El Ayuntamiento de Palencia encarga un mapa del ruido para frenar la contaminación acústica

Aglomeración de vehículos en la pasarela de Villalobón y la rotonda de San Lázaro, una de las zonas más ruidosas de la capital palentina. /Antonio Quintero
Aglomeración de vehículos en la pasarela de Villalobón y la rotonda de San Lázaro, una de las zonas más ruidosas de la capital palentina. / Antonio Quintero

El documento debe recoger datos sobre el tráfico, el ferrocarril o la industria en toda la ciudad

José María Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Han pasado más de cinco años, por lo que no ha quedado más remedio que ponerse serios y comenzar a dar pasos concretos para que no pueda decirse que el Ayuntamiento se salta a la torera la normativa autonómica sobre ruidos. Esta ley regional establece que todos los municipios con una población superior a los 20.000 habitantes deberán dotarse de mapas específicos sobre el ruido que incluyan planes de actuación encaminados a reducir la contaminación acústica.

Y Palencia cuenta en la actualidad con este documento, un Mapa Estratégico de Ruidos, que, por desgracia, ya no puede tener vigencia. Se aprobó en 2012, con lo que debe elaborarse uno nuevo. Han pasado más de cinco años y no hay alternativa. Por ello, el Ayuntamiento de la capital palentina ha convocado un concurso público para la contratación de un servicio de asistencia técnica que actualice ese mapa estratégico del ruido, así como los planes de acción que deben incluirse de forma obligatoria.

El plazo para la presentación de ofertas ya ha concluido y la Mesa de Contratación del Consistorio se encuentra ya en fase de evaluación de las propuestas que han concurrido. Este proceso debe finalizar a partir del 21 de febrero, cuando se abrirá el sobre tres de la plica, correspondiente a la oferta económica (ya se han abierto los sobre 1 y 2, con las documentaciones técnica y administrativa). Una vez que se resuelva el concurso, la empresa que finalmente resulte adjudicataria dispondrá de un plazo de ocho meses, a partir de la firma del contrato para la elaboración del nuevo Mapa Estratégcio del Ruido de Palencia. El proyecto ha salido a licitación con un presupuesto inicial de 40.000 euros y la Mesa de Contratación tendrá en cuenta especialmente a la hora de valorar las ofertas aspectos como las posibles bajadas de precio o de periodo de elaboración, así como las mejoras que se planteen en los tiempos de medición, con respecto a los mínimos exigidos, tanto para las pruebas de corto plazo o las de largo.

Los mapas estratégicos de ruido son documentos que recogen de forma uniforme información sobre los niveles de contaminación acústica, aplicando criterios homogéneos de medición que permitan hacer comparables entre sí las magnitudes de ruido verificadas. Tienen por finalidad la evaluación global de la exposición actual a la contaminación acústica de una determinada zona, de manera que se puedan hacer predicciones y adoptar planes de mejora. Son obligatorios en los municipios de más de 20.00 habitantes, por lo que únicamente la capital palentina está sujeta a esta exigencia en la provincia de Palencia.

Urbanizables

La normativa establece que el área de estudio sobre la que debe desarrollarse el proyecto se corresponderá con el conjunto de los suelos clasificados como urbanos y como urbanizables en el Plan General de Urbanismo, dado que conforman las zonas habitadas y las que están previstas para futuros desarrollos urbanísticos de la ciudad.

Por tanto, se exlcuyen todos los terrenos y espacios clasificados como rústicos, que quedan fuera del área de estudio, ya que se corresponden con zonas que no están habitadas y que tampoco podrán habitarse en el futuro.

El pliego de condiciones establece que la empresa que elabore el Mapa del Ruido deberá definir las diferentes áreas acústicas de la ciudad, que se delimitarán en función del uso predominante del suelo. Mediante unos métodos de cálculo, elaborados a base de mediciones de ruido en las calles, deberá confeccionarse también un documento comparativo con los resultados obtenidos en el estudio que se efectuó en el año 2012. Para llegar a un objetivo final que es el establecimiento de medidas correctoras para reducir el ruido urbano.

También se recuerda que para la elaboración del mapa ya caducado se cartografiaron 2.229 tramos vías de transporte de tráfico rodado. En aquel primer momento, no se tenían datos comparativos, pero al disponer ahora del documento anterior, se exige que se utilizarán para las mediciones el mismo número de tramos de calles.

Se efectuarán mediciones de al menos quinceminutos en los diferentes tramos en diferentes periodos representativos y también por momentos. Así, se llevarán a cabo medidas de corta duración de al menos quince minutos, con el fin de determinar el comportamiento tanto durante el día, como por la tarde o la noche, para evaluar las variables que generan el ruido. Se tomará el número necesario de puntos de medida para cubrir por completa el término municipal, distribuyéndolos en función del uso existente o previsto del suelo, ya se urbano, urbanizable, industrial, recreativo o comercial.

15 minutos seguidos

El pliego establece un número mínimo de 130 mediciones de corta duración (15 minutos) y 18 de larga duración (48-72 horas), pero además de estas cifras será necesario realizar al menos otras 87 mediciones para poder caracterizar la potencia de emisión acústica en las zonas industriales del municipio. Las mediciones deben efectuarse a 4 metros sobre el nivel del suelo.

El resultado final debe incluir mapas de zonificación acústica, de niveles sonoros, de exposición al ruido y de conflicto.

También de elaborarse un diagnóstico de la contaminación acústica del municipio sobre la base de los resultaods y desarrollar un plan de acción frente al ruido. Ese plan debe incluir medidas para mejorar la situación acústica del municipio. En este sentido, deben ordenarse las actividades generadoras de ruido, regular el tráfico rodado, elaborar programas de minimización de la producción y transmisión de ruidos, así como establecer sistemas de control.