Tres alcaldes de la zona piden que no se destruyan los azudes del Agadón

Presa de riego de Serradilla del Llano. /WORD
Presa de riego de Serradilla del Llano. / WORD

Los ediles de Serradilla del Llano, La Atalaya y Zamarra reclaman un estudio «serio y riguroso» y la CHD dice que tendrá en cuenta la propuesta

SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

Los alcaldes de Serradilla del Llano, Fermín Mangas, La Atalaya, Feliciano Hernando, y Zamarra, Ángel Morán, han reclamado tanto a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente como a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) que no se lleven a cabo las demoliciones proyectadas en varios azudes del río Agadón hasta que no se realice un nuevo estudio «profundo y riguroso». Estas actuaciones están contempladas dentro del proyecto Life Cipriber en el apartado de permeabilización de obstáculos segunda fase que, si bien, no dependen de Medio Ambiente, entienden que «no tenía que permitir que sigan adelante porque esto lo que va a provocar es que las especies invasoras tengan la puerta abierta a llegar aguas arriba del Agadón».

Dicen los firmantes del escrito que «gracias a las aguas embalsadas se ha sostenido durante decenios la pesca, en las cada vez más frecuentes sequías estivales».

En el caso concreto de Serradilla del Llano, con la actuación que se va a llevar a cabo afirman que «se comprometerá seriamente el riego de las huertas».

Cuestionan el estudio, entre otros motivos, porque habla de destruir azudes que no son tal como el ubicado en la zona del Puente del Badillo en La Atalaya o «el que se monta durante tres meses en Serradilla del Llano para que sirva de zona de baño y como punto de toma de agua a las aeronaves para la extinción de incendios y el resto del año no está».

Recuerdan que este proyecto Cipriber en su primera fase ha supuesto la construcción de dos escalas en el río Águeda, en el término de Navasfrías, las cuales «dejan mucho que desear» ya que transcurrido poco tiempo «se encuentran descalzos los cimientos por el agua y con grave riesgo de romperse».

Por parte de la CHD, coordinadora del proyecto, han matizado que este proyecto Cipriber es «transparente y riguroso» y que está sometido a información pública y a la evaluación de un Comité Científico. Aseguran que la propuesta de estos alcaldes «será tenida en cuenta como el resto» y que «la decisión última no está tomada» pues no es la primera vez que hay modificaciones.