Roban y matan a las ocas amaestradas de Palencia

Miguel Espinosa muestra algunas de las ocas muertas./Marta Moras
Miguel Espinosa muestra algunas de las ocas muertas. / Marta Moras

El popular frutero Miguel Espinosa denuncia la desaparición de medio centenar de ejemplares y la muerte de una docena de animales

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Los robos se vienen sucediendo desde hace un mes aproximadamente, aunque hasta la jornada de ayer no se había percatado de ello.

El frutero Miguel Espinosa, conocido popularmente como 'Miguelín' llevaba semanas preocupado por la inesperada y continuada muerte de algunas de sus apreciadas y amaestradas ocas, protagonistas indiscutibles de la Cabalgata de Reyes de Palencia, y también de otras muchas ciudades de toda España.

Al principio pensó en algún epidemia, aunque le extrañaba porque las ocas se encuentran muy controladas sanitariamente. A esto se unió, la enfermedad del perro guardián, que los veterinarios pudieron comprobar que se debía a la acumulación de fuertes golpes. Se recuperó en la clínica y a los pocos días volvió a ser agredido. «Lo han molido a palos», se lamenta el frutero.

Así, preocupado decidió contar sus ocas, que campana libremente por su finca y descubrió la desaparición de medio centenar de ejemplares, a las que hay que sumar la muerte de más de una docena de animales, en cuyos cuerpos se aprecian fuertes golpes.

«Tengo más de 170 ocas, por lo que al principio no me daba cuenta, podía estar por ahí, repartidas por la finca, pero en los últimos días, con lo del perro, con los moratones de las que estaban muertas, he empezado a pensar que podían estar robándolas. No me lo esperaba, pero así ha sido», explica Miguelín, quien recalca que al contar los ejemplares ha podido descubrir que faltan unas cincuenta y que muchas presentan marcas de golpes.

Asimismo, denuncia la desaparición de 15 gallinas viejas. «Cuando he ido a buscar los huevos, he visto que no había y entonces me he dado cuenta de que han desparecido todas las gallinas viejas. Las jóvenes que acababa de traer, no, a esas las han dejado, se han llevado las ponedoras y las viejas, que son muy apreciadas para los caldos», explica.

La Policía Nacional investiga ya el caso para tratar de localizar a los animales robados y detener a los ladrones.