Llamamiento en Salamanca para que «el trabajo decente sea una realidad universal»

Presentación del manifiesto en la plaza del Corrillo. /WORD
Presentación del manifiesto en la plaza del Corrillo. / WORD

El actor José Antonio Sayagués lee el manifiesto central del acto de la 'Iglesia por un Trabajo Decente'

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

Las entidades promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente hicieron ayer un llamamiento a todos los agentes que participan en la organización política y social del trabajo «a reflexionar, a tomar las medidas necesarias y los esfuerzos oportunos para que el trabajo decente sea una realidad universal e inmediata». Dicha llamada, efectuada con motivo de la celebración de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente del 7 de octubre, se plasmó ayer en Salamanca en la lectura de varios relatos y un manifiesto en la plaza del Corrillo.

Éste último fue leído por el famoso actor salmantino José Antonio Sayagués. En él se afirma que «es imprescindible la colaboración de todos, especialmente de empresarios, sindicatos y políticos, para generar ese empleo digno y estable, y contribuir con él al desarrollo de las personas y de la sociedad. Es una destacada forma de caridad y justicia social».

El acto fue seguido por un notable número de vecinos y turistas. Durante su alocución, Sayagués comentó que «esta convocatoria es una constatación, cada vez mayor a nivel internacional de la preocupación por la cuestión y la importancia del trabajo decente. La Organización Internacional del Trabajo, el movimiento sindical mundial o el Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos son instituciones que, además de promover esta jornada mundial, están comprometidas en abordar el futuro del trabajo desde la perspectiva del trabajo decente, situando el foco en los sectores más vulnerables y desprotegidos». El manifiesto, suscrito por Cáritas, Confer, Hoac, Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica y Juventud Obrera Cristina, propone ideas como «configurar un sistema económico que ponga en el centro a las personas y al medio ambiente a través de un sistema de relaciones laborales más justas, igualitarias, solidarias y sostenibles» o el compromiso de los poderespúblicos «con la construcción de un sistema económico y laboral más justo» derogando normas «que precarizan la vida de las personas» y favoreciendo el acuerdo mediante el diálogo social, entre otras aportaciones.