Torra se desmarca de ERC y de los presos de JxCat y apuesta por el no a la investidura de Sánchez

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra. / ep

El presidente de la Generalitat se enroca al insistir en reclamar un referéndum

CRISTIAN REINOBarcelona

Quim Torra apuesta por el bloqueo de la política española. En una carta dirigida a Pedro Sánchez, el presidente de la Generalitat aboga porque los diputados de JxCat voten en contra de la elección del presidente del Gobierno en la sesión de investidura de la semana que viene.

Torra se inclina por votar no, salvo que Sánchez asuma la celebración de un referéndum sobre la independencia, extremo que el dirigente socialista ha negado infinidad de veces. El líder nacionalista marca distancias con sus socios de Esquerra que este martes aseguraron que no bloquearán la gobernabilidad española. «Por ERC no será. No queremos estar en el saco del conflicto ni en el saco del bloqueo», afirmó Gabriel Rufián tras su reunión con Adriana Lastra, del PSOE.

Esquerra decidirá este viernes el signo de su voto. Torra, en cambio, presiona a los diputados de JxCat para que voten en contra. Las posiciones en JxCat están enfrentadas. Artur Mas y los presos postconvergentes apuestan por la abstención, mientras que Torra, Puigdemont y el sector afín al expresidente se decanta por el 'cuanto peor mejor'.

Torra se enroca en reclamar el derecho de autodeterminación. En la misiva publicada en 'La Vanguardia', el presidente de la Generalitat propone a Sánchez un «entendimiento basado en el respeto escrupuloso de los derechos humanos, civiles y sociales, incluido el derecho a la autodeterminación». «Le invito a mirar lejos», asegura, y le advierte de que si «continúa transitando en el espacio que encalla, enfanga y cri­minaliza la voluntad política y democrática de los catalanes», a su juicio «no tiene ningún sentido darle una vez más el apoyo para renovar la presidencia y, por lo tanto, mi posición es ­votar no a su investidura la próxima semana». «Haga ­usted una propuesta para dar la voz al pueblo de Cataluña. Vuelva a la mesa del diálogo de donde no nos hemos levantado ni nos le­vantaremos nunca», le reclama como condición para que los diputados de JxCat no obstaculicen la investidura.

Le recuerda, además, que accedió a la presidencia «gracias al apoyo» de los grupos independentistas, «en un gesto de generosidad y con un voto de confianza que no se ha visto compensado de ninguna manera». «Si se quiere ofrecer una respuesta duradera, será necesario dar la palabra a los ciudadanos para hacer frente a un problema que en la Europa del siglo XXI no corresponde resolver a los tribunales ni con represión», remata.