El Ayuntamiento busca fondos del Programa Interreg para financiar el 'anillo verde'

Imagen de archivo de uno de los parques de la ciudad de Salamanca./MANUEL LAYA
Imagen de archivo de uno de los parques de la ciudad de Salamanca. / MANUEL LAYA

Quiere obtener financiación europea para poder desarrollar el ambicioso Plan de Infraestructura Verde a 15 años

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Un horizonte de 15 años. Éste es el llamativo plazo que se ha marcado el Ayuntamiento de Salamanca para desarrollar y poner en marcha el extenso elenco de medidas que se recogen en el Plan de Infraestructura Verde, que fue presentado el pasado 1 de febrero, con todo lujo de detalles, por el alcalde Carlos García Carbayo. Se trata de la gran hoja de ruta para el desarrollo del futuro anillo verde de Salamanca y, en cierta forma, equivaldría, salvando las distancias, al actual Plan General de OrdenaciónUrbana aunque, eso sí, en versión verde. Además, el plan aspira a ser, al mismo tiempo, una simbiosis entre cultura y naturaleza, entre el patrimonio monumental y el ambiental.

El ejemplo de Vitoria

El Plan de Infraestructura Verde fue elaborado por técnicos del Patronato Municipal de Vivienda y Urbanismo, contando con la asistencia técnica de un equipo de arquitectos e ingenieros de reconocido prestigio, entre quienes se encuentran los responsables del anillo verde de Vitoria, que ha recibido premios y felicitaciones de todo el mundo. Cuenta, además, con la colaboración de la Universidad de Salamanca y es un plan desarrollado conforme a la legislación vigente de todas las administraciones públicas.

El nuevo plan recoge, por de pronto, 88 medidas que están previstas para los primeros cinco años con un presupuesto en torno a los 10,7 millones de euros. Como se trata de un plan abierto y adaptable a los requerimientos de la ciudad en cada momento, se proponen operaciones a desarrollar en todas las zonas de la ciudad, desde el centro hasta la periferia, contando siempre con la participación de los ciudadanos.

Entre las medidas ya presupuestadas se encuentran la renaturalización de la ciudad con la plantación de más árboles y la ampliación de las zonas verdes para conectar corredores y mitigar el impacto de la emisión de gases de efecto invernadero, así como la creación de viveros y cultivos ecológicos.

En relación al ríoTormes, se promueve la incorporación de refugios para aves y de elementos para la reserva de la biodiversidad y la fauna, o la recuperación de molinos y acequias con fines educativos. Y, dentro de la propia ciudad, establecer medidas para mitigar los efectos del cambio climático, favoreciendo la integración de las energías renovables en los edificios, la transformación de espacios con más paseos arbolados, siguiendo la actuación ya llevada a cabo en el barrio de San Bernardo, o fachadas y muros verdes.

El Consistorio buscará financiación en las convocatorias de los fondos Interreg con el fin de sufragar todas estas actuaciones.