El abogado de Forn culpa a la fuga de Marta Rovira de la permanencia en prisión de los líderes del 'procés'

Marta Rovira, secretaria general de Esquerra. /efe
Marta Rovira, secretaria general de Esquerra. / efe

El letrado, en contra de la línea argumental del resto de procesados, alaba al Supremo, al que califica como uno de los tribunales más prestigiosos de Europa

CRISTIAN REINO

El juicio del 1-O está próximo y las defensas de los procesados empiezan a marcar la línea argumental que seguirán durante la vista. Hasta la fecha, la unidad de acción ha marcado la pauta, pero poco a poco van surgiendo fisuras. El abogado de Joaquim Forn, Xavier Melero, abrió este miércoles una grieta en el frente secesionista al cargar las culpas de que los líderes del 'procés' sigan en prisión preventiva a los dirigentes secesionistas que huyeron al extranjero.

En concreto, se mostró muy crítico con la secretaria general de Esquerra, Marta Rovira. La republicana se fugó el pasado 23 de marzo a Ginebra, justo el día en que debía declarar en el Tribunal Supremo para conocer el auto de procesamiento por su participación en el 1-O. Melero afirmó en Rac-1 que, a su juicio, el juez Llarena volvió a encarcelar a los líderes independentistas por «miedo a que no se presentaran al juicio». Y que, por tanto, cuando Rovira o Anna Gabriel decidieron marcharse antes de acudir a declarar al Supremo el magistrado temió quedarse sin caso, y desde entonces se ha mostrado inflexible a permitir su excarcelación desde la premisa de que no se le «puede fugar ni uno más».

De hecho, el propio Forn tuvo la opinión favorable de la Fiscalía para salir de prisión, pero el juez siempre le ha denegado los permisos cuando su abogado lo ha solicitado. La opinión de Melero respecto a lo que han perjudicado los fugados a los presos es compartida en amplios sectores del independentismo, pero nadie hasta la fecha se había atrevido a hacerla pública.

Alabanzas al Supremo

El letrado de Forn se desmarcó también de la mayoría de las demás defensas, que atacan al Supremo y lo califican de tribunal de excepción que se propone celebrar un juicio político en el marco de una causa general contra el independentismo. Melero cree que el Supremo es uno de los tribunales europeos que goza de mayor prestigio y se basa en que, según las estadísticas, es el que menos pronunciamientos en contra recibe del Tribunal de Derechos Humanos de la Unión Europea. «Su reputación es irreprochable», dijo. Y reclamó al movimiento independentista que no se haga trampas al solitario afirmando casi a diario que la sentencia ya está redactada y que se trata de un tribunal politizado.

Todos los letrados de los acusados solicitan la absolución de sus clientes al considerar que no hay delitos. Ahora bien, hay diferentes estrategias. «Esta causa –sostiene el escrito de Oriol Junqueras y Raül Romeva, del letrado Andreu Van den Eynde– es un ejemplo de instrumentalización del proceso penal para la persecución de un movimiento que, pacíficamente, ansía un objetivo político legítimo en democracia». Rull, Turull y Sànchez sostienen que no participaron en ningún alzamiento violento o tumultuario, porque no lo hubo, y denuncian que la causa busca «escarmentar» a políticos «pacíficos» y «descabezar» al soberanismo porque no se comparten sus ideas. Forn, en cambio, busca una defensa más técnica, menos política. «Tenemos las pruebas que rebaten todas las acusaciones», dijo ayer Xavier Melero.

Según sus cálculos, el juicio comenzará el 5 de febrero. El 29 de enero, los procesados deberán estar en Madrid, a donde serán trasladados los que están en prisión desde la cárcel de Lledoners. La vista podría durar unas tres semanas, según sus estimaciones, y la sentencia podría darse a conocer antes del 31 de julio. El letrado pedirá al Supremo que los procesados que están en prisión, durante el tiempo que dure el juicio, sean instalados en un módulo de régimen abierto, para que tengan libertad de movimientos desde las 8 de la mañana a las 10 de noche.

 

Fotos

Vídeos