La historia de la fatalidad de Notre Dame, en imágenes

Las llamas devoraron la joya del gótico europeo, que vivía un período de restauración para evitar su deterioro

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOMadrid
La Catedral, en fase de restauración

La Catedral, en fase de restauración

Construida en el corazón de París, durante un tiempo Notre Dame fue el edificio cristiano más grande del mundo occidental y símbolo del potencial de la capital. La Catedral vivía antes del gigantesco incendio un periodo de restauración para evitar su deterioro. El Arzobispado de París decidió poner en marcha una colecta para conseguir recaudar los 100 millones de euros que se necesitan para salvar las deterioradas gárgolas y arcos góticos de su edificio. Cada año, entre 12 y 14 millones de personas visitan la catedral del siglo XII, ubicada en una isla en el río Sena. Su construcción comenzó hace unos 850 años, pero la polución y el paso del tiempo han causado desprendimientos de piedra. Desde 1871 la catedral no tenía trabajos de restauración de lo que apenas cuatro días antes del incendio se hacían eco los medios de comunicación.

Alarma en Francia: Incendio en plena misa

Alarma en Francia: Incendio en plena misa

Poco antes de las seis de la tarde comenzaba la misa diaria en la catedral. El recinto se encontraba repleto de gente, tal y como relatan las crónicas de los periódicos galos para asistir a la ceremonia en el lunes de Semana Santa. En plena homilía sonaron las alarmas. En un principio se pensó que se trataba de una emergencia de otro tipo pero, poco después, comenzaron a ver el humo y a escuchar cada vez más sirenas de los equipos de emergencia. «Era el momento de la comunión, de repente ha sonado una alarma y una voz por megafonía nos ha conminado a salir del templo», cuenta una familia de Toledo en los medios. Notre Dame comenzaba a arder.

Las llamas devoran la cubierta a gran velocidad

Las llamas devoran la cubierta a gran velocidad

El fuego se propagó rápidamente y en unos minutos las llamas devoraron parte del techo de esta joya del gótico europeo, provocando una espesa humareda que era vista desde cualquier punto de París. Las imágenes del desastre comenzaban a difundirse en las redes sociales y las muestras de solidaridad y estupor recorrieron medio mundo.

La caída de la icónica aguja central

La caída de la icónica aguja central

Unos 400 bomberos fueron desplegados en la zona para tratar de extinguir las llamas. El difícil acceso al edificio, rodeado por las aguas del Sena, complicaron la labor de los efectivos. Alrededor de las 20.00 horas se vivió uno de los momentos más dramáticos del día: la icónica aguja de la catedral se desploma consumida por las llamas. Medía 96 metros de alto y pesaba 500 toneladas. El incendio redujo a cenizas la mayor parte del techo del templo y de su interior. París lloraba la desfiguración de su 'Señora'.

Las consecuencias del incendio: ¿resistirá?

Las consecuencias del incendio: ¿resistirá?

El jefe de bomberos Jean-Claude Gallet asegura alrededor de las 23.00 horas no saber si podrán evitar que las llamas continuaran propagándose. Al filo de la medianoche, el ministro del interior, Laurent Nuñez, afirma que la intensidad del incendio ha bajado y mandaba un mensaje de esperanza para hacer indicar que la estructura se salvaría. Las dos torres del pórtico y reliquias tan importantes como la corona de espinas de Cristo y la túnica de San Luis también se mantienen a salvo. «Permanezcamos unidos más que nunca en la esperanza», escribió el arzobispo de París, Michel Aupetit.

Plegarias durante la noche

Plegarias durante la noche

Los parisinos se vuelcan con el incendio de Notre-Dame entre rezos, lágrimas y banderas mientras los bomberos siguen intentando apagar el fuego. Varios edificios religiosos en Francia tocaban sus campanas en señal de apoyo y algunos de los edificios públicos del Gobierno han proyectado la bandera en sus fachadas. Además, los ciudadanos se arrancaron de manera espontánea, y entre lágrimas, a entonar varias oraciones como el Ave María y otras plegarias en las calles de París.

El fuego queda extinguido

El fuego queda extinguido

La tarea de los efectivos ha sido extremadamente complicada. Tenían que proteger el célebre templo levantado hace ocho siglos que se encuentra en una pequeña isla en medio del Sena en plenol centro de la ciudad. El incendio se consideró extinguido, con todavía pequeños focos residuales, sobre las tres de la madrugada, y totalmente sofocado a primera hora de la mañana siguiente. «Durante toda la noche, el dispositivo se ha centrado en vigilar los focos residuales para estar seguros de que el incendio no se reactiva y en vigilar las estructuras del edificio para que no se derrumben», dijo Gabriel Plus, portavoz de los Bomberos. Ahora llega la parte de los expertos para conocer las causas de este desastre.

La catedral amanece desifgurada

La catedral amanece desifgurada

La catedral de Notre Dame se ha despertado desfigurada tras el desastre, sin su aguja y parte del techo, pero en pie. Ha salvado las dos torres y la fachada del monumento. Con su caída desaparece una parte de la historia de la Ciudad Luz.

Objetivo: reconstruir la joya

Objetivo: reconstruir la joya

El presidente francés Emmanuel Macron asevera que gracias a los bomberos «lo peor se ha evitado aunque la batalla no ha sido ganada por completo». El mandatario promete lanzar una campaña internacional para reconstruir la catedral «todos juntos». La UNESCO y Estados Unidos ya se han puesto en marcha para conseguir fondos. En concreto dos organizaciones, la French Heritage Society y GoFundMe. También el magnate francés François-Henri Pinault donará 100 millones de euros para la renovación de la catedral, anunció en un comunicado a la AFP. El presidente subrayó junto a la catedral que, para los franceses, «Notre Dame es nuestra historia, nuestra literatura... Es el epicentro de nuestras vidas, el patrón de donde parten nuestras distancias».

Temas

Paris