La Junta no detecta ningún riesgo por las obras en la estación de autobuses

Imagen de las obras que se acometen en la estación de autobuses. /MANUEL LAYA
Imagen de las obras que se acometen en la estación de autobuses. / MANUEL LAYA

Fomento resta credibilidad a la denuncia de UGT y recalca que los trabajos que se están acometiendo están «señalizados y balizados»

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

La Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León ha respondido con contundencia a las duras críticas vertidas por el sindicato UGTsobre los presuntos riesgos que están padeciendo los trabajadores de las empresas que se encargan de realizar las obras de remodelación de la estación de autobuses.

En su réplica, la Consejería de Fomento efectúa varias puntualizaciones para desmentir las acusaciones esgrimidas por la formación sindical. Según la versión de la Consejería, las obras que se están acometiendo se encuentran «señalizadas y balizadas», rechazando de este modo las afirmaciones lanzadas por UGT. Además, la Consejería deja claro que «el amianto en cubierta y tuberías se gestiona por la empresa Puntoviso, autorizada para ello», restando credibilidad en este sentido a la denuncia del sindicato, que llegó a afirmar que los materiales del techo de la estación«no se están manipulando ni por personal especializado ni según los procedimientos establecidos sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud». Frente a estas tesis, la Consejería de Fomento recalca que «todo se está haciendo de acuerdo con los planes de seguridad aprobados».

Inspección de Trabajo

De hecho, UGT presentó una denuncia ante la Inspección de Trabajo ySeguridad Social de Salamanca por la presunta situación de riesgo a la que se enfrentan diariamente estos trabajadores. El sindicato también puso de relieve que las zonas donde se llevan a cabo las obras «no están delimitadas ni señalizadas» y las aberturas en el suelo y en el techo «no están protegidas, existiendo piedras, cables y placas sueltas». Por si fuera poco y siempre según la versión de la UniónGeneral de Trabajadores, estos empleados conviven diariamente con riesgos y «la falta de información» sobre las obras, riesgos y medidas preventivas «genera incertidumbre y preocupación en su trabajo diario, provocando situaciones de estrés y malestar».

Por su parte, la Consejería de Fomento recordó, ante las aseveraciones lanzadas por la UGT, que «se decidió compatibilizar las obras con el funcionamiento de la estación, porque lo contrario hubiera supuesto mayores problemas tanto para concesionarios como para usuarios».No obstante, Fomento es consciente de que el desarrollo de las obras está generando las inevitables molestias.

La reforma de la estación de autobuses cuenta con un presupuesto de 4,2 millones de euros y el plazo de ejecución asciende a los 18 meses. El proyecto contempla la reforma de las dársenas, las zonas de espera, la retirada del fibrocemento, la limpieza de la fachada y otra serie de mejoras para modernizar la anticuada infraestructura.

La intervención que se está acometiendo pretende cambiar completamente el aspecto y el funcionalidad de la estación, construida hace 42 años, ajustándola a los nuevos estándares edificatorios con plena adaptación en materia de movilidad reducida, una redistribución de espacios y usos, así como una mejora general de la confortabilidad, habitabilidad, eficiencia energética y servicios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos