La Junta aclara que la cementera de Hontoria quema menos residuos del total autorizado

Un momento de la reunón entre la alcaldesa de Venta de Baños (izda.) y el delegado de la Junta (dcha.). /EL NORTE
Un momento de la reunón entre la alcaldesa de Venta de Baños (izda.) y el delegado de la Junta (dcha.). / EL NORTE

La alcaldesa de Venta de Baños se interesa por la posible incidencia en el medio ambiente de estas instalaciones

EL NORTEPalencia

El delegado de la Junta, Luis Domingo González, el jefe de servicio de Prevención Ambiental y Cambio Climático de la Junta, Jaime Fernández Orcajo, y el jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, José María Martínez, se han reunido con la alcaldesa de Venta de Baños, Rosa María Juanes, y técnicos de la sección de Protección Ambiental de la Junta de Castilla y León para analizar la situación y la incidencia ambiental de una cementera afincada en el municipio de Hontoria de Cerrato propiedad de Cementos Portland Valderrivas.

La empresa cuenta con autorización ambiental desde 2007 y desde 2017 se realizaron modificaciones, revisiones y adaptaciones para adaptación al Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos (PEMAR) 2016-2022 y cuenta con la concesión de autorización ambiental para la fabricación de clínker y cemento. Durante la reunión se trataron temas relacionados con los riesgos ambientales de la factoría como el uso de neumáticos fuera de uso como combustible alternativo.

La utilización de residuos como combustible, (operación de tratamiento según el Anexo II de la Ley 22/2011, de 28 de julio) establece una proporción del 50% de este residuo en el balance anual de combustible alternativo utilizado, concretamente para los neumáticos fuera de uso (LER 19 12 04) La entrada de residuos total de residuos destinados en la valorización energética ha sido de 10.347,460 toneladas y la de neumáticos de 1.745,140 toneladas, el porcentaje de mix alcanza un 16,87%, valor muy por debajo del autorizado, según indicaron los técnicos durante el encuentro y tal como recoge la nota de prensa remitida desde la Delegación Territorial de la Junta.

Controles

En cuanto a las obligaciones en materia de protección de ambiente atmosférico, la empresa cumple con todos los controles (tanto los externos como los autocontroles) establecidos.

La empresa presenta todos los años en tiempo y forma el informe anual en el que se constata la no superación de ninguno de los valores límites de los parámetros de los contaminantes emitidos a la atmosfera. En el entorno de las instalaciones se ubican dos estaciones de medida incluidas en la red de control de Calidad del aire de Castilla y León, en la que no se ha detectado incumplimientos de la normativa ambiental.

También se analizó la superación de los niveles de ozono troposférico, contaminantes secundario. Desde la Junta de Castilla y León se explicó que el 60% de este contaminante se debe a importaciones de otros lugares como puede ser Norte de África, Centroeuropa e incluso EEUU. Mientras que el 40% restante se debe a la actividad antropogénica, industria, e incluso a fuentes naturales. Concluyendo que la incidencia del aumento de los niveles de ozono en la atmosfera, debido a la cementera, no es significativa.

Incidencia sobre la salud

También se examinó el informe sobre la incidencia de este tipo de industrias en la salud humana del Instituto Carlos III, publicado en el año 2013, con datos desde el año 1997 a 2006, haciendo las siguientes observaciones: La ley 16/2002, de 1 de julio, de Prevención y Control integrado de la contaminación obliga a las empresas de mayor incidencia ambiental, entre las que se encuentran las cementeras a adaptarse a esta norma. Por tanto, en el texto de la autorización ambiental se recogen medidas preventivas y correctoras así como controles para reducir y controlar la contaminación atmosférica con el fin de alcanzar una elevada protección del medio ambiente en su conjunto.

Puesto que la autorización ambiental data de agosto de 2007, en este texto se implementan las medidas correctoras anteriormente citadas, con la consecuente reducción de las emisiones a la atmosfera por parte de esta empresa.