Un millar de migrantes de la caravana llegan a México pese al refuerzo militar

Miles de migrantes hondureños saltan la valla en la frontera de Guatemala para entrar en México, en la orilla del río Suchiate./EFE
Miles de migrantes hondureños saltan la valla en la frontera de Guatemala para entrar en México, en la orilla del río Suchiate. / EFE

El jefe de la diplomacia de EE UU se reúne con el Gobierno azteca, que asegura que pedirá ayuda a la ONU para afrontar las solicitudes de asilo

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑOLa Habana

El Gobierno de Enrique Peña Nieto desplegó soldados para proteger la frontera sur ante la llegada de la caravana de migrantes, que creció de 1.000 a 4.000 y, de ellos, unos 800 ingresaron este viernes a Chiapas cruzando en precarias balsas sobre neumáticos el río Suchiate, que marca la línea limítrofe entre el país azteca y Guatemala. El refuerzo militar, agradecido por Donald Trump, coincidió con la reunión del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, con su homólogo estadounidense, Mike Pompeo, que acudió a la capital a pedir a las autoridades que detengan a los 'sin papeles' antes de que lleguen a territorio norteamericano.

Durante su segundo encuentro en seis meses, Videgaray negó estar haciendo «el trabajo sucio» al jefe de la Casa Blanca, quien calificó el éxodo del que participan niños, mujeres embarazadas y ancianos, de «ataque». Aun así, afirmó que la relación bilateral «ha sido compleja pero importante». «Tenemos una de las fronteras más transitadas en el mundo, hacemos un comercio de un millón de dólares por minuto», aseguró al tiempo que admitió que «no es un secreto que existen diferencias» con EE UU. «El mérito es que hemos logrado trabajar juntos de manera respetuosa y efectiva».

Sin embargo, ante las amenazas de Trump para frenar el éxodo, Videgaray afirmó que su Gobierno define su política migratoria de «manera soberana» y que su prioridad es «que sea un tránsito ordenado (pero) la prioridad es la protección a las personas», en especial a «los grupos más vulnerables y particularmente en la caravana que se ha venido congregando en la frontera» de Ciudad Hidalgo. Muchos de ellos evitan los pasos fronterizos y cruzan por el río desde Tecún Umán (Guatemala) para proseguir el viaje sin ser detenidos.

En esa localidad mexicana ocurrió un enfrentamiento cuando el defensor de los migrantes Irineo Mujica, un mexicano que acompaña el recorrido, intentó forzar la entrada de integrantes de la caravana. Fue puesto a disposición judicial acusado de resistencia, lesiones y daños a la propiedad ajena.

Según Videgaray, todos los 'sin papeles' deberán hacer trámites migratorios individuales para ingresar en territorio mexicano. Son mayoritariamente hondureños y su meta es instalarse en EE UU o en su defecto en el país azteca, huyendo de la violencia y la pobreza.

Un hecho sin precedentes

El ministro indicó que a la multitud que abarrota la frontera con Guatemala se les ha informado de que necesitan visa y pasaporte o solicitar refugio. «No hemos tenido una caravana o grupo de este tamaño que solicite refugio de manera simultánea, por eso hemos solicitado el apoyo de Naciones Unidas», dijo a Televisa.

Por su parte, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador comentó que debe haber un «trato humanitario» y podría resolverse el problema de forma «conjunta». Propuso «hablar con los migrantes y ofrecer opciones, protegerlos, que puedan tener albergues, que si son familias se cuide a los niños y, al mismo tiempo, que tengan posibilidad de trabajo».

López Obrador adelantó que cuando asuma la jefatura de Estado dará visas de trabajo a los migrantes a fin de que éstos se sumen a los programas de desarrollo que tiene proyectado realizar en el sureste del país, como el Tren Maya o la siembra de árboles frutales y maderables.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos