PCAS-Tierra Comunera sostiene que solo un partido de corte regional frenará la despoblación

Presentación de las candidaturas de PCAS-Tierra Comunera./Antonio Quintero
Presentación de las candidaturas de PCAS-Tierra Comunera. / Antonio Quintero

La formación regionalista concurre en solitario al Ayuntamiento, junto a IU para la Junta y en coalición Compromiso para el Parlamento europeo

José María Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Lleva más de treinta años presentándose a las elecciones por la circunscripción de Palencia, tanto en comicios locales, como autonómicos, generales o europeos, pero el Partido Castellano, heredero de la formación regionalista Tierra Comunera, sigue siendo un gran desconocido para muchos palentinos.

Por ello, sus principales dirigentes locales han convocado a los medios de comunicación para exponer algunas de las líneas de sus programas electorales y presentar también sus candidaturas de forma pública.

La primera intervención llegó de la mano del historiador y bibliotecario Julio Echazara, presidente provincial de la formación, quien tuvo que desgranar las múltiples formas en las que PCAS-Tierra Comunera se presenta a las diferentes elecciones del próximo domingo. Así, la formación regionalista concurre en solitario en la capital palentina, con una candidatura que encabeza el propio Echazarra. Asimismo, pueden encontrarse sus listas en dos de las pedanías de Saldaña y en Barruelo de Santullán, bajo la denominación de PACTO, junto a Agrupación Independiente Barruelana, con una lista que encabeza Maribel Martínez.

Asimismo, para las elecciones autonómicas, PCAS-Tierra Comunera se ha integrado en la coalición Castilla y León En Marcha, una confluencia de partidos que encabeza Izquierda Unida y de la que también forman parte Anticapitalistas y Alternativa Republicana.

Por su parte, a las europeas, se presenta dentro de la candidatura Compromiso por Europa en coalición con Compromís, En Marea, Nueva Canarias, Més per Mallorca, Chunta Aragonesista, Coalición Caballas, Coalición por Melilla, Iniciativa del Pueblo Andaluz, Izquierda Andalucista, Verdes de Europa. En la lista figura el propio dirigente palentino Julio Echazarra.

El dirigente castellanista explicó que se presenta a la Alcaldía de Palencia con un programa similar al de cuatro años, ya que, según indicó, el equipo de gobierno del PP no ha sacado adelante en este mandato ninguna medida encaminada a garantizar el futuro y el desarrollo de la capital palentina. Echazarra señaló que Palencia necesita un parque científico y tecnológico vinculado a la agroalimentación y un impulso a las autovías entre las ciudades de la región con más de 20.000 habitantes. Así, recalcó la necesidad de que se exija a los gobiernos autonómicos y central que construyan autovías entre Palencia y Aranda, hasta Benavente y también a León, a través de Sahagún.

También reclaman la bajada del IBI para las viviendas con sistemas energéticos renovables, la creación de una red municipal de guarderías y un programa de apoyo a personas mayores solas, enfermas y dependientes.

En cuanto al ferrocarril, se hace una defensa expresa del corredor de cercanías a Medina del Campo, la instalación de un apeadero en la Yutera y la exigencia de que el Ave de Madrid a Irún tenga parada en la capital palentina.

Por su parte, el secretario de Organización, Luis Marcos, que concurre a las autonómicas por la provincia de Burgos, explicó que Castilla y León no tendrá una verdadera representación política propia, que no esté supeditada a los intereses electorales de los grandes partidos, hasta que no entre en las instituciones un partido regionalista como PCAS-Tierra Comunera, que defiende los intereses de los ciudadanos de la comunidad autónoma.

Luis Marcos señaló que su formación tiene una visión de España como un territorio plurinacional, que debe organizarse como un estado federal, e insistió en que un solo concejal de PCAS-Tierra Comunera hará mucho más por su localidad «que un montón de concejales de los partidos generalistas».

En este sentido, explicó que solo la presencia de los representantes regionalistas en las instituciones puede garantizar la ejecución de verdaderas políticas pensadas para frenar la despoblación, que, según advirtió, es el gran problema de Castilla y León. Echazarra indicó que las agendas, los acuerdos o los comisionados para afrontar este problema no han podido frenar hasta ahora la sangría de población en este territorio, especialmente de los jóvenes mejor formados. Por ello, defendió contundencia en la aplicación de medidas que defiendan la vida en el medio rural, como el establecimiento de la banda ancha de Internet en todo el territorio. «Algunas medidas son sencillas, sin esa banda ancha no vamos a favorecer la llegada de esos neorrurales que buscan una mayor calidad de vida en los pueblos de sus ancestros», indicó Luis Marcos, mientras señalaba que llevar esa banda ancha a todos los pueblos de la región, alrededor de 2.400, supone un gasto de solo 40 millones de euros, «lo que cuestan dos kilómetros de Ave en zona llana. ¿Y qué hay más importante que la población se pueda asentar en el medio rural con unos servicios básicos de calidad?».

Los dirigentes castellanistas criticaron también la falta de políticas reales de los grandes partidos por frenar la despoblación, debido a los intereses de grandes empresarios que quiere explotar el territorio en su propio beneficio, para el establecimiento de grandes vertederos, macrogranjas o latifundios agrícolas. «Es imprescindible un partido de esta tierra», aseveró Echazarra, mintras Luis Marcos recalcaba como otras prioridades del PCAS-TC la lucha contra la corrupción, un modelo real de democracia participativa y el desarrollo económico para que los jóvenes no tengan que emigrar.