona el que casi marca con un potente chut que pasó casi rozando el larguero, y en la reanudación del juego, Carlos de la Nava encaró a dos centrales y su chut desde el interior acabó estrellándose en un defensa chacinero para marcharse a córner.

En el 75 hubo de nuevo una para cada uno. Contra de cuatro para tres de los locales que Jorge Hernández desperdicia chupándose el balón eligiendo la peor opción posible para acabar perdiendo el balón, y en la contra, Molina tuvo que salir fuera del área jugándosela ante Espina para evitar un mano a mano chacinero.

Al larguero Jorge Hernández

La sentencia para Unionistas pudo llegar en el 78. Control en la media punta de Carlos de la Nava, se la cede a Jorge Hernández y su chut se estrelló en el larguero con violencia y en la continuación, otro fuerte chut de Garrido que desvió en una gran palomita Felipe Ramos.

Ángel Sánchez metió ya toda la pólvora que le quedaba en el banquillo dando entrada a otra punta, Javi Borrego, por Juanra. Pero el que más cerca del gol estuvo fue de nuevo Unionistas, con un chut forzado de Portilla que salió alto por poco.