Saldaña y Villalobón, las dos grandes obras nuevas más recientes desde Carrechiquilla

Clase de Educación Física en el gimnasio del colegio de Villalobón. /Antonio Quintero
Clase de Educación Física en el gimnasio del colegio de Villalobón. / Antonio Quintero

El colegio de Villalobón se estrenó completamente en septiembre de 2016, es decir es el tercer curso que funciona con las instalaciones al completo

J. O. Palencia

La otra obra importante más reciente, según recuerda el director provincial de Educación, Sabino Herrero, ha sido la ampliación del colegio Villa y Tierra de Saldaña. Fue una obra, por un importe total de 559.769 euros, en el centro saldañés ubicado en la Avenida de la Constitución de Saldaña, donde se levantó una nueva edificación anexa a la anterior. También se reformó el interior del edificio existente y su conexión con el edificio nuevo, además de urbanizarse el patio interior en la parte afectada por las obras de implantación del edificio nuevo para finalmente demoler el módulo prefabricado de aulas situadas en el patio. Y es que fue precisa la ampliación de los espacios del colegio al aumentar la cifra de alumnos. Para albergar cuatro aulas se adquirieron unos módulos prefabricados independientes, que no reunían las condiciones adecuadas.

El colegio de Villalobón ha sido la anterior obra importante en infraestructuras educativas, la tercera en el ámbito rural, teniendo en cuenta la de Aguilar y la de Saldaña. El colegio de Villalobón se estrenó completamente en septiembre de 2016, es decir es el tercer curso que funciona con las instalaciones al completo. En agosto de 2010, finalizaron las obras de la primera fase del centro, que incluían el área destinada a Educación Infantil, con sus correspondientes espacios exteriores, así como el de administración y todos los espacios comunes del centro, a excepción del gimnasio.

El centro de Educación Infantil y Primaria se puso en funcionamiento en el curso académico 2010-2011. Posteriormente, en mayo de 2015, comenzó una segunda fase de las obras de ampliación, que terminaron el pasado mes de julio. Estas incluyen el área docente correspondiente a Educación Primaria (aulas polivalentes de los tres ciclos, aula de informática y de música) y el gimnasio, que servirá al conjunto del centro. En concreto, el total de superficie construida en esta segunda fase es de 830 metros cuadrados, a los que hay que sumar 4.513 de los espacios exteriores y 2.543 de la zona de juegos y pista polideportiva.

En la capital palentina, la última gran infraestructura educativa estrenada fue el colegio de Educación Especial Carrechiquilla, que funciona desde 2010. La anterior, la Escuela Oficial de Idiomas, abierta en 2005. La nueva Escuela de Arte, en el solar del cerrado colegio Loyola, vio levantar los cimientos, pero azotada por el contexto de la crisis económica, quedó en proyecto.