La Diputación financia con 84.500 euros tres proyectos de cooperación

Javier Salazar, de Solidaridad, Educación y Desarrollo; Bhavani Marella, de la Fundación Vicente Ferrer; Ángeles Armisén, presidenta de la Diputación; las diputadas María José de la Fuente y Carolina Valbuena, y Juanjo Benito García, de la Fundación Hombres Nuevos. /
Javier Salazar, de Solidaridad, Educación y Desarrollo; Bhavani Marella, de la Fundación Vicente Ferrer; Ángeles Armisén, presidenta de la Diputación; las diputadas María José de la Fuente y Carolina Valbuena, y Juanjo Benito García, de la Fundación Hombres Nuevos.

Hombres Nuevos, la Fundación Vicente Ferrer y Solidaridad, Educación y Desarrollo presentan iniciativas de sanidad, educación y vivienda

ASUNCIÓN GARCÍA DIEZ

Representantes de la Fundación Hombres Nuevos; Solidaridad, Educación y Desarrollo y de la Fundación Vicente Ferrer han presentado los proyectos que han recibido la financiación íntegra de la Diputación a través de la línea de ayudas para la mejora de las condiciones de vida de las personas en países en desarrollo. La cuantía global para estos tres proyectos es de algo más de 85.500 euros y se incluye en el total de 125.000 euros en ayudas totales y parciales para 22 proyectos, aprobados en agosto pasado.

Con estas iniciativas «se da una solución adecuada a problemas para nosotros inimaginables y que suponen una gran dificultad en el día a día de las personas en los países en vías de desarrollo, como la calidad del agua, la educación o la atención a las mujeres en sus aspectos más básicos», según indicó ayer la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, durante la presentación. Armisén animó a los responsables de las organizaciones a que no desfallezcan «porque vuestra labor hace mucha falta», según manifestó.

Por su parte, la diputada de Cooperación al Desarrollo, Carolina Valbuena, incidió en la importancia de los tres proyectos, que atiende necesidades esenciales de la población a la que van destinados.

Ampliación de aulas

La Fundación Hombres Nuevos financiará con los casi 30.000 euros de subvención la construcción de tres aulas nuevas para alumnos de los cursos primero y segundo de Educación Secundaria y se mejorarán las actuales clases de cuarto en la unidad educativa de América Fe y Alegría, del barrio de los 3.000, uno de los más pobres de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, según explicó Juanjo Benito García, secretario técnico de la organización fundada por el obispo emérito de Palencia Nicolás Castellanos.

El centro educativo se ha visto desbordado por el aumento del número de alumnos, que se ha tenido que distribuir en turnos de mañana, tarde y noche, y los estudiantes de Secundaria deben recibir clases en aulas de Primaria, «que no reúnen las características ni para su físico ni para sus características de adolescentes», argumentó el secretario técnico de Hombres Nuevos.

Además de las nuevas aulas, que permitirán acabar con el hacinamiento de los alumnos, se reforzará la estructura del edificio, que tiene una antigüedad de 30 años. La intervención beneficiará de forma directa a 900 personas e indirectamente a las 38.000 que viven en el entorno de esta barriada, formada por familias de muy bajo nivel económico.

Los 28.000 euros que se destinan a la organización Solidaridad, Educación y Desarrollo se emplearán en las obras y compra de equipos y suministros para el abastecimiento de agua al centro maternoinfantil del pueblo Live, en Ghana.

El director general de la organización, Javier Salazar Félix, que se desplazó a Palencia también para difundir la labor que se desarrolla en aquel país africano, detalló que el centro sanitario se construyó hace tres años con el compromiso de las autoridades locales de que se le iba a dotar de agua corriente. Sin embargo, no se ha cumplido, lo que dificulta las condiciones en las que se presta el servicio sanitario.

Barrios desprotegidos

Javier Salazar describió la compleja situación en Ghana, que vivió hace 12 años una guerra y en el que el éxodo del campo a la ciudad ha hecho que se creen urbes de seis y siete millones de habitantes, con un núcleo de nivel de vida casi europeo y unos barrios inmensos, «a los que llega la gente desprotegida y sin recurso», según explicó. En este ámbito empezó hace 12 años el trabajo de la organización, con la creación de un orfanato para los niños huérfanos de guerra, para continuar luego con un colegio de Primaria y el centro sanitario. La organización ofrecerá charlas divulgativas en Carrión, Villamuriel y en el colegio Marista Castilla de la capital.