Cuidado con el equipaje en el coche: «Una maleta de 10 kg se puede convertir en un toro»

Es importante colocar bien el equipaje antes de viajar. /S. G.
Es importante colocar bien el equipaje antes de viajar. / S. G.

Un coche cargado tarda más en frenar, requiere más tiempo en el adelantamiento y las curvas deben tomarse a una menor velocidad

SANTIAGO DE GARNICAValladolid

Muchas veces no somos conscientes de cómo el equipaje afecta al comportamiento de un vehículo, tanto por el peso como por la colocación del mismo. Los kilos inciden directamente sobre la estabilidad, frenada o aceleración y nos encontramos con unas reacciones que nos son las habituales en nuestro coche.

No hay que olvidar el riesgo que supone llevar el equipaje dentro del habitáculo, ya que en un choque a 60 km/h, la inercia multiplica por cincuenta y seis el peso de los objetos transportados, por lo que una maleta de tan solo 10 kilogramos saldría disparada hacia delante con un peso equivalente al de un toro. La propia Dirección General de Tráfico (DGT), a través de su perfil de Twitter, alertó de este riesgo el pasado mes de abril.

De entrada, todos los objetos deben ir en el maletero, incluso los muy ligeros. Y muy importante como situarlos. Los bultos más pesados se cargan primero y se sitúan en la zona más adelantada; las maletas más grandes y rígidas en el fondo y, finalmente, el resto del equipaje encima.

Todos los objetos deben ir en el maletero, incluso los más ligeros

Son muy aconsejables las sujeciones o redes para sujetar la carga a los puntos de amarre del maletero. Y lo es también abrochar los cinturones de los asientos traseros aunque no haya pasajeros, ya que evita que el equipaje pase desde el maletero al habitáculo: cuidado con coches tipo SUV, monovolúmenes o familiares.

Cofres cerrados

Si el maletero es insuficiente, utilice cofres cerrados, concebidos con cerradura y forma aerodinámica, teniendo cuidado con el peso que situamos sobre el techo: los cofres elevan el centro de gravedad del vehículo y varían su estabilidad. Evite, por supuesto, sobrecargar el coche, pues deteriora las suspensiones (la amortiguación es lo primero que sufre) y el comportamiento en general. Sí, el comportamiento.

Un coche cargado, y ya hablamos dentro de lo que la normativa legal permite, tiene un comportamiento diferente, con reacciones más lentas: tarda más en frenar, exige más tiempo a la hora de adelantar y a la hora de tomar una curva se debe hacer a menor velocidad de la habitual. No cargue su seguridad con kilos innecesarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos