FÚTBOL - Segunda B

Triunfo vital para un Salamanca CF que deja al Inter el play-out a falta de una jornada (2-1)

David Torres celebra su gol al Inter. /Maria Serna
David Torres celebra su gol al Inter. / Maria Serna

Los salmantinos ganan con tantos de David Torres y Jehu y dependerán de sí mismos para evitar la promoción de descenso en la jornada final

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Primera final sacada adelante para el Salamanca CF. El equipo charro se ha impuesto esta tarde al Inter de Madrid (2-1) y da un importante paso para evitar la promoción de descenso. De hecho, con este triunfo y con la derrota del Rápido de Bouzas en casa, los de Antonio Calderón ya no podrán descender de forma directa y además salen del puesto de promoción de descenso, puesto que recae ahora en el Inter de Madrid, conjunto que hace unas jornadas parecía salvado pero con que cinco derrotas y un empate en las últimas seis jornadas se ha metido por méritos propios en un lío de los gordos.

Ahora el Salamanca CF visitará en la última jornada al Celta B dependiendo de sí mismo para evitar el play-out. Los charros ocupan el puesto 14º con 46 puntos, los mismos que el 13º, el Celta B -próximo rival-, que cayó en Burgos, el Valladolid B, 15º, tras empatar en Guijuelo, y uno por encima del Inter, con 45, ahora en play-out. El empate a los de Calderón en Vigo le valdría para evitar la promoción de descenso al tener la el goalverage ganado del partido de la primera vuelta. El Valladolid B recibirá al descendido Fabril, el Inter a un Guijuelo que ya no se juega nada, mientras que Las Palmas, con 47 puntos, visita al Atlético B.

El partido tuvo una primera parte muy igualada, con mucho miedo en los dos equipos a fallar con todo lo que había en juego y en la que terminó adelantándose gracias a un gran gol de David Torres tras servicio de Asdrúbal y en la segunda, en la que el Inter salió a por el empate pero con el paso de los minutos se quedó sin fuerzas y terminó en manos de un Salamanca CF superior que logró el segundo por medio de Jehu en una acción a balón parado. El equipo madrileño logró el 2-1 en el añadido pero no hubo tiempo para más y el triunfo se terminó quedando en un Helmántico que lo celebró con precaución consciente de que en Vigo tendrá una nueva final.

Calderón presentó un once con muchas más novedades de las esperadas ante el Inter. Como dijo en rueda de prensa partió con defensa de cuatro con la gran novedad de Tyson en el lateral derecho junto a Carpio, Jehu y Mena; en la medular dejó en el banquillo a Amaro para entregar la medular a Sergio Molina y Chatón, con las bandas para Calero y Manu Molina, mientras que por delante regresó al once Asdrúbal junto a David Torres.

Le costó entrar al Salamanca CF en el partido ante un Inter bien plantado y que tenía su baza en la superioridad física de su 9, Rufo, ante los 'pequeños' centrales colocados por Calderón. De hecho los primeros minutos se jugaron más en el campo de los locales, que eran incapaces de sacar el balón jugado ni de encontrar a sus bandas. El miedo a fallar parecía agarrotar a los blanquinegros. Como casi siempre esta temporada, al equipo de Calderón le costaba llevar la iniciativa en el juego.

Sus opciones pasaron por el balón parado y a los 19 minutos Chatón pudo rematar un córner desviado por la defensa y después en el 20 una falta lateral de Manu Molina a la que no llegó por poco David Torres.

La respuesta fue en el 27 del Inter, también con una falta lateral que remató Fran Morante -que hizo la pretemporada con el equipo del Helmántico- muy solo en el interior del área a las manos de Sotres. Unos minutos después volvió a rematar el central totalmente solo otra falta madrileña aunque después el colegiado señaló fuera de juego. La superioridad por arriba era un gran problema para los de Calderón. En la siguiente, ya en el 31, el míster gaditano metió a todo el equipo charro en el área pero aún así casi Rufo logró rematar un balón que hubiera sido decisivo de haberlo hecho.

El Salamanca CF se sacudió ese peligro a la contra con el primer lanzamiento a palos del equipo local, un disparo de Manu Molina buscando el palo largo desde la izquierda con rosca pero allí llegó el meta del Inter para desviar a córner. Fue el preludio del tanto del Salamanca CF, un gran pase en profundidad de Asdrúbal para David Torres, que el 9 de los charros aprovechó para batir de tiro raso y cruzado al meta visitante. El equipo de Calderón se llevaba así al descanso un excesivo premio para los méritos de unos y otros, y que permitía a los blanquinegros salir ya del puesto de promoción de descenso, que recaía en el Inter. Además, con la derrota del Rápido de Bouzas ante el Castilla, el descenso directo ya era un peligro alejado del todo.

Al equipo madrileño, consciente de su realidad, no le valía otra que salir a por el partido. Al menos a puntuar en el Helmántico. Salió a mandar y comenzó a inquietar la portería de Sotres con disparos lejanos, todos ellos desviados, pero que mantenían muy rezagado a un Salamanca CF obligado a replegarse. Viendo este panorama, Calderón sacó a José García para ganar posesión entre líneas por un Manu Molina que incluso fue silbado en la primera parte por el respetable. Le salió bien. El técnico del Inter hizo los tres cambios antes del minuto 70 buscando tener más presencia ofensiva porque aunque su equipo tenía el peso del partido, le faltaba profundidad y remate.

El que la tuvo fue el Salamanca CF en el 71 por medio de uno de los mejores valores del equipo durante la temporada. El disparo desde fuera del área de Calero, que obligó al meta de Inter a lucirse con otro paradón para mandar el cuero a saque de esquina. Calderón buscó más mordiente con Luque en el 73 por un cansado Asdrúbal.

El paso de los minutos, lejos de dar oxígeno al Inter para intentar el empate le pasaba factura en el apartado físico. Y la sentencia no tardó en llegar porque en una falta lateral la metió en las mallas en un doble remate desde el centro del área ante una defensa que solo pudo mirar el remate del mexicano.

Doble susto en el Inter

En los minutos finales llegó un doble susto porque, en primer lugar, su jugador Robles, recibió un golpe en la cabeza y tuvo que ser evacuado en camilla del campo. Y ya en el 93, Alberto remató de cabeza desde dentro del área a la contra para meter el miedo en el cuerpo a la afición local colocando el 2-1. Apenas se jugó un minuto más y el Salamanca CF selló una victoria que puede ser vital para su permanencia.