Uno de cada cinco trabajadores cobra por debajo de la mitad del salario mínimo

Inmaculada de Pedro Arranz, Emilio Pérez Prieto y Marisol García detallaron en una rueda de prensa los porcentajes del fenómeno de la pobreza salarial en Salamanca./MANUEL LAYA
Inmaculada de Pedro Arranz, Emilio Pérez Prieto y Marisol García detallaron en una rueda de prensa los porcentajes del fenómeno de la pobreza salarial en Salamanca. / MANUEL LAYA

El 25% de los empleados salmantinos desarrollan su actividad laboral con contratos temporales

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADE

Oficialmente la economía española ha conseguido salir del sombrío pozo al que se precipitó en los peores años de la crisis económica. Sin embargo, las secuelas de aquella deprimente etapa no se han difuminado y resultan especialmente palpables y tangibles en las capas más débiles de la sociedad.

Precisamente, una de las consecuencias más preocupantes de aquel funesto periodo ha sido la alarmante generalización del fenómeno de la pobreza salarial entre millares de trabajadores. Y es que actualmente disfrutar del privilegio de contar con un puesto de trabajo no significa, ni muchísimo menos, verse libre de las penurias y de la imposibilidad de llegar airoso y sin estrecheces, desde el simple punto de vista de la economía doméstica, a final de mes.

Comisiones Obreras desvelo ayer unos datos absolutamente jugosos y reveladores con motivo de la reciente celebración el pasado domingo de la Jornada Mundial por elTrabajoDecente.

En la provincia de Salamanca, sin ir más lejos, las cifras oficiales del Servicio Público de Empleo Estatal ponen de relieve que una de cada cuatro personas asalariadas cuenta con un contrato temporal –exactamente un 25,22% frente a un 74,78% de indefinidos– mientras que, haciendo una extrapolación de los indicadores regionales, un 17% de los trabajadores salmantinos se encuentra sometido a las particulares condiciones laborales de la jornada a tiempo parcial (17.574 personas), y, de ellos, un 41,18% (7.237 personas) aglutina en su perfil la doble condición de tener un contrato temporal y parcial al mismo tiempo. El secretario provincial de CCOO,Emilio Pérez Prieto, acompañado por otras responsables de su sindicato, como Inmaculada de Pedro Arranz, Marisol García y Elsa Caballero, denunciaron en este sentido la precarización de las retribuciones en nuestra Comunidad Autónoma, que mantienen a cerca del 38% de las personas asalariadas con sueldos inferiores a los 14.204 euros anuales.

Si se desciende al detalle de la distribución salarial por provincias, se puede comprobar que el salario medio anual acumula importantes diferencias de un territorio a otro, siendo Zamora y Ávila las provincias con las nóminas peor dotadas, mientras Valladolid yBurgos se aposentan en el polo opuesto, con un salario medio que sobrepasa a los anteriores en casi un 25%. En Salamanca el salario medio anual se sitúa en los 17.712 euros, claramente distanciada de Valladolid, que computa los 19.747 euros de promedio, es decir, una sustancial diferencia de más de 2.000 euros a favor de la capital pucelana.

El desolador panorama que describió ayer Comisiones Obreras se completa con otros dígitos que solo incitan al desencanto y la frustración en Castilla León. En Salamanca el 20,1% de las personas asalariadas perciben menos de la mitad del salario mínimo interprofesional –no alcanzan, ni siquiera, los 367,95 euros– presentando toda la región realidades absolutamente deprimentes, como sucede en las provincias de Ávila yZamora, donde se contabilizan unos promedios en este sentido todavía peores, con un 23% de personas asalariadas que cobran por debajo del umbral del 50% del salario mínimo interprofesional.

Por si fuera poco, colectivos como los jóvenes aún se enfrentan a mayores dificultades, ya que enCastilla y León soportan una tasa del desempleo de casi un 50% más alta que la tasa general. Además, la diferencia salarial que asola a las mujeres respecto a los hombres se coloca en el 23,7% y su tasa de actividad es del 48,8%, cuando en la población masculina este baremo se coloca en un 60,5%. Tampoco se otea un horizonte halagüeño para las personas que sufren algún tipo de discapacidad, ya que sus condiciones salariales vienen determinadas por una tasa de actividad del 36,7% .

Los vientos hostiles también soplan en contra de los desempleados. De los 22.860 parados que hay censados en nuestra provincia en las listas del paro, un 52% no cobra absolutamente nada. Y de los 10.686 desempleados que sí ingresan algún tipo de ayuda, el 47% perciben una prestación contributiva y más del 52% se tienen que conformar con recibir algún tipo de subsidio o ayuda, que oscila en torno a la irrisoria cuantía de los 426 euros.

«Hoy tener un trabajo ya no garantiza poder tener una vida digna», subrayaron los representantes sindicales, que abogaron en todo momento por una mejora salarial en los convenios colectivos que permitan recuperar el 12%del poder adquisitivo perdido en los últimos cinco años.«Es el momento de cambiar las reglas», proclamaron los miembros de CCOO al referirse a la campaña por conseguir un trabajo decente, iniciada el pasado 5 de octubre en Valladolid y que ayer culminó con una asamblea de trabajadores en la sede salmantina del sindicato.

Emilio Pérez también ahondó en otras problemáticas, como es el hecho de que cada vez abundan más los casos de contratos parciales que en la realidad se convierten en jornadas a tiempo completo, o jornadas a tiempo completo que se alargan más de la cuenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos