El proyecto del Centro de Recepción de Visitantes arranca mermado tras 15 años de retrasos

Plano explicativo del futuro Centro de Recepción de Visitantes./WORD
Plano explicativo del futuro Centro de Recepción de Visitantes. / WORD

El Ayutamiento licita por 931.000 euros las obras de remodelación de la plaza del Mercado Viejo

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

El anhelado proyecto de dotar a la capital delTormes de un Centro de Recepción de Visitantes comenzó a tomar forma ayer con el anuncio por parte del Ayuntamiento de la licitación de las obras de urbanización de la plaza delMercado Viejo, con el fin de ubicar en este espacio, próximo al Museo de Historia de la Automoción, el futuro centro, donde estacionarán los autobuses turísticos y donde los visitantes tendrán su primer contacto con la ciudad. El presupuesto de la licitación asciende a 931.315 euros y el plazo de ejecución de las obras se extenderá a lo largo de cinco meses.

El anuncio del Consistorio ha servido, irónicamente, para desempolvar de las hemerotecas los interminables frenazos y retrasos que ha venido sufriendo el proyecto a lo largo de los últimos 15 años. No en vano, en el primer lustro de este siglo elAyuntamiento, gobernado también por el PartidoPopular y con Julián Lanzarote ocupando el despacho de la Alcaldía, comenzó a gestar e ir perfilando, en torno al año 2004, la idea de potenciar las infraestructuras turísticas de la ciudad con la habilitación de un centro específico para dar la bienvenida a los visitantes.

El primer emplazamiento que defendió el Consistorio para el futuro centro era una parcela en la zona de SanJosé situada en las proximidades del puente Príncipe de Asturias. Sin embargo, en enero de 2006 el grupo de gobierno del Partido Popular cambió de opinión y su entonces concejal de Urbanismo,Salvador Cruz, avanzó que el Consistorio iba a construir finalmente el nuevo centro en un espacio urbanizado en la zona de la Vaguada de la Palma.

Sin embargo, la frontal oposición de colectivos como la asociación Ciudadanos por la Defensa delPatrimonio, el posicionamiento contrario de la ComisiónTerritorial de Patrimonio Cultural de la Junta y la prohibición por parte de la Unesco de que el centro se ubicara en la Vaguada de la Palma sepultaron el proyecto. Tampoco prosperó, por los recelos de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Junta y de colectivos vecinales, la idea de edificar el centro en la calle Balmes.

El PSOE acusa a Carbayo de olvidarse de reclamar a la Junta la financiación que prometió en el año 2007 para sufragar la construcción del centro

En el año 2013 el proyecto fue resucitado, justo durante el primer mandato en la Alcaldía de AlfonsoFernández Mañueco, al ser incorporado al Plan de Movilidad UrbanaSostenible. Entonces elConsistorio barajó dos posibilidades como posibles emplazamientos.Uno era la avenida Mirat, siendo concebido el centro como un simple apeadero de autobuses, y el otro la plaza del Mercado Viejo. Finalmente, el Ayuntamiento se decantó por esta segunda opción, aunque la iniciativa no logró salir adelante ni durante el primero ni durante el segundo mandato de Mañueco y ha habido que esperar a ayer, con un Gobierno bipartito formado por PP y Ciudadanos gestionando el Consistorio, para que comience a materializarse.

El Ayuntamiento explicó ayer que el proyecto persigue que en la plaza delMercado Viejo puedan parar de forma transitoria los autobuses con viajeros y otros vehículos que llegan a la ciudad, evitando así el actual estacionamiento en el Paseo del Rector Esperabé. El proyecto afecta también a la Plaza de Santiago y las calles Santiago, Barquillo, de la Pesca, Teso de San Nicolás y Santa María La Blanca de forma parcial.

Esta zona es actualmente un aparcamiento desordenado de vehículos, bolardos y contenedores, con un pavimento de adoquín de cemento en algunos puntos visiblemente deteriorado. Los trabajos a desarrollar contemplan un carril de dirección única alrededor de la Casa Escuela Santiago Uno, permitiendo la circulación correcta de los autobuses con el loable fin de que no tengan que hacer maniobras peligrosas.

Junto al Museo de Historia de la Automoción se reserva un espacio en el que se permitirá que puedan parar hasta cuatro autobuses a la vez.

El resto de la plaza será peatonalizado, eliminando las barreras arquitectónicas y mejorando la accesibilidad para personas con discapacidad y movilidad reducida. Las calzadas estarán a nivel de acera con un color distinto cada una para diferenciarlas, con el objeto también de no establecer obstáculos para los servicios de emergencia en caso de que sea necesaria su presencia. Además, se crean dos zonas de estancia nuevas con 25 árboles, jardineras y bancos, trasplantándose las actuales acacias con valor botánico, entre el edificio de Santiago y los jardines de Rector Esperabé.

La urbanización de la plaza del Mercado Viejo implicará la modificación del trazado del carril bici para que no interfiera con la llegada y salida de autobuses. Así, se lleva por la calle de la Pesca y por la Plaza de Santiago hacia el Puente Romano, suprimiendo el tramo de calle Teso de San Nicolás. Al mismo tiempo, se restringirá el tráfico de las calles Santa María la Blanca y Santa Brígida, por lo que se realizará una rotonda.

Finalmente, el proyecto incluye la colocación de nuevos sumideros, con mejoras puntuales en la red de abastecimiento de agua –que se ha renovado, junto con la de saneamiento, recientemente- y la instalación de nuevas luminarias LED que aseguren el nivel de iluminación, así como el mayor ahorro energético posible.

Críticas socialistas

Las reacciones políticas al anuncio del Ayuntamiento fueron inmediatas.El PSOEcensuró que al equipo de gobierno municipal del PP, encabezado por Carbayo y sustentado por Ciudadanos, «se le haya olvidado, o nada haya dicho, sobre pedir financiación a la Junta de Castilla y León para la construcción del Centro de Recepción de Turistas».

El portavoz socialista, José Luis Mateos, le recordó al alcalde que existe un acuerdo entre el Gobierno regional y el Ayuntamiento por el que la Junta «se comprometió a financiar, primero en su totalidad y posteriormente en parte» el nuevo centro. El 16 de noviembre de 2007, en una reunión bilateral entre Juan Vicente Herrera y Julián Lanzarote, fueron consensuados una serie de compromisos de la Administración autonómica con la ciudad de Salamanca. Entre otros acuerdos, el entonces presidente de la Junta se comprometió a a financiar la totalidad del centro, con una dotación de 1.300.000 euros y con la previsión de una superficie de 5.050 metros cuadrados, cuatro dársenas y un edificio de servicios. Sin embargo, a la hora de concretar esta inversión, la Junta «se echó para atrás» y anunció que aportaría el 80%, es decir, 1.077.970,93 euros, distribuidos en dos anualidades, una de 300.000 euros en 2009 y 777.970,93 euros en 2010, siendo el Ayuntamiento quien aportara el 20% restante.

Además, en octubre de 2017 el pleno municipal aprobó por unanimidad una moción delPSOEinstando a la Junta a que cumpliera su compromiso de financiación de las obras.