El inmenso dolor de la Madre por su Hijo

La Virgen de los Dolores atraviesa las calles del centro histórico. /MAMUEL LAYA
La Virgen de los Dolores atraviesa las calles del centro histórico. / MAMUEL LAYA

La procesión del Vía Matris conquistó su momento sublime en la plaza de SanBenito con el rezo de los siete dolores de la Virgen

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

En la mente de los cofrades estaban muy vivas las tristes estampas que se escenificaron el pasado año, cuando la lluvia castigó duramente a la Cofradía de la Santa Cruz del Redentor y de la Purísima Concepción, impidiendo finalmente la salida de la procesión del Vía Matris de la Capilla de la Vera Cruz. Se recordaban también los momentos de dudas y vacilaciones sobre si la procesión partiría o no, todo ello dependiendo de las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología. Lamentablemente las adversidades que trajo la lluvia ocasionaron que la Virgen se tuviera que quedar de casa, es decir, en la capilla de la Vera Cruz.

Sin embargo, lo cofrades apenas miraron ayer a los cielos, porque el sol y las agradables temperaturas que reinaron durante todo el día garantizaban que los inconvenientes climatológicos no se iban a producir durante la noche del Viernes de Dolores. Yasí fue finalmente.

La profunda devoción a la Santísima Virgen de los Dolores afloró en todo momento y se hizo notar a lo largo de las aproximadamente dos horas de desfile procesional.Se trata de una imagen que data del siglo XVII, obra de Felipe del Corral. La talla representa los siete dolores de la Virgen con las espadas que lleva clavadas en su pecho, a los pies de la Cruz. ElCoro de laVera Cruz también intervino interpretando polifonía sacra.

Desde el año 2015 en lugar de rezarse los siete dolores a lo largo del recorrido, la directiva de la hermandad decidió centrarlos en un acto en la plaza de San Benito para que pudiera presenciarlo un mayor número de gente.

El itinerario que recorrieron los cofrades incluyó el paso por las calles Domínguez Berrueta, Ramón y Cajal, plaza de las Agustinas, Compañía, plaza de SanBenito, Compañía, Meléndez, Juan delRey,Prado, Doctrinos, Compañía, plaza de Monterrey y Úrsulas, con retorno final a la capilla de la Vera Cruz.

Se trata, además, de una procesión popular en la que también participaron todas las personas que lo desearon, a los que se instó previamente a acudir vestidos con ropa oscura dada la sobriedad y la solemnidad de la celebración religiosa.

Las cámaras de los teléfonos móviles de los numerosos fieles que asistieron inmortalizaron los dos momentos más impactantes de la procesión.El primero fue la salida de la capilla desde el humilladero delCampo de San Francisco y el segundo el ya mencionado rezo de los siete dolores de laVirgen María en la plaza de San Benito.