FÚTBOL - Fase de ascenso a Segunda B

En un lugar de La Mancha de cuyo nombre puede pasar a la historia de Unionistas

Jorge Alonso, Piojo, Molina, Chamorro y Kevin, ayer en el hotel./
Jorge Alonso, Piojo, Molina, Chamorro y Kevin, ayer en el hotel.

El equipo salmantino visita al Socuéllamos manchego esta mañana en el partido de ida de la eliminatoria final para subir a Segunda B apoyado por 500 seguidores en las gradas

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Casi un mes después, Unionistas de Salamanca vuelve a estar en la misma situación que en la eliminatoria ante el Don Benito: a 180 minutos de la Segunda División B. el equipo salmantino, el campeón del grupo VIII de la Tercera División de Castilla y León, inicia esta mañana la eliminatoria final de ascenso ante el Yugo Socuéllamos, tercero de la competición en Castilla La Mancha.

El equipo de Astu se ganó en la Liga la posibilidad de fallar -no superó la eliminatoria de campeones ante el equipo extremeño- y ahora tras superar con mucho sufrimiento al Tarazona en la ronda de semifinales -perdió en la ida 4-3 con muy malas sensaciones y remontó 2-0 en la vuelta en Las Pistas en su mejor partido de los últimos meses- afronta por fin con la 'flecha' para arriba eliminatoria (12:00 horas y televisado por @Footters.com).

El bombo le ha deparó enfrentarse al Yugo Socuéllamos, un equipo manchego que quiere recuperar a la primera la Segunda B tras descender la temporada pasada tras haber militado tres cursos de forma seguida en la categoría de bronce del fútbol nacional y de incluso haber disputado en la 2015-2016 la fase de ascenso a Segunda División A tras haber quedado tercero de su grupo.

Su estadio, el Paquito Giménez con capacidad para 3.000 espectadores, acoge a partir de las 12 de la mañana de hoy el partido de ida de la eliminatoria, un campo que por dimensiones -es muy pequeño, apenas 97x60 de medidas- y cualidades -es de hierba artificial- pueden marcar el primer duelo de la ronda final de ascenso.

El Socuéllamos solo ha ganado en su campo durante la temporada regular 10 de los 19 partidos disputados: las dimensiones hacen que cualquier falta, incluso en el centro del campo, pueda ser colgada al área, e invita a los equipos foráneos a cerrarse para evitar las ocasiones de un Socuéllamos que se ha encontrado mucho más cómodo jugando fuera de casa sobre hierba natural. El equipo manchego derrotó en la primera eliminatoria al Real Jaén (1-1 en la ida y 2-0 en la vuelta) y al Cacereño se semifinales con 1-0 en la ida en su campo y nada menos que y 0-4 en la vuelta.

El Socuéllamos -patrocinado por la cooperativa local de vino Yugo- llega en un gran momento a la doble cita con Unionistas. Y es que los dirigidos por Manu Calleja no pierden desde hace más de tres meses cuando lo hicieron ante el Conquense (3-4) y es que desde el pasado 11 de marzo no sabe lo que es caer el conjunto manchego.

En el equipo de Calleja destacan jugadores como Megías, pichichi con 23 tantos, dos de ellos en el último enfrentamiento con el Cacereño-, bien acompañado en la zona de arriba por futbolistas de calidad como Álex Chico o Álex Jiménez. También habrá que tener mucha atención al lateral derecho Carlos García que con un potente lanzamiento de banda con sus brazos, convierte en casi córners cualquier balón a favor del Socuéllamos en una ocasión de peligro desde fuera del campo.

Astu acude a la localidad de la provincia de Ciudad Real con las bajas seguras de Mito (fractura de clavícula), Javi Navas (ya en el tramo final de su recuperación de la lesión de su rodilla) y Piojo (por sanción), mientras que sí que estará disponible el meta Carlos Molina, uno de los héroes del play-off con sus intervenciones, y que tras perderse varios entrenamientos de la semana por molestias en una rodilla, será de la partida desde el inicio en el Paquito Giménez. Obispo ocupará la plaza de Piojo en el lateral -pierde el equipo verticalidad pero gana en su poderoso saque de banda- y todo apunta a que Antonio León regrese al centro del campo por su dominio del juego aéreo, un aspecto del juego que hoy apunta a clave. Podría ocupar el puesto de Gallego, renqueante durante las últimas semanas.

Árbitro muy tarjetero

Por cierto, un detalle que puede ser no menos importante. El árbitro que dirigirá el encuentro: Marcos Navarro Quiñonero. Un trencilla que es muy tarjetero con un premio por partido muy elevado (Casi 10 por encuentro cuando la media de los colegiados es algo menos de 5 por partidos) por lo que los jugadores más propensos a protestar en Unionistas como Chuchi -que además está apercibido de sanción y podría perderse la vuelta si ve una tarjeta- o Razvan, tendrán que salir muy precavidos en este sentido al césped artificial del Paquito Giménez.

500 charros en la grada

La que no fallará como siempre es la afición de Unionistas. Algo más de 500 seguidores del equipo estarán en las gradas para intentar contrarrestar la superioridad local en este aspecto -unos 2.200- ya que hoy podría colgarse el cartel de no hay billetes en Socuéllamos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos