Armisén llama a ensalzar la calidad de vida del medio rural en el Día de la Provincia de Palencia

Armisén, durante su intervención en el acto institucional del Día de la Provincia. /Antonio Quintero
Armisén, durante su intervención en el acto institucional del Día de la Provincia. / Antonio Quintero

El Norte
EL NORTEPalencia

Palencia ha comenzado a vivir la celebración del Día de la Provincia, que este año llega a su trigésima quinta edición con un programa en el que la gastronomía, las costumbres y la idiosincrasia palentina se darán cita durante todo el día de hoy en Grijota, que en esta ocasión ejercerá como sede de una fiesta a la que están llamados todos los vecinos de cada rincón de Palencia.

La fiesta tuvo ayer su preludio con un acto institucional en el que la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, convirtió su discurso en una reflexión en voz alta que llegó a un auditorio del Centro Cultural Provincial lleno de alcaldes y autoridades de diversa índole, así como representantes de las casas de Palencia en diferentes puntos de la geografía nacional, que recibieron un reconocimiento por su labor divulgadora de la provincia.

La presidenta arrancó su intervención con una cita que pronunció el escritor y pintor francés Max Jacob, quien respondió a una invitación a una excursión por el campo con la siguiente frase: «por el campo? ¿Ese lugar horrible por dónde los pollos se pasean crudos?». Para Armisén, el campo no es un sitio por el que las aves de corral se ceban antes de acabar en la cazuela. Para ella, el campo está infravalorado entre algunos sectores de la sociedad y aseguró que trabaja cada día para que esa concepción cambie. «Mi puesto de trabajo está más en el campo que entre cuatro paredes de un despacho de ciudad. Y esto en modo alguno es una queja, porque es un honor», remarcó la presidenta en un alegato sobre las bondades del campo en un mundo en el que el asfalto ha ganado la partida a la tierra. «Poco sirve que la televisión emita cada fin de semana la película 'La ciudad no es para mí', del entrañable Paco Martínez Soria. En el imaginario colectivo de España, lo rural se sitúa en desventaja con respecto a las ciudades», sentenció.

«Esperamos un lleno absoluto y estamos con los brazos abiertos»

Grijota vivirá hoy el Día de la Provincia con un programa amplio en el que la música y la gastronomía se convertirán en todo un reclamo para atraer personas al municipio. «Estamos deseosos de acoger a toda la gente que quiera venir a disfrutar del día a Grijota. Esperamos rendir servicio a todos los que quieran venir en un día en el que esperamos un lleno absoluto. Todas las empresas de hostelería se encuentran con los brazos abiertos», explicó ayer el alcalde de Grijota, Jesús Tapia, que en su intervención sobre el escenario del auditorio del Centro Cultural Provincial expresó una férrea defensa a la figura de las diputaciones.

«Las he conocido desde dentro y desde fuera y creo que no las podemos poner en riesgo. No estoy de acuerdo con las opiniones que dicen que las diputaciones tienen que desaparecer», recalcó Tapia, quien se sirvió de que todas las miradas estaban fijadas en él para solicitar una intervención de urgencia en un edificio que amenaza con caerse en Grijota. «Voy a aprovechar este momento para reivindicar que tenemos un edificio a la entrada del pueblo entre las esclusas 28 y 29 del Canal de Castilla que está en mal estado. Es patrimonio cultural de todos, de la provincia de Palencia, y se debe actuar pronto porque si no lo hacemos, puede que se nos caiga a las aguas del canal», apuntó Tapia, que cerró su intervención señalando que Grijota ha multiplicado su población por dos en los últimos 10 años. «Un 30% de la población tiene menos de 18 años, una población que necesita muchos servicios y que la tenemos partida en zonas residenciales», señaló.

Y tras esa introducción, Armisén habló de despoblación. «Si miramos atrás con sincera autocrítica, el desequilibrio demográfico de España acaso sea la gran asignatura pendiente en estas cuatro décadas de democracia», aseguró la presidenta, que puso especial énfasis en la necesidad de mejorar la imagen que se tiene del medio rural con respecto al urbano. «No abogamos por ocultar la realidad, ni por maquillarla. Se trata de no alimentar imágenes negativas sobre el medio rural, de no abundar en mensajes pesimistas, de no incidir en caricaturas y tópicos que tanto perjudican a los pueblos», aseguró durante su intervención, en la que disertó de las acepciones peyorativas de palabras como 'pueblerino' o 'rústico' frente al matiz positivo de una palabra como 'urbanita', cuando esos 'urbanitas' tienen problemas que los 'pueblerinos' solo ven por la tele. «Me pregunto, por ejemplo, quién devuelve las cuarenta o cincuenta horas que cada mes se pasa en un atasco o en el transporte público un vecino de una gran ciudad, un vecino que a menudo es un escolar, un niño que pasa fuera de su casa diez horas o más cada día. Y que acaso no pisa un parque de lunes a viernes», remarcó Armisén.

Tras ese diagnóstico de la situación, la presidenta explicó la medicina que se puede administrar desde la administración para que los pueblos no acaben en el ostracismo. «Claro que sí, las administraciones públicas debemos cumplir nuestra parte, desempeñar nuestro cometido y responder a nuestra razón de ser. Es decir, procurar que no haya categorías de ciudadanía en cuanto a derechos y servicios básicos, de modo que no existan españoles de primera y de segunda», afirmó para explicar después que ese cometido no entiende ni de izquierdas, ni de derechas. «Ese principio, que va más allá de siglas políticas para ser una cuestión de justicia y equidad, guía toda nuestra acción en la Diputación de Palencia. Y sabemos que para tal fin contamos con el trabajo, codo con codo, de los 191 ayuntamientos de la provincia», añadió.

La mejor fórmula para luchar contra la despoblación es el empleo y la presidenta se encargó de recordar que esta misma semana se ha conocido que Palencia es la provincia de Castilla y León que más ha reducido el desempleo el último año, el 13%, que es casi diez puntos más de bajada que en España (-3,8%) y cerca del doble que la media regional (-7%), unos datos que la presidenta rápidamente desvinculó de la despoblación. «No es por una reducción de activos, sino creando empleos, puestos de trabajo. Hoy nuestra provincia tiene 6.000 personas más con empleo que al empezar 2015, cuando el mercado laboral palentino tocó fondo por la crisis», apostilló.

Y después de ese repaso por los datos del paro, llegó el momento de agradecer el trabajo a los alcaldes y concejales que en los 40 años de ayuntamientos de la democracia han trabajado para los 191 municipios de la provincia. Y es que, la trigésima quinta edición del Día de la Provincia coincide con el cuadragésimo aniversario de las primeras elecciones locales, que dieron paso a las primeras corporaciones municipales un 3 de abril de 1979.

«Queridas alcaldesas y alcaldes, sois el relevo. El testigo ahora está en vuestras manos. Tenéis ahora el protagonismo para atender las necesidades de vuestros municipios y mejorar su calidad de vida, por el bien de vuestros vecinos y de las gentes que temporalmente los visitan. Sé que estáis a la altura de esa herencia y de los retos del presente y del futuro. Porque vosotros y vuestros concejales, con la disponibilidad y con el altruismo que os caracterizan, sois ejemplo también de la buena política, de la mejor política. Un ejemplo que cobra aún más relieve en esta época de cierto desafecto o hartazgo por parte del ciudadano, sentimientos lógicos cuando la política se convierte en puro tacticismo, o cuando acude repetidamente a las urnas por incapacidad para la negociación leal en busca de acuerdos», incidió la presidente en un día de celebración en el que no estuvieron ajenos los problemas que planean sobre la provincia, con la despoblación como punta de lanza.