La diseñadora Fely Campo abre las fiestas de Santa Ana en Candelario con su pregón

La diseñadora Fely Campo, junto a miembros del Ayuntamiento de Candelario, antes de dar su pregón de las fiestas de Santa Ana./MARJÉS
La diseñadora Fely Campo, junto a miembros del Ayuntamiento de Candelario, antes de dar su pregón de las fiestas de Santa Ana. / MARJÉS

El alcalde, Pablo Hernández, fue el encargado de presentarla ante una plaza llena de gente

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDCANDELARIO

La diseñadora Fely Campo fue la protagonista en la noche de ayer en Candelario, ya que fue ella la encargada de pregonar las fiestas de Santa Ana, que se desarrollarán en la villa corita hasta el próximo domingo.

El alcalde, Pablo Hernández, presentó a la pregonera ante una plaza llena de público como una mujer «con una gran trayectoria profesional y prestigio en todo el mundo», a la vez que añadió que comenzó en este oficio a los 13 años, montando en la habitación de su casa en Valero un pequeño taller y «allí diseñaba y cosía vestidos de novia». Sus primeros clientes, como dio a conocer el primer edil, fueron familiares y amigos de la Sierra de Francia y más tarde el círculo se fue ampliando al resto de Salamanca. «Los comienzos fueron difíciles por su condición de mujer, debido a las barreras que impedían el acceso de las mujeres a la actividad empresarial», añadió, aún así «lleva más de cuatro décadas dedicadas a cumplir los sueños de las mujeres con sus tejidos, patrones, tijeras, aguja e hilo y sobre todo con muchas puntadas de ilusión, creando sus colecciones íntegramente en España».

Asimismo, informó a los asistentes que el 80 por ciento de su venta está fuera de España, en «Milán, París y Londres, llegando a tener entre España y Europa 211 puntos de venta».

A continuación pasó a describir a Fely Campo como «perfeccionista y amante de su profesión, y muy especialmente de cada material para dar forma a sus creaciones. Feminidad, seriedad y austeridad dan forma a diseños siempre elegantes. Todas estas características son reflejo de la tierra donde se ha formado como diseñadora y como mujer: Salamanca. La piedra, la Sierra, su clima, la dureza de las líneas del paisaje salmantino y la personalidad de sus habitantes han influenciado, sin duda, la trayectoria de esta diseñadora que nunca se separa de sus raíces».

El alcalde presentó a Fely Campo como una mujer «perfeccionista y amante de su profesión»

Por su parte, Fely Campo inició su pregón señalando que era «un privilegio para mí estar en este balcón contemplando esta plaza y este lugar tan increíble, muchas gracias al alcalde y a todas las personas que han decidido que esté aquí hoy, en el corazón de la Sierra de Candelario».

Un pueblo del que señaló que «es un símbolo histórico, un lugar cuya estancia debería ser obligada, un sitio único desde el que disfrutar de esta maravillosa Sierra, un pueblo cuya belleza es indiscutible, constituyendo uno de los pueblos más bonitos de España».

Debilidad

Asimismo, la diseñadora confesó su «debilidad» por la Sierras de Candelario y de Francia. «Tuve la suerte de pasar los veranos de mi infancia en Valero, el pueblo de mi madre», añadió; para después hablar de su progenitora, «una mujer fuerte, creativa y soñadora, que me enseñó a disfrutar de las cosas sencillas, una mujer que con su sabiduría para disfrutar de las cosas mundanas supo trasmitirme el valor del oficio. Un día por una decisión suya y sin ser consciente de ello, me dio un futuro, me dejó en un taller de confección como castigo, yo era muy rebelde y no quería hacer nada y ella siendo serrana no podía consentirlo, y es en ese instante donde empezó todo, por ello me siento serrana. Y me siento serrana, por todo lo que aprendí durante aquellos veranos, en una época en la que los lujos del presente ni siquiera eran capaces de vislumbrase en un futuro lejano, pero en el que, sin duda, se respiraba libertad, una libertad basada en el sentido común para enfrentarse a la austeridad con creatividad e imaginación, con el esfuerzo por el trabajo constante y el deseo de superarse a sí mismo, ese carácter tan honesto que sólo los que conocen bien a las gentes de aquí son capaces de reconocer, una virtud que engrandece la belleza de esta tierra, de este pueblo, y que consigue, sin duda, elevarlo a la cúspide de los pueblos más bonitos de nuestro país», decía Fely Campo piropeando a Candelario y a todo el territorio serrano.

La diseñadora recordó los veranos en los que acudía a Candelario, «un enclave único»

Una tierra que ha formado parte de ella misma y de sus creaciones, como más tarde confirmó. «Es por este carácter, por lo que me siento tan orgullosa de nuestra Sierra, una Sierra que siempre me ha inspirado en todas mis creaciones, todos mis diseños mezclan algo de esta fuerza, casi mágica, que tiene esta tierra. Allá donde voy, viajo siempre con el sentimiento de estas raíces que, cada vez, cobran más peso en mi vida, pues no entendería mi trabajo sin la pasión que me mueve hacia este lugar, es por ello que siempre procuro llevar conmigo el collar charro, como símbolo de mi unión con este paisaje único».

Antes de acabar su pregón, Fely Campo quiso recordar parte de su pasado, cuando visitaba Candelario. «Desde muy pequeña pasé también varios veranos en Béjar y la costumbre de subir a Candelario era algo obligado. No había un verano en el que no viniese a disfrutar de la belleza de Candelario; sus calles empedradas, sus innumerables balcones de madera, todo ello rodeado de robles y castaños, un enclave único dentro de la Sierra».

Desde entonces, como también recordó, «descubrí que la Sierra formaría parte de mí para siempre, hecho del que doy fe puesto que nunca he dejado de venir, quizás porque nunca he querido separarme de este espíritu que se respira de libertad y furia por destacar desde el sacrificio del trabajo, de un lugar que se ha abierto hueco en el mundo entero, no sólo por su patrimonio artístico, sino por su patrimonio humano, por todos los que desde aquí han reivindicado una popularidad tan merecida como meritoria, por todos esos serranos que han conquistado y siguen conquistando éxitos, a todos gracias…». Y concluyó dando gracias también por «dejarme asomar a vuestro balcón y añadir mis palabras a vuestra historia y gracias a mi madre por forjarme este carácter serrano del que no quiero desprenderme nunca», para acabar vitoreando a Santa Ana y Candelario.

Concluido el pregón, miembros del Ayuntamiento regalaron a Fely Campo una réplica de una fachada de Candelario «para que nunca se olvide de nosotros» y un ramo de flores.

Con este acto oficial se daban por inauguradas las fiestas patronales de Santa Ana, en una jornada que contó por la mañana con actividades infantiles y que por la noche concluyó con un Tributo a Fito y Fitipaldi en la plaza del Solano.

Hoy tendrá lugar la festividad de Santa Ana, con la procesión y la misa en honor a la patrona, para continuar por la tarde con un espectacular circuito hinchable de habilidades y diversión para todas las edades bajo el nombre de Wipeout Run, cuyo final será en caída libre. La verbena con Diamante Show Band y la discoteca móvil pondrán fin al día grande de las fiestas.

Fiestas que continuarán el sábado y el domingo con diversas actividades, entre ellas, pasacalles, hinchables y tren, clase práctica de la Escuela de Tauromaquia de la Diputación de Salamanca, lanzadera acuática y fiesta de la espuma, así como comida popular a base de paella; sin olvidar las actuaciones musicales nocturnas.