El PP busca desmontar la visita de Puigdemont a Bruselas

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis (d), y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i), en el foro euromediterráneo que se celebra hoy en Barcelona./
El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis (d), y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i), en el foro euromediterráneo que se celebra hoy en Barcelona.

Esteban González Pons advierte a los independentistas de que cuentan con el beneplácito de "la extrema derecha" europea

NURIA VEGAMadrid

La delegación española del PP en el Parlamento Europeo quiere desmontar la conferencia que Carles Puigdemont ofrecerá mañana en Bruselas. El portavoz, Esteban González Pons, no sólo pide a sus compañeros de grupo que no acudan al acto, sino que insiste en que los planes de ruptura de la Generalitat catalana sólo contribuyen a satisfacer a la extrema derecha. El grupo (parlamentario) de Nigel Farage y Marine Le Pen cada vez ven con más alegría todos los movimientos de Puigdemont, porque un 'brexit' en Cataluña ayudaría a romper un poco más una UE que no está pasando por su mejor instante, ha advertido el dirigente popular en la sede nacional de la formación.

más información

Hace días que Pons trata de explicar en la Cámara europea que el referéndum que persiguen los independentistas es ilegal en España. La consulta crearía, a su entender, un mal precedente para la unidad de muchos países del continente y así se lo ha recordaba la semana pasada a los integrantes del PPE en una misiva en la que solicitaba que no asistieran a la charla de Puigdemont.

El portavoz de los populares en Bruselas trata de restar, además, valor institucional a la visita. Fuentes del partido apuntan que la organización de la conferencia no ha seguido los cauces oficiales previstos para representantes de regiones europeas, sino que la sala en la que se celebrará ha sido reservada por los eurodiputados catalanes Jordi Solé, Josep María Terricabras y Ramón Tremosa.

El objetivo de los populares es impedir que la conferencia tenga una gran repercusión y que acabe enmarcándose en un respaldo de la Eurocámara a la celebración del referéndum independentista.