Betanzos, todo el carácter coruñés en un municipio exquisito

Betanzos, todo el carácter coruñés en un municipio exquisito

Su casco histórico está considerado como una de las joyas más importantes de Galicia pues protege una impresionante colección de edificios góticos

ÁLVARO ROMERO

La bella ciudad de Betanzos se sitúa en la provincia de La Coruña, a tan solo 23 kilómetros de la capital. Ubicada en la costa norte peninsular da nombre a una de las Rías Altas más importantes de Galicia y asume la capitalidad de la comarca homónima. Un municipio repleto de carácter y personalidad que entrega al visitante todas las virtudes gallegas: hospitalidad, entornos naturales mágicos y una gastronomía para chuparse los dedos.

Conjunto Histórico Artístico

El casco antiguo de Betanzos fue denominado Conjunto Histórico Artístico, título que valora y protege la belleza y carga histórica de sus calles y edificios. Una antigua muralla medieval rodeaba la ciudad y daba acceso a la misma mediante cinco puertas, de las cuales a día de hoy se mantienen tan solo tres.

La ría de Betanzos es un elemento clave para el día a día de sus vecinos, una entrada de mar que conecta directamente con el río Mandeo, cuyo cauce acaricia el centro urbano ofreciendo un agradable paseo.

La Plaza de Fernán Pérez de Andrade 'El Boo' se consolida como el centro neurálgico de la villa, un rincón empedrado donde se sitúan las iglesias góticas de Santa María del Azogue y San Francisco. Monumentos dispuestos prácticamente uno frente al otro, capaces de captar todas las miradas y los flases de las cámaras. Un crucero esculpido en piedra, típico gallego, adorna el recinto y pone la guinda a este hermoso lugar.

La primera de las iglesias fue edificada entre los siglos XIV y XV. Destaca el retablo del altar y el capitel con el único calendario agrícola de Galicia. El segundo de los templos (el de San Francisco), se levantó en el siglo XIV. En su interior cobija el sepulcro de Fernán Pérez de Andrade, su fundador, una escultura funeraria medieval de gran valor que aparece sostenida por un oso y un jabalí.

A pocos metros se hace hueco la plaza de la Constitución, también de piedra. Yace escoltada por edificios relevantes como el palacio de Bendaña (del siglo XV), la iglesia de Santiago y la torre Municipal o torre del Reloj (siglo XVI). Todo ello secundado por arquitectura popular y diversos bares y restaurantes que extienden sus terrazas para el disfrute de turistas y vecinos. Todo ello converge en una de las estampas más bellas de la localidad.

Espacios de recreo

Betanzos transmite calma, tranquilidad y sosiego. Para ello es básico el silencio que se apodera de sus callejuelas, el verde entorno que le rodea y los parques que salpican el término municipal. En este punto destaca el parque de O Pasatempo, un hermoso jardín diseñado a finales del siglo XIX que a día de hoy sirve de lugar de escape para los betancieros. Situado en las proximidades del casco urbano, destaca pos sus pasadizos subterráneos, el estanque, los relojes con diferentes usos horarios, los murales y las esculturas que recrean animales y elementos mitológicos.

Aquí se come bien

La excelente gastronomía es un valor añadido en todo territorio gallego y en Betanzos no podía ser menos. Las materias primas autóctonas son la base de una cocina variada que se puede degustar en bares, restaurantes y bodegas locales. A los productos de la huerta, como sus singulares repollos, se unen marisco de la ría (almejas, mejillones, nécoras, centollos, pulpo o los calamares), los pescados del río Mandeo y carnes como la ternera o el cerdo de donde se obtienen exquisitos embutidos caseros.

No faltan quesos de calidad, deliciosa repostería y vinos Denominación de Origen Tierra de Betanzos, caldos con empaque y tradición perfectos para regar la deliciosa tortilla de patatas de la localidad, elegida como una de las mejores de España. Betanzos es, por todo esto, un destino perfecto para disfrutar de las innumerables virtudes gallegas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos