La mixomatosis de las liebres llega a Palencia

La liebre encontrada muerta en Paredes de Nava, que dio positivo por mixomatosis./El Norte
La liebre encontrada muerta en Paredes de Nava, que dio positivo por mixomatosis. / El Norte

El laboratorio del Programa Nacional de Vigilancia Epidemiológica confirma que una liebre recogida en Paredes de Nava había contraído la temida enfermedad

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

Ya está aquí. La mixomatosis, la enfermedad que está acabando con la vida de un gran número de liebres en Andalucía y Castilla La Mancha, ha llegado a Palencia. El galguero de Paredes de Nava, Salvador Hoyos, encontró una liebre muerta durante un paseo por su localidad el pasado día 3 y decidió enviarla a analizar al centro de referencia nacional de Algete, donde el Programa Nacional de Vigilancia Epidemiológica tiene su laboratorio. Los resultados ya han salido a la luz y han confirmado el peor de los presagios: esa liebre estaba infectada de esta enfermedad, que hasta hace solo un año afectaba en exclusiva a los conejos y que ahora se ha propagado a una velocidad de vértigo por las liebres de toda la Península Ibérica.

El galguero que dio con la liebre asegura que el animal que encontró carecía de síntomas claros de haber muerto a causa de esta enfermedad. «No tenía los ojos legañosos ni hinchados, tampoco se apreciaba que tuviera descomposición ni sangre en la parte trasera. Aparentemente era una liebre sana», recalca Salvador Hoyos, que pese a todo lo descrito anteriormente decidió recoger el animal, pensando que había muerto de tularemia, una enfermedad que se ha reproducido en la zona más afectada por la plaga de topillos. «La cogí con guantes, la metí en dos bolsas de basura y, al arcón. Luego, llamé a los agentes medioambientales para que vinieran a por ella», explica este galguero..

Fue el 20 de julio del año pasado cuando unos análisis determinaron que el virus había saltado por primera vez de una especie, el conejo, a otra, la liebre, en un coto de la provincia de Córdoba y ahora, 14 meses después, se ha registrado el primer caso de mixomatosis en una liebre de Palencia.

Da la casualidad de que este primer caso se ha registrado en uno de los municipios más afectados por la plaga de topillos y no parece descabellado pensar que ambas circunstancias pueden tener algo que ver. Y es que, la forma de transmisión de la enfermedad es por la picadura de pulgas u otros artrópodos chupadores de sangre, que han visto incrementada su población por el aumento de topillos a los que succionar la sangre.