El rector invita a estudiar la «modificación y mejora» de la Constitución de 1978

Paraninfo de la Universidad durante los actos de ayer por el 40 aniversario de la Constitución. /LAYA
Paraninfo de la Universidad durante los actos de ayer por el 40 aniversario de la Constitución. / LAYA

El Paraninfo de la USAL congregó ayer a políticos, académicos y periodistas para debatir sobre los 40 años de la Ley suprema

DANIEL BAJO / WORDSALAMANCA

La Constitución española está a punto de cumplir 40 años y los homenajes a la norma fundamental se suceden. Cuatro décadas de imperio de la ley y de protección de los derechos fundamentales de la ciudadanía bien merecen un debate como el de ayer en la Universidad de Salamanca.

La Usal congregó entre sus muros a políticos, periodistas, catedráticos y empresarios que debatieron sobre qué ha supuesto al Constitución, su vigencia, sus puntos fuertes y débiles y su posible reforma.

Antes del debate académico estuvieron los discursos políticos. El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Hererra, afirmó que el 40 aniversario de la Constitución es el momento más oportuno para «reivindicar el autonomismo útil y responsable en el que tantos creemos». Herrera añadió que merced a la Constitución surgió un proceso de profunda descentralización política y administrativa y un modelo autonómico que «no es en absoluto un modelo fallido». «La Constitución es un excepcional patrimonio colectivo de todos» y «despreciarlo o dilapidarlo no solo sería un error sino una insensatez de magnitud histórica de consecuencias irreparables».

Ese autonomismo útil y responsable es «lo que nos obliga a centrar los mejores esfuerzos en la prestación con calidad y equidad de los servicios públicos esenciales que tenemos encomendados. En practicar un diálogo político y social que complete y haga mejor la democracia representativa. Y en ejercer siempre nuestra autonomía política desde la razón, el derecho y la lealtad constitucional», señaló.

Herrera también calificó la Constitución de 1978 como «la mejor de nuestra Historia» y añadió que en este momento de complejos debates ante los graves problemas y retos que marcan la actualidad, la Constitución sigue formando parte de las soluciones que España necesita y, por ello, «debe ser dignamente celebrada, activamente defendida y adecuadamente explicada y compartida con las nuevas generaciones de españoles a través de nuestro sistema educativo».

Del mismo modo, y pese a algunas «falsedades revisionistas», Herrera recordó que la Transición fue un período del que todos los españoles pueden sentirse orgullosos y ha señalado que los valores y principios de la Constitución siguen siendo «infinitamente superiores a lo que proponen quienes la critican», así como que «las instituciones que nos dimos en ella no son ninguna anomalía, sino que se justifican por su servicio, incluida una Monarquía Parlamentaria, que es la forma de Estado de algunas de las democracias más antiguas, avanzadas y estables del planeta».

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, centró su intervención en la idea de reforzar la unidad de España a través de la igualdad. Para ello, abogó por buscar bases y principios sólidos comunes o por armonizar las normativas autonómicas en distintas materias.

En su opinión, es posible explorar soluciones constitucionales que permitan avanzar en la igualdad de todos los ciudadanos independientemente de la región. En su intervención, Fernández Mañueco defendió la validez del modelo constitucional y de las autonomías para potenciar los servicios para los ciudadanos. «Todos somos partícipes», dijo, «desde Salamanca y Castilla y León de la construcción de España con el sistema de autonomías que ha permitido el mayor progreso de la Historia de España». Por otro lado, apuntó que es necesario valorar más la Constitución Española «empezando por las propias administraciones públicas». La Constitución es algo que «debemos cuidar, divulgar y apreciar», para añadir que es importante incidir en los colegios, para que los jóvenes valoren y defiendan la importancia de convivir en un sistema de derechos y libertades.

Fernández Mañueco aprovechó la celebración del acto en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca para recordar el paso por esas aulas de personas relevantes en el proceso constituyente, como los catedráticos Enrique Tierno Galván y Francisco Tomás y Valiente y el estudiante Adolfo Suárez, a quienes puso como ejemplo del espíritu de la Transición.

Visión académica

El consejero de Educación, Fernando Rey, aprovechó el acto para presentar públicamente los materiales sobre la Constitución del 1978 elaborados por la Junta de Castilla y León. Los académicos constitucionalistas de Castilla y León se han propuesto «saldar la deuda» que perciben en el ámbito educativo con relación al conocimiento de la Constitución y para ello han preparado un material didáctico. El consejero defendió la idea de acercar a los estudiantes a una «Constitución viva», que debe ser conocida primero para posteriormente ser apreciada.

«No se puede querer lo que no se conoce», resaltó Rey, convencido de que las «gafas claramente educativas» que se han colocado este grupo de constitucionalistas de las cuatro universidades públicas de la región van a servir a los estudiantes y también a sus profesores para ver más claro el valor de la norma fundamental. La Carta Magna «no es un papel burocrático», sino que trasciende en las «emociones» y sirve para «transformar los embates en debates».

En opinión del consejero, este texto «permite canalizar el conflicto» y además «establece la igualdad de todos los españoles y también la unidad territorial, compatible con la diversidad», en un momento en el que «muchos asuntos parecen irresolubles», recogen varias agencias. Los materiales sobre la Constitución del 1978 elaborados por la Junta de Castilla y León ya están disponible en el portal de Educación del Gobieno regional. Estos documentos están destinados a profesores de Primaria, Secundaria y Bachillerato.

Finalmente, cabe destacar la intervención del rector de la Universidad, Ricardo Rivero, quien invitó ayer en el Paraninfo del Estudio salmantino a modificar la Constitución de 1978 ya que «40 años son tiempos de madurez». En concreto, Rivero expresó la necesidad de «pensar en la lectura que de la Constitución hacen los que nacieron después de que se aprobara».

En este sentido, Rivero, en su intervención explicó que «los alumnos de la Universidad cuentan con ideas propias a su tiempo» y que por ello «deben comprender lo importante que fue la Constitución como un acuerdo entre todos». El rector evocó la Constitución como un marco de concordia que invita a su «modificación y mejora». La Constitución es un espacio de oportunidades y de necesidades, con espacios para propuestas dialécticas, lugar de puntos de encuentro necesarios para el entendimiento. Y entre todo esto está la Universidad, y la primera, la de Salamanca», agregó.

El rector recordó que en la celebración del VII Centenario se acordó el nombramiento de 20 doctores honoris causa, explicando que «alguno de ellos fue revisado», como el de Franco. Por ello, recalcó que en 2018 se nombraron tres mujeres. «Los valores de la Constitución del 78 son distintos a los de aquella época y coinciden con los de la Universidad: libertad, justicia, igualdad y pluralismo», concluyó.