Las vidas del 'Aquarius'

Las vidas del 'Aquarius'

Comenzó a funcionar como barco solidario en el Mediterráneo en 2009 y su tripulación está conformada por 32 personas. Puede llegar a rescatar hasta a 750 personas en situaciones de máxima emergencia

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOMadrid

La historia, como una señora que se reaparece de vez en cuando, nos recuerda que todo vuelve. Esta vez es el 'Aquarius', el navío con nombre de bebida refrescante el que hace a Europa mostrar su cara más abominable.

En el barco hay 629 personas entre las que se encuentran 123 menores de edad no acompañados, 11 niños pequeños y siete mujeres embarazadas. La UE cerró sus puertos a la solidaridad y ningún país europeo ha permitido - hasta el ofrecimiento de España - el atraque del barco tras la negativa de Italia y Malta en aceptarlos.

Bruselas se lavó las manos entre la indecisión y llamó a los implicados a que contribuyeran a la resolución mientras Matteo Salvini, el ministro xenófobo italiano celebraba que el 'Aquarius' pudiera atracar en Valencia. «Victoria», escribía en las redes. El mismo que hace unos días dijo que «no metería nunca a mi hija en una barca que pudiera hundirse». El Aquarius se encarga de evitar la tragedia y han sido varias las ocasiones en las que ha realizado rescates que conmueven y emocionan.

El barco ha visto mil aventuras. Algunas con final feliz y otras que han terminado entre lágrimas. Comenzó a funcionar como barco solidario en el Mediterráneo en 2009. Antes su labor era como buque de guardia en el Atlántico. La tripulación del 'Aquarius' está conformada por 32 personas, entre personal náutico y técnico (11 personas) y de rescate, tanto de MSF (8) como de SOS Mediterranée (13). Puede llegar a rescatar hasta a 750 personas en situaciones de máxima emergencia, dependiendo del clima y las condiciones del mar.

El 'Aquarius' sabe lo que es dar vida a un 'Milagro', nombre del bebé que nació en medio del Mediterráneo a finales del pasado mes de mayo. El barco, coordinado por la ONG europea SOS Mediterranée y Médicos sin Fronteras rescataba a una mujer refugiada procedente de Libia que daba a luz a un niño de casi tres kilos, sano y salvo, al que han bautizaron de esa manera. Junto a él viajaban 721 migrantes exhaustos y con experiencias traumáticas vividas en Libia. La ironía de una nueva vida que empieza en la calificada como la ruta de inmigración más peligrosa del mundo.

El 'Aquarius' volvió a zarpar hacia las costas africanas en busca de nuevos milagros. Y este domingo volvió a vivir situaciones dramáticas. Más de 600 inmigrantes eran rescatados en un macro operativo nocturno en el Mediterráneo. Seis operaciones en las que participaron lanchas de los guardacostas de isla de Lampedusa, 3 barcos mercantes y la ONG Sos Méditerranée. Todos acabaron en el Aquarius, el barco que salva las vidas que Salvini no quiere y al que parece responder el poema 'Home' de Warsan Shire cuando en los versos que se han convertido en uno de los lemas en las reinvidicaciones sobre la situación de los refugiados se pregunta «¿Quién pone a su hijo en un barco salvo que el agua sea más segura que la tierra?»

En el 'Aquarius' la tripulación siempre está vigilante. A diario se celebran en el barco reuniones y simulacros. «Siempre hay algo que mejorar, algún pequeño error, algo que aprender para ser más efectivos», coinciden en explicar varios miembros del equipo de MSF en una entrevista publicada por la agencia Efe el pasado mes de marzo.

Cada mañana MSF y SOS Mediterranée reúnen a sus equipos e intercambian información, dudas e ilusiones antes de reforzar rutinas y conductas que reduzcan las muertes en esta zona del Mediterráneo, en la que el pasado año murieron ahogados 3.116 migrantes. Según cifras de la Organización Internacional de la Migraciones (OIM), 5.945 más han logrado cruzar este año desde Libia a Italia y 318 han perecido en el intento.

 

Fotos

Vídeos