Podemos e Izquierda Unida se declaran la guerra y acaban en el Grupo Mixto

Carmen Díez y Virginia Carrera sonríen durante el pleno municipal del pasado 28 de junio./MARÍA SERNA
Carmen Díez y Virginia Carrera sonríen durante el pleno municipal del pasado 28 de junio. / MARÍA SERNA

La formación morada responsabiliza a Virginia Carrera (IU) de la ruptura por haber intentando ser portavoz municipal con «imposiciones y amenazas»

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Unidas Podemos e Izquierda Unida sacaron ayer a la luz sus profundas divergencias protagonizando un virulento enfrentamiento y un tenso cruce de acusaciones, que se ha plasmado en que las dos ediles electas en los comicios municipales del pasado 26 de mayo por la confluencia Unidas Podemos Izquierda Unida Equo:Ganemos Salamanca –Carmen Díez yVirginia Carrera– no constituirán finalmente un grupo municipal propio, generando la configuración de un Grupo Mixto en el seno del Ayuntamiento de Salamanca durante los próximos cuatro años y donde ambas mantendrán su propia estrategia, al margen de cualquier posible disciplina de partido o de coalición.

Los primeros en irrumpir ante la opinión pública para dar su versión sobre las razones por las que ambas ediles no han sido capaces de articular su propio grupo municipal fue Izquierda Unida, formación en la que milita Virginia Carrera. A través un comunicado, IU confirmó la ruptura de la coalición y lamentó el «fracaso» en su «apuesta por lograr la unidad de la izquierda en Salamanca» por la decisión de los representantes de Podemos de «no considerar válido el acuerdo» que suscribieron todas las partes implicadas el pasado 20 de junio.

Según la narración relatada por IU, ese 20 de junio la coordinadora de la coalición, órgano formado por cuatro representantes de Podemos, tres de Ganemos, dos de IU y uno de Equo, «logró un acuerdo unánime que suponía que la coalición iba a conformar un grupo municipal en el Ayuntamiento con el nombre de Unidas Ganemos Salamanca», de manera que «Carmen Díez sería la portavoz del grupo los primeros dos años y Virginia Carrera los dos siguientes».Sin embargo, este pasado jueves, durante la nueva reunión que celebró la coordinadora, los representantes de Podemos manifestaron, según la versión de IU, que «no consideraban válido el acuerdo del 20 de junio, por las razones expuestas en la reunión».Por ello, IUsentenció en su comunicado que «solo a Podemos le corresponde valorar cuándo y cómo hacen públicas las mismas». Precisamente, este lunes VirginiaCarrera ofrecerá una rueda de prensa para dar su punto de vista sobre lo acontecido.

Horas después del comunicado, Unidas Podemos organizó su propia rueda de prensa para arremeter con contundencia contra Virginia Carrera, a quien responsabilizó de la imposibilidad de formar un grupo municipal propio, tal como coincidieron en señalar el secretario provincial de Podemos, IgnacioParedero, y Verónica Santos, representante también de Podemos.

Paredero rememoró que «los motivos de desavenencia comenzaron justo después de la dimisión de Gabriel Risco como concejal», quien fue el cabeza de lista de la confluencia en los comicios del 26 de mayo. Aseveró que desde la entrada de Virginia Carrera como edil para cubrir la vacante de Risco «ella planteó desde el primer momento que tenía que ser la portavoz del grupo municipal y, amenazó que, de no ser así, bloquearía la constitución del grupo municipal, lo que no tiene lógica», porque «CarmenDíez, tras la dimisión de Risco, pasaba a ocupar el primer puesto, por lo que ella debería ser la portavoz, tal como figura en los acuerdos que se firmaron»».

«El motivo fundamental del conflicto que se ha producido es éste y no otro», continuó Paredero, quien atribuyó el enfrentamiento a «las desavenencias personales que han surgido porque Virginia Carrera quería, por intereses personales, la portavocía a toda costa» cuando «no tiene ningún sentido que la número dos –refiriéndose a Carrera– tenga la portavocía».

Disculpas

El secretario de la formación morada aseguró que desde su partido han «intentado llegar a un acuerdo, con un reparto en la visibilidad y en las comisiones, para desbloquear la situación». Sin embargo, este entendimiento no se materializó, acentuándose unas discrepancias que obedecen a «un tema personal de alguien que solo quiere ser portavoz». Podemos dejó claro que «no aceptamos imposiciones bajo amenazas», tal como hizo VirginiaCarrera en su empeño por hacerse con el control de la portavocía.

Además, Paredero lamentó lo sucedido y pidió «disculpas a la ciudadanía por no poder resolver este problema», si bien recordó que «desde Podemos se hizo una apuesta muy fuerte por la unidad, la única que se hizo en toda la Comunidad Autónoma gracias a nosotros». También aseguró Paredero que, pese a que Carrera y Díez estarán en el Grupo Mixto, «se van a seguir defendiendo los derechos de los ciudadanos y se va a cumplir con las ideas fundamentales del acuerdo programático de la coalición». También proclamó que desde Podemos «no estamos planteando la ruptura de la coalición, aunque esta decisión tendrá consecuencias».